Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.24-Con Dios,el gran Gobernante del universo,tenemos acceso directo,inmediato,cuantas veces queramos. Imagínese Dios inclinando su oído omnisciente para escuchar nuestras peticiones…’ Category

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 24-

EL TIERNO CUIDADO DE DIOS-parte 3-

EL PODER DE LA ORACIÓN-parte 2-

Es increíble que Dios nos permita hablar con El. Sería imposible que Ud. consiguiera una audiencia  para hablar con el presidente de los Estados Unidos, pues él es prácticamente inaccesible, excepto para sus amigos personales y aquellos que están  a un nivel de importancia semejante al de él.

Pero en el caso de Dios, el gran Gobernante del universo, no hay que pedir audiencia pues tenemos acceso directo e inmediato a El, cuantas veces queramos. ¡Imagínese al gran Dios inclinando su oído omnisciente para escuchar nuestras quejas, peticiones y expresiones de gratitud!

Hay varios personajes en la Biblia que dialogaron con Dios. Tenemos a Moisés. Mientras estaba en comunión con Dios en el monte Sinaí, el pueblo de Israel adoraba un becerro de oro.  Dios le sugirió a Moisés que sería bueno destruir a Israel y escoger a otro pueblo que cumpliera mejor sus designios.

Moisés  razonó  con Dios. “¿Qué pensarán los pueblos de ti si después de sacarlos de la servidumbre en Egipto luego los destruyes en el desierto?” Moisés no le estaba diciendo nada nuevo a Dios. El Señor ya sabía lo que Moisés iba a decir y sin embargo permitió que Moisés razonara con El. ¡Imagínese, el omnipotente Dios permitiendo que una de sus criaturas le hiciera sugerencias!

Lo mismo sucedió con Abrahán cuando intercedió con Dios a favor de Sodoma y Gomorra (ver Génesis 18). El Señor permitió que Abrahán dialogara con El sobre el destino de las malvadas ciudades.

El caso de Jonás es particularmente interesante. Dios había mandado al profeta a Nínive para anunciar su pronta destrucción. “De aquí a cuarenta días Nínive será destruida”, era el mensaje de Jonás. Cuando los ninivitas escucharon el mensaje, se arrepintieron de sus pecados y cambiaron su mala conducta.  Al ver Dios la reacción positiva de Nínive decidió no destruirla. Esto enojó a Jonás quien fue y se sentó fuera de la ciudad para ver si Dios en verdad la iba a perdonar.

 La conversación que sigue es increíble. Jonás se portó como un niño malcriado y Dios como un padre tierno, cariñoso y paciente.  El profeta le dijo a Dios: “¿No es ésto lo que yo decía estando aún en mi tierra?… Porque sabía yo que tu eres Dios clemente y piadoso, tardo en enojarte, y de grande misericordia” (Jonás 4:2). Luego Jonás le pidió a Dios: “Te ruego que me quites la vida; porque mejor me es la muerte que la vida” (Jonás 4:3).  Pero Dios trató de razonar con él diciéndole: “¿Haces tú bien en enojarte tanto?” Imagínese, el gran Dios del universo, tratando de razonar con un profeta amargado.

Pero hay más.  Mientras Jonás esperaba fuera de la ciudad, Dios hizo crecer una calabacera para darle sombra sobre su cabeza.  Jonás se alegró de la calabacera, pero luego Dios preparó un gusano que hirió la calabacera, y se seco, e hizo soplar un recio viento solano que azotó a Jonás.  Si antes Jonás estaba enojado, ahora estaba furioso… 

Le dijo a Dios: “Mejor sería para mí la muerte que la vida” (Jonás 4:8).Cuando Dios procuró razonar pacientemente de nuevo con su profeta y le preguntó si estaba bien que se enojara tanto, Jonás le contestó aún muy enojado: “Mucho me enojo, hasta la muerte”. ¿Cómo Dios permitió que Jonás le hablara así? ¡Qué falta de respeto! Dios podría haberlo borrado de la existencia en un instante, pero nuestro Padre celestial no es así.  El permite que le hablemos, que nos quejemos, que roguemos y aún que discutamos con El.  Nos escucha y procura razonar con nosotros.

Veamos otros aspectos de la oración y de nuestra comunicación con Dios, que se encuentra en el cielo más distante. Aclaremos que la Biblia menciona tres cielos.

Continúa en parte 25

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: