Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.54-¡COLABORAR con Cristo y los ángeles celestiales en el gran plan de salvación! ¿Qué obra podría compararse a ésta?’ Category

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 54-

LA RECOMPENSA DEL SERVICIO-parte 5-

FRUTOS DE LA SIEMBRA DE LA SEMILLA-parte 2-

CUANDO LOS REDIMIDOS se hallen en presencia de Dios, responderán a sus nombres almas preciosas llevadas allí por los esfuerzos pacientes y fieles hechos en su favor, por las súplicas y la ferviente persuasión de buscar su refugio en el Fuerte. De este modo los que en este mundo han sido colaboradores con Dios recibirán su recompensa. (Testimonies)

¡Qué regocijo reinará mientras estos redimidos encuentren y saluden a los que llevaron cargas a su favor! Y ¡como vibrarán de satisfacción los corazones de los que no vivieron para agradarse a sí mismos, sino para beneficiar a los desdichados que tienen tan pocas bendiciones! Para ellos se realizará la promesa: Serás bienaventurado; porque no te pueden retribuir; más te será recompensado en la resurrección de los justos”. (Obreros Evangélicos)

En los cielos veremos a los jóvenes que hemos ayudado, a aquellos que hemos invitado a nuestros hogares, a los que apartamos de la tentación. Veremos sus rostros reflejar el fulgor de la gloria de Dios.

¡Ser colaboradores de Cristo y de los ángeles celestiales en el gran plan de salvación! ¿Qué otra obra podría compararse a ésta? Con cada persona salvada aumenta el caudal de la gloria de Dios, y esa gloria se refleja tanto en el que ha sido salvado como en el que sirvió de instrumento para su salvación. (Testimonies)

Los redimidos encontrarán y reconocerán a aquellos cuya atención dirigieron al ensalzado Salvador. “Yo era pecador-dirá alguno-, sin Dios y sin esperanza en el mundo; y tu viniste a mí, y atrajiste mi atención al precioso Salvador como única esperanza mía, y creí en El. Me arrepentí de mis pecados y se me hizo sentar con sus santos en los lugares celestiales en Cristo Jesús”.

Otros dirán: “Yo era pagano en tierras paganas. Tú dejaste tus amigos y tu cómodo hogar, para ir a enseñarme como encontrar a Jesús, y creer en El como único Dios verdadero. Destruí mis ídolos y adoré a Dios, y ahora lo veo cara a cara. Estoy salvo, eternamente salvo para contemplar siempre a Aquel a quien amo. Entonces lo veía únicamente con el ojo de la fe, pero ahora lo veo tal cual es. Puedo expresar ahora mi gratitud por su misericordia redentora a Aquel que me amó y lavó mis pecados con su sangre”. (Obreros Evangélicos)

-Continúa en parte 55-

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: