Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.41-LA FUENTE DEL REGOCIJO Y FELICIDAD.Satanás triunfa cuando puede inducir a los hijos de Dios a la incredulidad y al desaliento. Se regocija cuando nos ve desconfiar de Dios.’ Category

EL CAMINO A CRISTO -EL PRINCIPE DEL CIELO- parte 42-

LA FUENTE DEL REGOCIJO Y FELICIDAD

LA FUENTE DEL REGOCIJO Y FELICIDAD-parte 1-

Los hijos de Dios están llamados a ser representantes de Cristo y a mostrar siempre la bondad y la misericordia del Señor.  Como Jesús nos reveló el verdadero carácter del Padre, así tenemos que revelar a Cristo a un mundo que no conoce su ternura y piadoso amor.  “De la manera que tú me enviaste a mí al mundo, decía Jesús, así también yo los he enviado a ellos al mundo”. “Yo en ellos, y tú en mí… para que conozca el mundo que tu me enviaste.” (Juan 17:18,23). 

En cada uno de sus hijos, Jesús envía una carta al mundo. Si somos discípulos de Cristo, El envía en nosotros una carta a la familia, al pueblo, a la calle donde vivimos. Jesús que mora en nosotros, quiere hablar a los corazones que no lo conocen.  Tal vez no leen la Biblia o no oyen la voz que les habla en sus páginas; no ven el amor de Dios en sus obras. Más si somos verdaderos representantes de Jesús, puede ser que por nosotros sean inducidos a conocer algo de su bondad y sean ganados para amarlo y servirlo.

Los cristianos son como portaluces en el camino al cielo.  Tienen que reflejar sobre el mundo la luz de Cristo que brilla sobre ellos. Su vida y su carácter deben ser tales que por ellos adquieran otros una idea justa de Cristo y de su servicio. Si representamos verdaderamente a Cristo, haremos que su servicio parezca atractivo, como es en realidad. Los cristianos que llenan su alma de amargura y tristeza, murmuraciones y quejas, están representando ante otros falsamente a Dios y la vida cristiana.  Hacen creer que Dios no se complace en que sus hijos sean felices, y en ésto dan falso testimonio contra nuestro Padre celestial.

Satanás triunfa cuando puede inducir a los hijos de Dios a la incredulidad y al desaliento.  Se regocija cuando nos ve desconfiar de Dios, dudando de su buena voluntad y de su poder para salvarnos.  Le agrada hacernos sentir que el Señor nos hará daño por sus providencias. Es la obra de Satanás representar al Señor como falto de compasión y piedad.  Tergiversa la verdad respecto a El. 

Llena la imaginación de ideas falsas tocante a Dios; y en vez de espaciarnos en la verdad con respecto a nuestro Padre celestial, muchísimas veces fijamos la mente en las falsas representaciones de Satanás y deshonramos a Dios desconfiando de El, y murmurando contra El. Satanás siempre procura presentar la vida religiosa como una vida de tinieblas.  Desea hacerla aparecer penosa y difícil; y cuando el cristiano, por su incredulidad, presenta en su vida la religión bajo este aspecto, secunda la falsedad de Satanás.

Muchos al recorrer el camino de la vida, fijan sus ojos en sus errores, fracasos y desengaños, y sus corazones se llenan de dolor y desaliento.  No es bueno reunir todos los recuerdos desagradables de la vida pasada, sus iniquidades y desengaños, hablar de estos recuerdos y llorarlos hasta estar abrumados de desaliento.  El hombre desalentado está lleno de tinieblas, echa fuera de su propio corazón la luz divina y proyecta sombra en el camino de otros. Las espinas y los abrojos sólo nos causarán dolor, y si recogemos sólo estas cosas y las presentamos a otros, ¿no estamos menospreciando la bondad de Dios, impidiendo que los demás anden en el camino de la vida? (Elena White).

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: