Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.70-En más de una ocasión (Jesús) habría sido muerto,si los ángeles del cielo no hubiesen intervenido preservando su vida, hasta que el caso del pueblo judío como nación fuera decidido.’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 70-

LOS ÁNGELES Y LOS DEMONIOS DURANTE EL MINISTERIO DE CRISTO-parte 5

ÁNGELES MALIGNOS PRESENTES ENTRE LA AUDIENCIA DE CRISTO

Mezclándose con sus oyentes, había ángeles (malos) que inducían a los hombres a hacer sugestiones, criticas, aplicaban falsamente y tergiversaban las palabras del Salvador.

Cristo era el instructor en las asambleas de estos ángeles, antes de que cayeran de su alto estado. (MS)

LA RESURRECCIÓN DE LÁZARO

Cristo podría haber ordenado a la piedra que se apartase. Podría haber ordenado a los ángeles que estaban a su lado que la sacasen.  A su orden, manos invisibles habrían removido la piedra.  Pero había de ser sacada por manos humanas.  Así Cristo quería mostrar que la humanidad ha de cooperar con la divinidad. No se pide al poder divino que haga lo que el poder humano puede hacer. (DTG-492)

JESÚS ACOSADO DE CIUDAD EN CIUDAD DURANTE SU MINISTERIO

Jesús fue seguido de ciudad en ciudad durante su ministerio.  Sacerdotes y gobernantes lo acosaban, tergiversando sus labores y su misión.  A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.  Los ángeles presenciaban cada paso del conflicto y se maravillaban de las estratagemas de Satanás contra el divino Hijo de Dios.  Aquel que había seguido a Jesús en poder y gloria en el cielo, había caído tan bajo, que se dedicaba a influir en las mentes de los hombres para que siguieran los pasos de Cristo de ciudad en ciudad. (ST)

En más de una ocasión (Jesús) habría sido muerto, si los ángeles  del cielo no hubiesen intervenido preservando su vida, hasta que el caso del pueblo judío como nación fuera decidido.  (RH)

LOS ÁNGELES DURANTE LA PASIÓN Y MUERTE DE CRISTO-parte 1-

JESÚS Y SUS DISCÍPULOS EN GETSEMANÍ

En compañía de sus discípulos, el Salvador se encaminó lentamente hacia el huerto de Getsemaní.  Al acercarse al huerto, los discípulos notaron el cambio de ánimo en su Maestro.  Nunca antes le habían visto tan triste y callado. Mientras avanzaba, esta extraña tristeza se iba ahondando. Cerca de la entrada del huerto, Jesús dejó a todos sus discípulos, menos tres, rogándoles que orasen por sí mismos y por El.  Acompañado de Pedro, Santiago y Juan, entró en los lugares más retirados.

“Quedaos aquí, –dijo-  y velad conmigo”.

Fue a corta distancia, y cayó postrado. Sentía que el pecado le estaba separando de su Padre.  La sima era tan ancha, negra y profunda que su espíritu se estremecía ante ella.

Sintiendo quebrantada su unidad con el Padre, temía que su naturaleza humana no pudiese soportar el venidero conflicto con las potestades de las tinieblas,

En el desierto de la tentación, había estado en juego el destino de la raza humana.  Cristo había vencido entonces. Ahora el tentador había acudido a la última y terrible lucha, para la cual se había estado preparando durante los tres años del ministerio de Cristo.  Para él todo estaba en juego. 

Si fracasaba aquí, perdía su esperanza de dominio; los reinos del mundo llegarían a ser finalmente de Cristo; él mismo sería derribado y desechado. Pero si podía vencer a Cristo, la tierra llegaría a ser el reino de Satanás, y la familia humana estaría para siempre en su poder.  Frente a las consecuencias posibles del conflicto, embargaba el alma de Cristo el temor de quedar separada de Dios.  Satanás le decía que si se hacía garante de un mundo pecaminoso, la separación sería eterna.

Satanás presentaba al Redentor una situación en sus rasgos más duros: el pueblo que pretende estar por encima de todos los demás en ventajas temporales y espirituales te ha rechazado. Uno de tus propios discípulos te traicionará. Todos te abandonarán.

De sus labios, brota el amargo clamor: “Padre mío, si es posible, pase de mi esta copa”.  Pero aún entonces añade: “Pero no sea como yo quiero, sino como tú” (DTG-636-638)

LOS ÁNGELES EN GETSEMANÍ

Continúa en parte 71

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: