Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.61-Cristo al humillarse a sí mismo y tomar la naturaleza humana,podía ser tentado.No tomó la naturaleza de los ángeles sino la humana,idéntica a la nuestra,pero sin mancha de pecado.’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 61-

LOS ÁNGELES DURANTE LA ENCARNACIÓN Y LA NIÑEZ DE CRISTO-parte 2-

LA NATURALEZA HUMANA DE CRISTO-parte 2-

Como Dios, Cristo no podría haber sido tentado a pecar, así como en el cielo no pudo ser tentado a quebrar su alianza con el Padre.  Pero al humillarse a sí mismo y tomar la naturaleza humana, Cristo podía ser tentado.  No tomó la naturaleza de los ángeles sino la humana, perfectamente idéntica con la nuestra, pero sin mancha de pecado.  Poseía un cuerpo y una mente humanas con todas sus peculiaridades; tenía músculos, huesos, cerebro. 

Siendo de carne de nuestra carne, compartía la debilidad humana.  Las circunstancias que rodearon su vida fueron de tal naturaleza que lo llevaron a estar expuesto a todas las inconveniencias de los hombres; no las de los ricos sino las de los pobres; de aquellos que pasan por necesidad y humillación.  Respiraba el aire que nosotros respiramos y caminaba como nosotros lo hacemos.  Tenía conciencia, razón, memoria, voluntad, y los afectos de un alma humana, todo unido a su naturaleza divina. (16MR-181-182)

En el niño de Belén estaba velada la gloria ante la cual los ángeles se postran.  Este niño inconsciente era la Simiente prometida, señalada por el primer altar erigido ante la puerta del Edén. (DTG-36)

LA ANUNCIACION

Antes de su nacimiento, el ángel había dicho a María: “Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Luc.1:32-33).

María había ponderado estas palabras en su corazón; sin embargo, aunque creía que su hijo había de ser el Mesías de Israel, no comprendía su misión. (DTG-61)

Los ángeles acompañaron a José y María en su cansador viaje a la ciudad de David, para ser empadronados de acuerdo al decreto de Augusto Cesar.  Fue en la providencia de Dios que José y María fueron traídos a Belén, porque la profecía había predicho que ese sería el lugar de nacimiento de Cristo. 

Buscaron un lugar para reposar, pero fueron rechazados. Los ricos y honorables habían sido bienvenidos y habían encontrado albergue y refrigerio.  Pero estos cansados viajeros fueron compelidos a buscar refugio en un rústico establo preparado para los animales. (RH)

ANTES DEL NACIMIENTO DE CRISTO-parte 1-

En el cielo fue anunciado que el tiempo para el advenimiento de Cristo al mundo había llegado.  Los ángeles dejaron su glorioso lugar, para ser testigos de la recepción que El recibiría por parte de aquellos a quienes venia a bendecir y salvar.  Habían presenciado su gloria en el cielo, y esperaban que fuese recibido con honores de acuerdo a su alto rango, y a la elevada misión que venía a cumplir. 

Cuando los ángeles llegaron a la tierra, primero fueron al pueblo que Dios había separado de las naciones del mundo para que fuera su especial tesoro.  Pero no vieron ningún interés especial entre los judíos; ninguna emoción ni excitación por ver quién sería el primero en recibir al Redentor y reconocer su advenimiento. (RH)

Un ángel desciende a la tierra para ver quienes están preparados para dar la bienvenida a Jesús.  Pero no puede discernir señal alguna de expectación.  No oye ninguna voz de alabanza ni de triunfo que anuncie que la venida del Mesías es inminente.  El ángel se cierne durante un momento sobre la ciudad escogida y el templo donde durante siglos y siglos se manifestara la divina presencia; pero allí también se nota la misma indiferencia.

Asombrado, el mensajero celestial está a punto de volverse al cielo con la vergonzosa noticia, cuando descubre un grupo de pastores que está cuidando sus rebaños durante la noche, y que al contemplar el cielo estrellado, meditan en la profecía de un Mesías que debe venir a la tierra y anhelan el advenimiento del Redentor del mundo. 

Aquí tenemos un grupo de seres humanos preparado para recibir el mensaje celestial.  Y de pronto aparece el ángel del Señor proclamando las buenas nuevas de gran gozo. (El Conflicto de los Siglos-359-360)

Continúa en parte 62

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: