Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.04-UNA PATRIA PARA TODOS.Las Escrituras nos permiten entender por qué ese “hogar ideal” nos es tan esquivo.’ Category

ESPERANZA EN LA PALABRA-JESÚS LA UNICA ESPERANZA-parte 4-

UNA PATRIA PARA TODOS

LA BIBLIA NOS PROMETE UN HOGAR DEFINITIVO, AL ALCANCE DE NUESTRAS ESPERANZAS

Admitámoslo, todos andamos en busca de un hogar definitivo.  He aquí las evidencias: cuando saludamos a alguien por primera vez, la pregunta ineludible, en ambas direcciones, es algo así como: “¿y usted de donde es?, lo que en otras palabras quiere decir: “no somos de aquí”.

Y entre quienes nunca se han mudado a otro pueblo o nación, existe el mismo anhelo que ha motivado a millones a migrar: el anhelo de algo mejor.  En verdad, nos sorprenderíamos al saber cuántas personas se identifican diariamente con el rey David, quien hace 3.000 años dijo:

“¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría.  Ciertamente huiría lejos…”  (Salmo 55:6, 7).

Y así vivimos cada día de nuestra existencia en esta tierra, entre el deseo de un hogar ideal para vivir y la nostalgia de lo pasado.  A menudo ese “hogar ideal” que anhelamos adquiere la forma de un trabajo ideal, un vecindario ideal, una familia ideal, etc.  No obstante, pareciera que ese sitio soñado de seguridad y paz es como el arco iris. Cuanto más corremos en pos de él, más lejos parece estar.

Las Escrituras nos permiten entender por qué ese “hogar ideal” nos es tan esquivo.  Más que un lugar geográfico en este mundo, nuestro hogar definitivo es la morada de Dios (Apocalipsis 21:3).  En cierta forma, el hombre vaga errabundo desde que Dios expulsó a Adán y Eva del huerto del Edén, cuando éstos pecaron (Génesis 3:23, 24).

Esa expulsión fue quizás el momento más doloroso de la humanidad, porque significó la pérdida de todas las condiciones ideales que Dios había creado para la felicidad del hombre.  El huerto del Edén era el hogar por excelencia. Allí, Adán y Eva habitaban en la compañía de su Creador, en un ambiente perfecto.

No obstante, dos cosas maravillosas ocurrieron antes de que Adán y Eva abandonaran el hogar original: 1) Dios se comprometió a acompañarlos en su nueva experiencia de peregrinaje.  Así, encontramos en cada página de las Escrituras como Dios está presente en medio del dolor y la opresión de sus hijos; y, 2) Dios les prometió a Adán y Eva que el hombre volvería a ser restaurado a un ambiente de perfecta armonía y felicidad.

Esa restauración se haría realidad cuando la simiente de Dios, el Hijo, pisara con su pie a la serpiente, que es Satanás (Génesis 3:15). Y hoy, más de dos mil años después de que Jesús derrotó a Satanás, muriendo en la cruz sin haber pecado, nada podrá impedir el retorno al hogar eterno de los peregrinos de este mundo que así lo decidan.

LAS MORADAS DE DIOS

Continúa en parte 5

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: