Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.45-La oración es el segundo medio para vencer el pecado y asemejarnos a Cristo.Nadie puede venir al Padre sino por medio de Cristo (Juan 14:6). Debemos orar sin cesar (Efesios 6:18).’ Category

ESPERANZA PARA EL PLANETA TIERRA – EL FUTURO BRILLANTE DE UNA RAZA CAIDA –parte 45-

COMO SOMOS SALVOS –parte 12-

¿COMO PODEMOS VENCER EL PECADO?-parte 2-

EL ALTAR DE ORO donde se ofrecía el incienso, representa los méritos de Cristo que se mezclan con las oraciones de sus hijos (Apocalipsis 8:3-4-; Salmo 141:2). La oración es el segundo medio por el cual vencemos el pecado y nos asemejamos a Cristo.  Nadie puede venir al Padre sino por medio de Cristo (Juan 14:6).

Debemos orar sin cesar (Efesios 6:18). La oración es el aliento del alma; es la llave en la mano de la fe que abre los tesoros del cielo; es conversar con Dios  como con un amigo.  En la oración debemos pedir perdón, pero también es nuestro deber alabar a Dios por victorias alcanzadas.  El oído omnisciente se deleita en escuchar aún las cosas más insignificantes que turban nuestra alma.

EL CANDELABRO tenía como fin alumbrar el santuario. Así como el sol es la luz física del mundo, Jesucristo es su luz espiritual. El Señor declaró de sí mismo: “Yo soy la luz del mundo” (Juan 8:12), pero también dijo de sus seguidores: “Vosotros sois la luz del mundo” (Mateo 5:14). Jesús es como el sol que tiene luz propia y original. 

Nosotros somos como la luna que reflejamos la luz del sol.  Si estamos conectados con Cristo por medio de la oración y el estudio de su Palabra, entonces podremos reflejar su luz a un mundo que perece en las tinieblas.  Muchos cristianos se deleitan en orar y estudiar la Biblia, pero no reflejan su luz a otros.  Cuando el Señor ha entrado en nuestro corazón será un deleite hablar de El.

El capítulo 5 de Marcos describe como Jesús sanó a un endemoniado en la región de Gadara.  Este hombre habitaba en el cementerio y ni aún con cadenas y grillos lo podían sujetar.  Andaba desnudo y con el cuerpo cortado y herido por las rocas. De día y de noche daba voces en los montes y en los sepulcros.

Cuando Jesús le preguntó al espíritu inmundo su nombre, éste respondió que se llamaba legión porque eran muchos y le rogó al Señor que no lo enviara fuera de esa región (Marcos 5:10), sino a unos puercos que estaban paciendo cerca del lugar.  Cuando Jesús accedió a su petición, los demonios tomaron control de los puercos y los despeñaron al mar y se ahogaron todos.  ¿Por qué no querían los demonios salir de aquella zona? ¿Por qué pidieron entrar en los puercos?

Cuando los dueños de los  puercos se dieron cuenta de su gran pérdida económica se enojaron mucho y le pidieron a Cristo que se fuera de esa región.  Allí esta la razón por la cual los demonios pidieron entrar en los puercos. Sabían que los dueños, al sufrir su  pérdida le iban a pedir a Jesús que abandonara la región.  Pero los demonios no se salieron con la suya. 

Un corto tiempo después el que había estado endemoniado estaba sentado a los pies de Jesús, vestido y en su cabal juicio.  El le rogó a Jesús que le permitiese irse con El, pero Jesús le dijo:

“Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti” (Marcos 5:19). El que había sido librado por la gracia de Cristo, ahora llegó a ser su misionero, su testigo.

DEBEMOS PASAR TIEMPO CON CRISTO

Continúa en parte 46

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: