Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.80- Aquél que gobierna en los cielos, no pasará por alto a los que fueron formados a su propia imagen y comprados con su propia sangre,ni será sordo a sus clamores.’ Category

 

LA FUENTE DE CURACION-parte 80-

EL COMERCIO DE LAS BEBIDAS ALCOHÓLICAS-parte 3-

LA ACTUACION DEL VENDEDOR DE BEBIDAS-parte 3-

El alcohólico es capaz de mejores cosas.  Fue dotado de talentos  con que honrar a Dios y beneficiar al mundo; pero sus semejantes armaron lazo para su alma, y medran a costa de la degradación de su víctima.  Vivieron en el lujo, mientras que las pobres víctimas a quienes despojaron fueron sumidas en la pobreza y la miseria.  Pero Dios llamará a cuenta a quien ayudó al borracho a precipitarse a la ruina.

Aquél que gobierna en los cielos no ha perdido de vista la primera causa o el último efecto de la embriaguez.  Aquél que cuida del gorrión y que viste la hierba del campo, no pasará por alto a los que fueron formados a su propia imagen y comprados con su propia sangre, ni será sordo a sus clamores.  Dios nota esta perversidad que perpetúa el crimen y la miseria.

El mundo y la iglesia podrán dar su aprobación al hombre que amontona riquezas degradando al alma humana.  Podrán sonreír a quien conduce a los hombres paso a paso por la senda de la vergüenza y la degradación.  Pero DIOS lo anota todo, y emite un juicio JUSTO. 

El traficante de bebidas alcohólicas podrá ser considerado por el mundo como un buen comerciante; pero el Señor dice: “¡AY DE EL!” Será culpado de la desesperación, de la miseria, y de los padecimientos traídos al mundo.  Tendrá que dar cuenta de las necesidades y desdichas de las víctimas que hayan padecido por falta de alimento, de ropa y de abrigo, y hayan perdido toda esperanza y alegría. 

LA PROHIBICION

El hombre que contrajo el hábito de la bebida se encuentra en una situación desesperada.  Su cerebro está enfermo y su voluntad debilitada.  En lo que toca a su propia fuerza, sus apetitos son ingobernables.  No se puede razonar con él ni persuadirle a que se niegue a sí mismo. 

El que ha sido arrastrado a los antros del vicio, por mucho que haya resuelto no beber más, se ve inducido otra vez, y apenas pruebe la bebida, sus más firmes resoluciones quedarán vencidas, y aniquilado todo vestigio de voluntad.  Se olvida de la esposa, ya no le importa que sus hijos sufran hambre.

¿Seguirán las almas luchando por la victoria, teniendo ante ellas y abiertas de par en par las puertas de la tentación?  Cuando un buque zozobra,  los espectadores no permanecen indiferentes.  Hay quienes arriesgan su vida para ir en auxilio de hombres y mujeres a punto de hundirse.  ¿Cuánto más esfuerzo debe hacerse para salvar al alcohólico?

Muchos son los “valientes para beber vino”, y los “hombres fuertes para mezclar bebida”,  “que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo”, “que dan por justo al impío por cohechos, y al justo quitan su justicia”.  De los tales dice DIOS:

“COMO LA LENGUA DEL FUEGO CONSUME LAS ARISTAS, Y LA LLAMA DEVORA LA PAJA, ASÍ SERÁ SU RAIZ COMO PUDRIMIENTO, Y SU FLOR SE DESVANECERA COMO POLVO;  PORQUE DESECHARON  LA LEY DE JEHOVÁ DE LOS EJERCITOS, Y ABOMINARON LA PALABRA DEL SANTO DE ISRAEL”  (Isaías 5:20-24)

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: