Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.06-¿Qué es la fe?La fe es rendir a Dios las facultades intelectuales, la mente y la voluntad, y hacer de Cristo la única puerta para entrar en el reino de los cielos.’ Category

FE Y OBRAS–parte 6-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LO QUE EL HOMBRE NO PUEDE HACER –parte2-

Oímos tantas cosas que se predican en relación con la conversión del alma que NO son ciertas.  Se enseña a los hombres a pensar que si un ser humano se arrepiente será perdonado, suponiendo que el arrepentimiento es el camino, la puerta para entrar al cielo; que el arrepentimiento tiene un cierto valor seguro para conseguirle el perdón.  ¿Puede el hombre arrepentirse por sí mismo? No más de lo que puede perdonarse a sí mismo. 

Lágrimas, suspiros, resoluciones –todo ésto no es sino el ejercicio apropiado de las facultades que Dios ha concedido al hombre, y el apartamiento del pecado en la enmienda de una vida que es de Dios. ¿Dónde hay mérito en el hombre para ganar su salvación, o para poner delante de Dios algo que sea valioso o excelente? ¿Puede una ofrenda de dinero, casas, o tierras colocarlo en la lista de los merecedores? ¡Imposible!

Es peligroso considerar que la justificación por la fe pone mérito en la fe.  Cuando aceptamos la justicia de Cristo como un regalo, somos justificados gratuitamente mediante la redención de Cristo. ¿Qué es la fe? “La certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”  (Heb.11:1).  Es el asentimiento de la mente a las palabras de Dios, que ciñe el corazón en voluntaria consagración y servicio a El, quien dio el entendimiento, enterneció el corazón, y tomó la iniciativa para atraer la mente a fin de que contemplara a Cristo en la cruz del Calvario.  La fe es rendir a Dios las facultades intelectuales, entregarle la mente y la voluntad, y hacer de Cristo la única puerta para entrar en el reino de los cielos.

Cuando los hombres comprenden que no pueden ganar la justificación por los méritos de sus propias obras, y con firme y completa confianza miran a Cristo como su única esperanza, no hay en sus vidas tanto del yo y tan poco de Jesús. Las almas y los cuerpos están corrompidos y contaminados por el pecado, el corazón está alejado de Dios; sin embargo muchos luchan con su propia fuerza finita para ganar la salvación mediante buenas obras. Piensan que Jesús  obrará parte de la salvación, pero que ellos deben hacer el resto.  Los tales necesitan ver por fe la justicia de Cristo como su única esperanza para el tiempo y la eternidad.

DIOS OBRA Y EL HOMBRE OBRA-parte 1-

Dios ha dado a los hombres facultades y capacidades.  Dios obra y coopera con los dones que ha impartido al hombre, y el hombre, siendo partícipe de la naturaleza divina y realizando la obra de Cristo, puede ser vencedor y obtener la vida eterna.  El Señor no tiene intención de hacer la obra para cuyo cumplimiento ha dado facultades al hombre.  La parte del hombre debe ser realizada.  Debe ser un colaborador de Dios, llevando el yugo de Cristo, y aprendiendo de su mansedumbre y humildad. Dios es el poder que todo lo controla.  El otorga los dones; el hombre los recibe y actúa con el poder de la gracia de Cristo como un agente viviente. (Elena White)

“Vosotros sois labranza de Dios” (1 Cor.3:9)        

Continúa en parte 7

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: