Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.56-¿QUE SUCEDE CINCO MINUTOS DESPUÉS DE LA MUERTE? “SI EL HOMBRE MURIERE,¿VOLVERÁ A VIVIR?…” (JOB 14:14). ¿A quién se dirige la pregunta o de dónde se espera la respuesta?’ Category

 

 

ESPERANZA EN LA PALABRA-JESÚS LA UNICA ESPERANZA-parte 56-

¿QUE SUCEDE CINCO MINUTOS DESPUÉS DE LA MUERTE? –parte 1-

LA PALABRA DE DIOS ES LA MEJOR AUTORIDAD PARA EXPLICAR EL FENOMENO DE LA MUERTE

NO nos acostumbramos a la muerte.  La muerte siempre nos sacude.  Nos hace pensar y, por lo general, nos deja sin palabras apropiadas para expresarnos.  La muerte visita a niños, jóvenes, adultos, ricos, pobres, creyentes y ateos por igual.

Las hojas de los árboles mueren cada día.  Los periódicos nos traen una lista nueva de obituarios diariamente.  Y si Cristo no regresa antes, nosotros también moriremos.

A través de las edades, desde las civilizaciones más primitivas hasta las más desarrolladas han demostrado un creciente interés común: ¿QUÉ SUCEDE DESPUÉS DE LA MUERTE?.  La pregunta en sí no es inapropiada.  El registro bíblico dice que Job se preguntaba:

“SI EL HOMBRE MURIERE, ¿VOLVERÁ A VIVIR?…” (JOB 14:14).

La pregunta es sana.  Lo importante es a quién se dirige o de dónde se espera la respuesta. Los seres  humanos expresan diferentes ideas respecto del más allá de la muerte:

“Luego de la muerte todo se acaba”; “cuando una persona muere va directo al cielo o al infierno”; “las personas que no están listas para el cielo deben pasar un tiempo en el purgatorio”; “la muerte es solamente la transición a otra existencia”, “existe vida después de la muerte, pero hay que esperar la resurrección”. La humanidad se contradice y nos deja sin respuesta clara.

Hace un tiempo escuché una historia que ocurrió durante la guerra de Corea. Un joven cristiano fue llamado al frente de batalla por el ejército de los Estados Unidos.  El había crecido al lado de una madre cristiana, que se había esmerado en colocar un fundamento bíblico sólido en su hogar y en la vida de este joven.  La iglesia y la madre no cesaban de interceder delante de Dios por el bienestar y el pronto regreso de aquel joven al hogar. 

No obstante, la noticia más temida finalmente llegó: Una tarde le informaron a la mujer que su hijo había muerto en el campo de batalla, pero que su cuerpo aún no había sido recobrado, y que estarían en comunicación con ella.

Aquella madre fue a la iglesia esa noche y encontró consuelo en las palabras del pastor y en el cariño de los hermanos de la iglesia.  Ella se refugiaba en las verdades bíblicas que afirman que la muerte no es el fin de todas las cosas, que el cristiano descansa en el Señor, aguardando la promesa de la resurrección en la Segunda Venida de Cristo.

 Una tarde se encontró con una amiga que le expresó su pésame por la muerte de su hijo. Pero además le dijo: “Varios de nosotros hemos perdido seres queridos; esposos, padres o hijos. Por eso nos reunimos los martes por la noche y conversamos con ellos. Seguramente su hijo se estará preguntando por qué usted no asiste a las reuniones para conversar con él”.

Entonces, la madre le contestó que ella era cristiana, que había aprendido en la Palabra de Dios que no es posible hablar con los muertos, porque ellos nada saben. Y que estaba segura de que su hijo descansaba hasta la Segunda Venida de Cristo.

Sin embargo, a pesar de su conocimiento bíblico, decidió asistir a una de esas reuniones.  Durante la sesión, ella conversó con quien creyó que era su hijo.  Al llegar a su casa, molesta, llamó a su pastor de la iglesia para reprocharlo por no haberle enseñado que su hijo efectivamente vivía en el “más allá”.

Algunos meses después, un representante del ejército de los Estados Unidos la visitó en su casa para pedirle disculpas por el grave error que el ejército había cometido: Su hijo en realidad estaba vivo. El no era el que había muerto en el campo de batalla.  Después  de la visita del oficial del ejército, la mujer quedó sumamente confundida, frustrada y avergonzada. Ahora sí se sentía verdadera y peligrosamente engañada: Si ése con quien había hablado en las sesiones no era su hijo, ¿quién sería en realidad?

La Palabra De Dios Tiene Una Explicación Clara Para Este Tipo De Fenómeno.  El Apóstol Pablo Nos Dice:

“Y NO ES MARAVILLA, PORQUE EL MISMO SATANÁS SE DISFRAZA COMO ÁNGEL DE LUZ. ASÍ QUE, NO ES EXTRAÑO SI TAMBIÉN SUS MINISTROS SE DISFRAZAN COMO MINISTROS DE JUSTICIA; CUYO FIN SERÁ CONFORME A SUS OBRAS” (2 CORINTIOS 11:14, 15)

El Registro Bíblico Establece Que Satanás Y Sus Ángeles Son Capaces De Tomar La Forma De Otros Seres Creados.  Por Eso La Biblia Nos Dice:

“Y CONOCEREIS LA VERDAD, Y LA VERDAD OS HARÁ LIBRES” (JUAN 8:32)

La Biblia Es El Único Lugar Donde El Misterio De La Muerte Es Explicado Cabalmente.

LA VIDA HUMANA

Continúa en parte 57

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: