Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.86-Ángeles del cielo lo asistían. Si la gloria de uno de estos refulgentes mensajeros se hubiera hecho visible, la pompa y el orgullo de la realeza hubiese palidecido.’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 86-

LOS ÁNGELES DESDE EL PENTECOSTÉS HASTA LOS ULTIMOS DÍAS-parte 8

LOS ÁNGELES EN EL MINISTERIO DE PABLO-parte 3-

Un informe acerca del discurso de Demetrio circuló rápidamente. El alboroto fue terrible; toda la ciudad parecía conmocionada.  Se reunió una inmensa multitud la que inmediatamente se dirigió al negocio de Aquila, en el sector judío, con el fin de apresar a Pablo.

En su furia insana estaban dispuestos a matarlo. Pero no hallaron al apóstol; sus hermanos, habiendo recibido información acerca del peligro, lo habían retirado del lugar.  Ángeles de Dios fueron enviados para proteger al fiel apóstol. (Sketches From the Life of Paul-143)

Cuando los principales sacerdotes y gobernantes presenciaron el efecto que tenía el relato de lo que había experimentado Pablo, se sintieron movidos a odiarle. Vieron que predicaba audazmente a Jesús y realizaba milagros en su nombre; multitudes le escuchaban, se apartaban de las tradiciones y consideraban a los dirigentes judíos como matadores del Hijo de Dios. 

Se encendió su ira, y se reunieron para consultarse acerca de lo que convenía hacer para aplacar la excitación. Convinieron en que la única conducta segura consistía en dar muerte a Pablo.  Pero Dios conocía su intención, y envió ángeles para que lo guardasen, a fin de que pudiese vivir y cumplir su misión. (Primeros Escritos -202-)

Esta parte de la historia ha sido escrita para nuestra admonición, “a quienes han alcanzado los fines de los siglos”.  Los efesios afirmaban tener contacto con seres invisibles, de quienes recibían conocimiento de lo que habría de acontecer.  En nuestros días esta comunicación es llamada espiritismo, y todo lo que practican los médiums es prestidigitación, astucia y engaño.

El mundo visible y el invisible están en comunicación. Satanás es el engañador maestro, y entrena a los que están confederados con él para obrar en las mismas líneas  en las que él obra. El apóstol dice:

“Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.  Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo” (Efesios 6:12-13)

Este anciano prisionero [Pablo], encadenado al soldado que lo vigilaba, no presentaba en su apariencia o su vestimenta, algo que llamara la atención al mundo para brindarle honores.  Sin embargo, este hombre sin riquezas ni posición, y aparentemente sin amigos, tenía una escolta que los mundanos no podían ver.  Ángeles del cielo lo asistían. 

Si la gloria de uno de estos refulgentes mensajeros se hubiera hecho visible, la pompa y el orgullo de la realeza hubiese palidecido.  Reyes y cortesanos hubieran sido postrados en tierra.  Todo el cielo estaba interesado en este solo hombre que ahora era un prisionero por causa de su fe en el Hijo de Dios. (Sketches From the Life of Paul -254-)

EL SITIO DE JERUSALÉN

La paciencia de Dios hacia Jerusalén, sólo confirmó a los judíos en su obstinada impenitencia. En su odio y crueldad hacia los discípulos de Cristo, rechazaron su última oferta de misericordia.  Entonces, Dios apartó de ellos su protección. Al retirar el poder restrictivo sobre Satanás y sus ángeles, la nación quedó bajo el control del caudillo que ellos mismos habían elegido.  El pueblo había despreciado la gracia de Cristo, único medio de subyugar sus malos impulsos, y ahora éstos eran sus conquistadores.

Satanás despertó en ellos las más fieras y bajas pasiones del alma; no razonaban, porque habían sobrepasado los límites de la razón.  Eran controlados por impulsos y ciega ira; su crueldad era satánica. Satanás se colocó a la cabeza de la nación, y las autoridades civiles y religiosas quedaron bajo su mandato. (SP)

Ángeles de Dios fueron enviados a hacer su obra de destrucción [del templo], de tal manera que no quedara piedra sobre piedra que no fuera destruida. (MR)

JUAN EL REVELADOR

Continúa en parte 87

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: