Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.24-Cuando el Señor presenta una evidencia tras otra, y agrega más luz a la ya concedida, ¿Por qué el creyente necesita vacilar? ¿Por qué es tan negligente para….’ Category

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 24-

EL ESPÍRITU NOS ILUMINA

“Entonces Jesús les dijo: aún por un poco está  la luz entre vosotros; andad entre tanto que tenéis luz,  para que nos os sorprendan las tinieblas; porque el que anda en tinieblas, no sabe a dónde va”. (Juan 12:35)

 

Jesús dijo: “Andad entre tanto que tenéis luz, para que no os sorprendan las tinieblas”.  Junta cada rayo; no dejes pasar uno.  Anda en la palabra que sale de la boca de Dios y, como resultado, seguirás a Cristo en todos sus caminos.  Cuando el Señor presenta una evidencia tras otra, y agrega más luz a la ya concedida, ¿Por qué el creyente necesita vacilar? ¿Por qué es tan negligente para avanzar guiado por la luz hacia una luminosidad mayor?

El Señor no rehúsa dar el Espíritu a quien se lo pide. Cuando la convicción toca las cuerdas sensibles de la conciencia, ¿Por qué no prestarle oídos para escuchar la voz del Espíritu de Dios? Cada vacilación y postergación nos sitúa en una posición en la que nos resulta cada vez más difícil aceptar la luz celestial y, por último parece imposible que las admoniciones y advertencias nos impresionen.  Los pecadores expresan cada vez con mayor facilidad: “Ahora véte; pero cuando tenga oportunidad te llamaré”.  (Hech.24:25)

Conozco los peligros en que se encuentran los que rehúsan andar en la luz que Dios les ha dado.  Ellos mismos provocan la terrible crisis por seguir sus propios caminos y proceder según su criterio personal.  La conciencia resulta cada vez menos sensible a la voz de Dios parece cada vez más lejana; así es como el obrador de maldad queda liberado a su propia infatuación.  Con obstinación resiste cada llamado, desprecia cada consejo y advertencia.

Como el mensajero de Dios ya no impresiona su mente, rechaza cada provisión que garantiza su propia salvación.  El Espíritu de Dios deja de ejercer su poder de refrenar.  Como consecuencia, se escucha la sentencia: “Efraín es dado a  ídolos; déjalo”  (Oseas 4:17).  ¡Oh, cuán obscura, sombría y obstinada es la independencia! Parece que la insensibilidad de la muerte se apodera del corazón.  Este es el proceso que sigue al que rechaza la obra del Espíritu Santo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: