Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.37-El Espíritu de Dios con su poder vivificante debe estar en cada agente humano. Sin el aliento de Dios, hay embotamiento de conciencia, pérdida de vida espiritual.’ Category

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 37-

HUESOS SECOS VIVIFICADOS

“Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová”  (Ezequiel 37:14)

 

No es el agente humano el que inspira la vida.  El Señor Dios de Israel hará esa parte avivando la actividad en la naturaleza espiritualmente muerta. El aliento del Señor de los ejércitos debe entrar en los cuerpos muertos.  En el juicio, cuando se descubran todos los secretos, se sabrá que la voz de Dios habló mediante el agente humano, despertó la conciencia aletargada, conmovió las facultades muertas e impulsó a los pecadores al arrepentimiento, a la contrición y al abandono de los pecados. 

Entonces se verá claramente que, mediante el agente humano, se impartió fe en Jesucristo al alma que estaba muerta en delitos y pecados y fue vivificada con vida spiritual.

Pero esta comparación de los huesos secos no sólo se aplica al mundo, sino también a los que han sido bendecidos con gran luz, pues éstos también son como los esqueletos del valle.  Tienen la forma de hombres, la estructura del cuerpo, pero no tienen vida espiritual.  Sin embargo, en la parábola los huesos secos no quedan solamente unidos con apariencia de hombres, pues no es suficiente que haya simetría entre los miembros y el organismo entero.

El aliento de vida debe vivificar los cuerpos para que puedan levantarse y entrar en actividad. Esos huesos representan la casa de Israel, la iglesia de Dios, y la esperanza de la iglesia es la influencia vivificante del Espíritu Santo.  El Señor tiene que impartir su aliento a los huesos secos para que puedan vivir.

El Espíritu de Dios, con su poder vivificante, debe estar en cada agente humano para que pueda entrar en acción cada músculo y tendón espiritual.  Sin el Espíritu Santo, sin el aliento de Dios, hay embotamiento de conciencia, pérdida de vida espiritual.  Muchos que carecen de vida espiritual tienen sus nombres en los registros de la iglesia; pero no están escritos en el libro de la vida del Cordero. 

Pueden figurar en la lista de miembros pero no están unidos al Señor.  Quizá sean diligentes en el cumplimiento de determinados deberes, y ser considerados como seres vivientes; pero muchos están entre los que tienen “nombres de que” viven y están muertos. (Comentario bíblico t4, pág.1187)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: