Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘La ociosidad’

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 122-

 

LA INDOLENCIA. Dios requiere el adiestramiento de las facultades mentales.  El se propone que sus hijos posean más inteligencia y más claro discernimiento.  -parte 1-

LA OBLIGACION DE DESARROLLAR AL MAXIMO EL INTELECTO: Dios requiere el adiestramiento de las facultades mentales.  El se propone que sus hijos posean más inteligencia y más claro discernimiento, y le desagradan aquellos que son demasiado descuidados o indolentes para llegar a ser eficientes, bien informados.

El Señor nos manda que lo amemos con todo el corazón, con toda el alma, con toda la fuerza, y con toda la mente. Esto nos impone la obligación de desarrollar el intelecto hasta su máxima capacidad, para que podamos conocer y amar a nuestro Creador con todo el entendimiento.

EL HOMBRE ENCUENTRA FELICIDAD EN EL TRABAJO: Adán tenía temas como motivos de contemplación en las obras de Dios en el Edén, que era el cielo en miniatura. Dios no creo al hombre meramente para que contemplara las gloriosas obras de Dios. 

Por eso le dio manos para trabajar así como mente y corazón para meditar.  Si la felicidad del hombre hubiese consistido en no hacer nada, el Creador no le hubiera asignado un trabajo a Adán.  El hombre había de encontrar felicidad tanto en el trabajo como en la meditación.

LA OCIOSIDAD ES LA MAYOR MALDICION: La Biblia no aprueba la ociosidad. Esta es la mayor maldición que aflige a nuestro mundo.

HAGAMOS LAS TAREAS DIARIAS CON ALEGRIA: Algunos creen que las riquezas y la ociosidad son bendiciones en sí mismas; pero los que siempre están ocupados y cumplen gozosamente sus tareas cotidianas, son los más dichosos y gozan de mejor salud que nadie. 

El cansancio que resulta del trabajo bien organizado les asegura los beneficios de un sueño reparador.  La sentencia de que el hombre debe trabajar para ganarse el pan de cada día, y la promesa de felicidad y gloria futuras, provienen del mismo trono, y ambas son bendiciones.

FELICIDAD EN EL CUMPLIMIENTO DE LOS DEBERES ASIGNADOS: La verdadera felicidad se encuentra solamente al ser buenos y al hacer el bien. El gozo más puro y elevado corona a los que cumplen fielmente los deberes que les han sido encomendados.

LA OCIOSIDAD PUEDE CONDUCIR AL DESALIENTO: El desaliento es con frecuencia resultado de un ocio indebido.  La ociosidad proporciona tiempo para albergar pesares imaginarios. Muchos que no tienen verdaderas dificultades ni contratiempos en el presente, con seguridad los piden prestados del futuro.  

Si esas personas tratan de aliviar las cargas de los demás, deberían olvidar las propias.  Un trabajo enérgico que invite a la acción, tanto de las facultades mentales como de las físicas, es una bendición inestimable para la mente y el cuerpo.

EL DESARROLLO DEL CARÁCTER: Recordemos que en cualquier puesto en que sirvamos, revelaremos qué móvil nos inspira y desarrollaremos nuestro carácter. Cuanto hagamos, debemos hacerlo con exactitud y diligencia; dominando la inclinación a buscar tareas fáciles.

ADIESTREMOS LA MENTE PARA QUE NO MIRE AL YO: Deberíamos adiestrar la mente para que no mire al yo, para que se espacie en temas elevados y ennoblecedores.  No permitamos que las preciosas horas de la vida se malgasten en soñar con alguna gran obra a realizar en el futuro, mientras se descuidan los pequeños deberes de la actualidad. (Elena White)

Continúa en parte 123

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 81-

 

EL RECHAZO- (tema motivador)- Algunos magnifican muchísimo las aparentes dificultades, y entonces comienzan a tenerse lástima y a dar lugar al desaliento. El éxito o el fracaso en esta vida dependen mucho de la manera como se disciplinan los pensamientos.-parte1-

MAGNIFICACION DE LAS DIFICULTADES APARENTES: Algunos magnifican muchísimo las aparentes dificultades, y entonces comienzan a tenerse lástima y a dar lugar al desaliento. Los tales necesitan que se produzca en ellos un cambio total.  Necesitan disciplinarse, hacer un esfuerzo y vencer todo sentimiento pueril.  Deberían decidirse a no malgastar la vida en nimiedades…

Todos deberían tener un propósito, un objetivo en la vida.  Deberían ceñir los lomos de la mente y adiestrar los pensamientos para que se concentraran en el punto, como la brújula al polo.  La mente debería transcurrir por los canales adecuados, de acuerdo con los planes bien delineados.  Entonces cada paso sería hacia adelante…El éxito o el fracaso en esta vida dependen mucho de la manera como se disciplinan los pensamientos.

NO HAY RAZÓN PARA DESESPERAR: Nadie tiene por que entregarse al desaliento ni a la desesperación. Puede Satanás presentarse, insinuando despiadadamente “Tu caso es desesperado.  No tienes redención”. Hay sin embargo esperanza en Cristo para todos. 

Dios no nos exige que venzamos con nuestras propias fuerzas.  Nos invita a que nos pongamos muy junto a El.  Cualesquiera sean las dificultades que nos abrumen y que opriman alma y cuerpo, Dios aguarda para libertarnos.

CUIDADO CON TENERSE LASTIMA: Necesitamos desconfiar de la compasión propia. Jamás permitamos sentir que no se nos aprecia debidamente ni se tienen en cuenta nuestros esfuerzos, o que nuestro trabajo es demasiado difícil.

Toda murmuración sea acallada por el recuerdo de lo que Cristo sufrió por nosotros.  Recibimos mejor trato que el que recibió nuestro Señor.  La autoconmiseración  deteriora los caracteres de los que albergan esos sentimientos, y ejerce una influencia que malogra la felicidad de los demás.

CAPACIDAD PARA SOPORTAR LA INDIFERENCIA: El alma que ama a Dios se eleva por encima de la neblina de la duda; obtiene un conocimiento experimental brillante, amplio, profundo y viviente, y se vuelve humilde y semejante a Cristo en Dios. Podrá sufrir la prueba de la indiferencia, los ultrajes y el desprecio, porque su Salvador sufrió todo eso.

No llegará a estar malhumorado o desanimado cuando lo opriman las dificultades, porque Jesús no fracasó ni llegó a desanimarse.  Cada verdadero cristiano será fuerte no con la fortaleza ni los méritos de sus buenas obras, sino en la justicia de Cristo que le es imputada por medio de la fe.  Es algo grande ser humilde y manso de corazón, ser puro e incontaminado como lo fue el Príncipe del cielo cuando anduvo entre los hombres.

NO NOS PREOCUPEMOS POR LA INDIFERENCIA DE LOS DEMÁS: Es el amor a nosotros mismos lo que destruye nuestra paz.  Mientras viva el yo, estaremos siempre dispuestos a protegerlo contra los insultos y la mortificación; pero cuando hayamos muerto al yo y nuestra vida esté escondida con Cristo en Dios, no tomaremos a pecho los desdenes y desaires.  Seremos sordos, a los vituperios y ciegos al escarnio y ultraje.

EL DESALIENTO ES UN FRUTO DEL EXCESO DE TIEMPO LIBRE: El desaliento es con frecuencia el resultado del exceso de tiempo libre.  Las manos y la mente deberían estar ocupadas en actividades útiles, que contribuyan a aliviar la carga de los demás; quienes se dedique a esto se beneficiarán también a sí mismos. 

La ociosidad da tiempo para espaciarse en dolores imaginarios, y con frecuencia los que no enfrentan verdaderas dificultades las piden prestadas a cuenta del futuro. (Elena White)

Continúa en parte 82 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: