Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.18-El quiere restituir su imagen moral en el hombre. Acerquémonos a El con confesión y arrepentimiento y El se acercará a nosotros con misericordia y perdón.’ Category

EL CAMINO A CRISTO -EL PRINCIPE DEL CIELO- parte 19-

MARAVILLAS OBRADAS POR LA FE

COMO CREER EN EL Y RECIBIR UNA NUEVA VIDA EN CRISTO-parte 2

De modo que ya no sois vuestros; porque comprados sois por precio. “Sabiendo que fuisteis redimidos…no con cosas corruptibles, como plata y oro, sino con preciosa sangre, la de Cristo, como de un cordero sin defecto e inmaculado.” (1Pedro 1:18,19).  Por el simple hecho de creer en Dios, el Espíritu Santo ha engendrado una vida nueva en nuestro corazón.  Somos como niños nacidos en la familia de Dios, y El nos ama como a su Hijo.

Algunos parecen creer que deben estar a prueba y que deben demostrar al Señor que se han reformado, antes de poder contar con su bendición.  Más ellos pueden pedir la bendición de Dios ahora mismo. Deben tener su gracia, el Espíritu de Cristo, para que los ayude en sus flaquezas; de otra manera no pueden resistir al mal. 

Jesús se complace en que vayamos a El como somos, pecaminosos, impotentes, necesitados. Podemos ir con toda nuestra debilidad, insensatez y maldad y caer arrepentidos a sus  pies. Es su gloria estrecharnos en los brazos de su amor, vendar nuestras heridas y limpiarnos de toda impureza. Miles se equivocan en ésto: no creen que Jesús los perdona personal e individualmente.  No creen al pie de la letra lo que Dios dice.  Es el privilegio de todos los que llenan las condiciones saber por sí mismos que el perdón de todo pecado es gratuito.

Alejemos la sospecha de que las promesas de Dios no son para nosotros. Son para todo pecador arrepentido.  Cristo ha provisto fuerza y gracia para que los ángeles ministradores las lleven a toda alma creyente.  Ninguno hay tan malvado que no encuentre fuerza, pureza y justicia en Jesús, que murió por los pecadores.  El está esperándolos para cambiarles los vestidos sucios y corrompidos del pecado por las vestiduras blancas de la justicia; les da vida y no perecerán.

Dios no nos trata como los hombres se tratan entre sí.  Sus pensamientos son pensamientos de misericordia, de amor y de la más tierna compasión.  El dice: “¡Deje el malo su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cuál tendrá compasión de él, y a nuestro Dios, porque es grande en perdonar!” “He borrado, como nublado, tus transgresiones, y como nube tus pecados” (Isaías 55:7; 44:22). “No me complazco en la muerte del que muere, dice Jehová el Señor: ¡volveos pues, y vivid!” (Ezequiel 18:32).

Satanás está pronto para quitarnos la bendita seguridad que Dios nos da.  Desea quitarnos toda vislumbre de esperanza y todo rayo de luz del alma; más no se lo permitamos. No prestemos oído al tentador. Nuestro Padre celestial aborrece el pecado, más ama al pecador, habiéndose dado, en la persona de Cristo, para que todos los que quieran puedan ser salvos y tener bendiciones eternas en el reino de gloria.

Agradezcamos a Dios por el don de su Hijo amado y pidamos que no haya muerto en vano por nosotros. Su Espíritu nos invita hoy. El gran corazón de amor infinito se siente atraído hacia el pecador por una compasión ilimitada. El quiere restituir su imagen moral en el hombre.  Acerquémonos  a El con confesión y arrepentimiento y El se acercará a nosotros con misericordia y perdón.

 “En quien tenemos redención por medio de sus sangre, la remisión de nuestros pecados.” (Efesios 1:7).

(Elena White)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: