Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘la Iglesia de Dios’

DOCTRINA DE LA VIDA CRISTIANA

LA RESTAURACIÓN DEL SÁBADO. En Isaías 56 y 58 Dios llama a Israel a una reforma en torno al sábado. Al revelar las glorias de la reunión futura de los gentiles en su redil (Isa. 56:8), asocia el éxito de esta misión de salvación con la práctica de guardar el sábado como día santo (Isa. 56: 1, 2, 6, 7).

Dios ha bosquejado cuidadosamente la obra específica de su pueblo. Si bien su misión es mundial, se dirige especialmente a una clase de individuos que profesan ser creyentes, pero que en realidad se han apartado de sus preceptos (Isa. 58: 1, 2). Expresa su misión ante esos creyentes profesos en los siguientes términos: “Y edificarán los tuyos las ruinas antiguas; los cimientos de generación y generación levantarás: y serás llamado reparador de portillos, restaurador de calzadas para habitar. Si retrajeras del sábado tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y al sábado llamares delicias, santo, glorioso de Jehová; y lo venerares, no haciendo tus caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus palabras: Entonces te deleitarás en Jehová…” (Isa. 58: 12-14).

La misión del Israel espiritual es paralela con la del antiguo Israel. La Ley de Dios fue quebrantada cuando el poder representado por el cuerno pequeño cambió el reposo del sábado al domingo. Tal como el sábado pisoteado debía ser restaurado en Israel, así también en los tiempos modernos, la divina institución del sábado deber ser restaurada, y es necesario reparar esa brecha que se abrió en el muro de la Ley de Dios.

Lo que cumple esta obra de restauración y magnificación de la Ley, es la proclamación del mensaje de Apocalipsis 14: 6-12 en conexión con el Evangelio eterno. Y es precisamente la proclamación de este mensaje lo que constituye la misión de la iglesia de Dios en la época de la segunda venida.  Este mensaje debe despertar al mundo, invitando a cada uno a prepararse para el juicio.

Las palabras usadas en el llamado a adorar al Creador, “aquél que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Apoc.14:7), constituyen una referencia directa al cuarto mandamiento de la eterna Ley de Dios.  Su inclusión en esta amonestación final, confirma la especial preocupación que Dios siente porque su sábado tan ampliamente olvidado, sea restaurado antes de la segunda venida.

La proclamación de este mensaje precipitará un conflicto que abarcará el mundo entero. El punto central de la controversia será la obediencia a la Ley de Dios y la observancia del sábado.  Frente a este conflicto, cada uno debe decidir si guardará los mandamientos de Dios o los de los hombres. Este mensaje producirá un pueblo que guarde los mandamientos de Dios y la fe de Jesús. Los que rechacen, recibirán la marca de la bestia.  (Apoc.14:9, 12).

LA OBSERVANCIA DEL SÁBADO. La Biblia especifica que en el sábado debemos cesar nuestro trabajo secular (Exo.20:10), evitando todo el trabajo que se hace para ganarse la vida, y todas las transacciones de negocios (Neh.13: 15-22). Debemos honrar a Dios  no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras” (Isa. 58:13). Si dedicamos  este día a complacernos a nosotros  mismos, a ocuparnos en intereses, conversaciones y pensamientos seculares o en actividades deportivas, estaremos disminuyendo nuestra comunión con nuestro Creador y violando el carácter SAGRADO DEL SÁBADO. Nuestra preocupación por el mandamiento del sábado debe extenderse a todos los que estén bajo nuestra jurisdicción: Nuestros hijos, los que trabajan para nosotros, y hasta nuestras visitas y animales domésticos (Exo.20:10), con el fin de que ellos también puedan gozar de las bendiciones del sábado.

      

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 67-

 

CONFLICTO Y CONFORMIDAD. La iglesia de Dios no debe permitir que el mundo corrompa los principios del pueblo que guarda los Mandamientos de Dios. (Éxodo 20:3-17-escritos con el dedo de Dios-).-parte 2-

FUEGO COMÚN Y FUEGO SAGRADO: La verdad de Dios no ha sido magnificada en su pueblo creyente, porque no la han incorporado a su experiencia personal.  Se conforman al mundo y dependen de el para ejercer influencia. Permiten que el mundo los convierta, e introducen el fuego común para que tome el lugar del fuego sagrado con el fin de poder alcanzar la norma del mundo en su obra. 

No habría que hacer esos esfuerzos para imitar las costumbres del mundo.  Ese es fuego común; no sagrado.  El pan vivo no sólo debe ser admirado; también hay que comerlo.  Ese pan que desciende del cielo da vida al alma.  Es la levadura que absorbe todos los elementos del carácter para unirlos con el carácter de Cristo, y le da forma a todas las discutibles tendencias heredadas y cultivadas para que adquieran la semejanza divina.

CRISTO Y LA CONFORMIDAD: ¡Que maravillosa es la obra de la gracia en el corazón humano! Da sabiduría al ser humano para que use los talentos, que son los medios no para la complacencia propia sino para la abnegación, a fin de impulsar la obra misionera.  Cristo, el Hijo de Dios, fue un misionero enviado a nuestro mundo.  El dice:

“Si alguien quiere seguirme, deje todo atrás”

LA CONFORMIDAD DEL MUNDO REBAJA LAS NORMAS: Al conformarse la iglesia a las costumbres del mundo, se vuelve mundana; pero esa conformidad no convierte jamás al mundo a Cristo. A medida que uno se familiariza con el pecado, éste aparece inevitablemente menos repulsivo.  El que prefiere asociarse con los siervos de Satanás dejará pronto de temer al señor de ellos.

Cuando somos probados en el camino del deber, cual lo fue Daniel en la corte del rey, podemos estar seguros de la protección de Dios;  pero si nos colocamos a merced de la tentación, caeremos tarde o temprano.

LA CONFORMIDAD CON EL MUNDO PERVIERTE GRADUALMENTE LOS PRINCIPIOS CORRECTOS: La conformidad con el mundo le está haciendo perder su identidad al pueblo de Dios.  La perversión de los principios rectos no se ha producido repentinamente. 

Parecería que un ladrón se estuviera acercando sigilosamente cada vez más, en forma gradual pero segura, para robar la identidad de la obra de Dios al inducir a los cristianos a conformarse con las costumbres del mundo. La mente del hombre ha ocupado el lugar que por derecho le pertenece a Dios. 

No importa que cargo desempeñe un hombre, no importa cuán exaltada sea su posición, debería obrar como Cristo lo haría si estuviera en su lugar. En cada aspecto de la obra que él leva a cabo, en sus palabras y en su carácter, debería ser semejante a Cristo.

UNIDAD SI, PERO NO A COSTA DE LA CONFORMIDAD CON EL MUNDO: Algunos que profesan ser leales a la Ley de Dios se han apartado de la fe y han humillado a su pueblo, presentándolo como si fuera uno de los mundanos. Dios ha visto ésto, y ha tomado nota de ello. 

Ha llegado el tiempo cuando, no importa cuánto cueste, debemos ocupar el puesto que Dios nos ha asignado.  Debemos ser un pueblo al cuál el Señor llame suyo.  La verdad y el error no pueden permanecer. Debemos luchar por la unidad pero no descender al nivel inferior de la conformidad con los procedimientos del mundo.

UNA LINEA DE DEMARCACION: La iglesia de Dios no debe permitir que el mundo corrompa los principios del pueblo que guarda los Mandamientos de Dios, (Éxodo 20:3-17-escritos con el dedo de Dios-). Los creyentes deben ejercer una influencia que dé testimonio del poder de los principios celestiales. Quienes se unen con la iglesia deben dar evidencia de un cambio de principios.

A menos que ésto se haga, a menos que se preserve cuidadosamente la línea de demarcación entre la iglesia y el mundo, el resultado será la asimilación de éste.  Nuestro mensaje para la iglesia  es:

Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mat.3:2)

Hay que atesorar los atributos del carácter de Cristo, y estos deben ser un poder en las vidas del pueblo de Dios.

(Elena White)

Continúa en parte 68

Read Full Post »

HECHOS ASOMBROSOS-parte 65-

  • 13. ¿Puede una persona recibir el bautismo verdadero sin llegar a ser miembro de la iglesia?

Respuesta: ¡NO! Dios establece ésto con claridad.  Note usted los pasos:

  • A. Todos son llamados a formar un solo cuerpo“Fuisteis llamados en un solo cuerpo” (Colosenses 3:15).
  •  B. La iglesia es el cuerpo“EL es la cabeza del cuerpo que es la iglesia”  (Colosenses 1:18).
  •  C. Entramos a formar parte de ese cuerpo por el bautismo.  “Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo”  (1 Corintios 12:13).
  •  D.  Los hijos de Dios, o personas convertidas son añadidas a la iglesia“El Señor añadía  cada día a la iglesia los que habían de ser salvos” (Hechos 2:47).

El bautismo es la entrada oficial a la iglesia de Dios.  Bautizarse sin  unirse a la iglesia de Dios no es bíblico.

  • Notemos cuatro cosas que el bautismo no hace:

PRIMERO:    El bautismo en sí no cambia el corazón de un hombre. Es un símbolo del cambio que  ha ocurrido. Una persona puede ser bautizada sin fe, sin arrepentimiento genuino y sin un nuevo corazón.  El bautismo no puede hacer a un hombre nuevo, no puede cambiarlo, no puede regenerarlo.  Es el poder transformador del Espíritu Santo el que cambia el corazón en la conversión. Uno tiene que nacer del Espíritu así como del agua.

SEGUNDO:   El bautismo no hace que una persona necesariamente se sienta mejor.  No cambia necesariamente sus sentimientos.  Algunos se ven chasqueados porque no se sienten diferentes después del bautismo.  La salvación no es un asunto de sentimientos sino de fe y obediencia.

TERCERO:   El bautismo no quita las tentaciones.  El diablo no abandona al converso cuando éste es bautizado.  Pero Jesús es el ayudador del creyente.  El dice: “NO TE DESAMPARARE, NI TE DEJARE” (Hechos 13:5). No vendrá ninguna tentación sin un camino de escape.  Esta es la promesa de las Escrituras (1Corintios10:13).

CUARTO: El bautismo no garantiza la salvación.  No es un rito mágico.  La salvación viene sólo como un don gratuito de Jesucristo cuando uno experimenta el nuevo nacimiento. El bautismo es un símbolo de la verdadera conversión, y a menos que la conversión preceda al bautismo, la ceremonia es nula. 

Si Jesús le está hablando acerca del bautismo, no lo posponga.  El bautismo es una expresión pública de su deseo de seguir totalmente a Dios.

  • 15. Jesús pide que usted se bautizado/a  como símbolo de que sus pecados han sido lavados.  ¿Le gustaría hacer planes de recibir pronto este rito?

Su  Respuesta:

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: