Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.02-SE ASIGNA UNA OBRA A CADA CRISTIANO- El que llega a ser hijo de Dios ha de considerarse uno con Cristo en su plan de misericordia, y salir a buscar y salvar a los perdidos.’ Category

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO -parte 2-

UN LLAMADO AL INDIVIDUO-parte 1-

SE ASIGNA UNA OBRA PARTICULAR A CADA CRISTIANO:

Dios exige que cada uno sea un obrero en su viña.  Has de aceptar la obra que ha sido puesta a tu cargo y has de realizarla fielmente. Cada verdadero discípulo nace en el reino de Dios como misionero. El que bebe del agua viva, llegar a ser una fuente de vida.  El que recibe, llega a ser un dador. La gracia de Cristo en el alma, es como un manantial en el desierto, cuyas aguas surgen para refrescar a todos, y hace a los que están por perecer, ávidos de beber el agua de vida. (El Deseado de Todas las Gentes, pág.162)

DIOS espera un servicio personal de cada uno de aquellos a quienes ha confiado el conocimiento de la verdad para este tiempo.  Todos pueden ser misioneros en su propio ambiente para sus familias y su vecindario. (Testimonios, tomo 9, pág.30)

CRISTO dijo: “…ID, Y HACED DISCÍPULOS A TODAS LA NACIONES…” El poder de Dios había de acompañarlos.

El salvar almas debe ser la obra de la vida de todos los que profesan a Cristo. Somos deudores al mundo de la gracia que Dios nos concedió, de la luz que ha brillado sobre nosotros, y de la hermosura y el poder que hemos descubierto en la verdad. (Testimonios, tomo 4, pág.53)

En todas partes se nota una tendencia a reemplazar el esfuerzo individual por la obra de las organizaciones.  La sabiduría humana tiende a consolidar, a centralizar, a formar grandes iglesias e instituciones.  Muchos dejan a las instituciones y organizaciones la tarea de practicar la beneficencia; se eximen del contacto con el mundo, y sus corazones se enfrían.  Se absorben en sí mismos incapacitándose para recibir impresiones. El amor a Dios y a los hombres desaparece de su alma.

Cristo encomienda a sus discípulos una obra individual, una obra que no se puede delegar a un poderhabiente.  El servir a pobres y enfermos, el predicar el Evangelio a los perdidos, no debe ser dejado al cuidado de organizaciones de caridad.  Es la responsabilidad individual, el esfuerzo personal, el sacrificio propio, lo que exige el Evangelio.  (El Ministerio de Curación, pág.137)

Todos debemos ser obreros juntamente con Dios.  Ningún ocioso es reconocido como siervo suyo. Hay algo que cada uno debe hacer.  Toda alma que cree la verdad ha de ocupar su lugar diciendo: HEME AQUÍ, ENVIAME A MI” (ISAÍAS 6:8). (Testimonios, tomo 6, pág.49)

El que llega a ser hijo de Dios ha de considerarse como eslabón de la cadena tendida para salvar al mundo.  Debe considerarse uno con Cristo en su plan de misericordia, y salir con El a buscar y salvar a los perdidos. Todos pueden encontrar algo que hacer.  Nadie debe figurarse que para él no hay sitio en que trabajar por Cristo. (El Ministerio de Curación, pág.97, 98)

Los que se unieron al Señor y prometieron servirle están obligados a participar con El en la grande y magnífica obra de salvar almas. Tan vasto es el campo y tan grande la empresa que todo corazón santificado será alistado en el servicio como instrumento del poder divino. (Joyas de los Testimonios pág. 82 y 309)

Los hombres son en mano de Dios instrumentos de los que El se vale para realizar sus fines de gracia y misericordia, a cada cual le ha sido concedida cierta medida de luz, adecuada a las necesidades de su tiempo, y suficiente para permitirle cumplir la obra que Dios le asignó. (El Conflicto de los Siglos pág. 391)

Continúa en parte 3-

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: