Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.29-El Santuario en el Cielo es el centro mismo de la obra de Cristo en favor de los hombres.Concierne a toda alma que vive en la tierra. Nos revela el plan de la redención.IMPERD.’ Category

CRISTO EN SU SANTUARIO-parte 29-

EL MINISTERIO FINAL DE CRISTO EN EL SANTUARIO CELESTIAL-parte 7-

PERFECCIONEMOS LA SANTIDAD EN EL TEMOR DE DIOS-parte 2-

El pueblo de Dios debería comprender claramente el asunto del santuario y del juicio investigador.  Todos necesitan conocer por sí mismos el ministerio y la obra de su gran Sumo Sacerdote. De otro modo, les será imposible ejercitar la fe tan esencial en nuestros tiempos, o desempeñar el puesto al que Dios nos llama.  Cada cual tiene un alma que salvar o que perder.  Todos tienen una causa pendiente ante el tribunal de Dios.  Cada cual deberá encontrarse cara a cara con el gran Juez.  ¡Cuán importante es, pues, que cada uno contemple a menudo de antemano la solemne escena del juicio en sesión, cuando serán abiertos los libros, cuando con Daniel cada cual tendrá que estar en pie al fin de los días!

Todos los que han recibido la luz sobre estos asuntos deben dar testimonio de las grandes verdades que Dios le ha confiado. El Santuario en el Cielo es el centro mismo de la obra de Cristo en favor de los hombres.  Concierne a toda alma que vive en la tierra.  Nos revela el plan de la redención; nos conduce hasta el fin mismo del tiempo y anuncia el triunfo final en la lucha entre la justicia y el pecado.  Es de la mayor importancia que todos investiguen a fondo estos asuntos y que estén siempre listos para dar respuesta a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ellos.

La intercesión de Cristo por el hombre en el santuario es tan esencial para el plan de la salvación como lo fue su muerte en la cruz. Con su muerte dio principio a aquella obra para cuya conclusión ascendió al cielo después de su resurrección. Por la fe debemos entrar velo adentro, “donde Jesús entró por nosotros como precursor” (Hebreos 6:20). Allí se refleja la luz de la cruz del Calvario; y allí podemos obtener una comprensión más clara de los misterios de la redención. La salvación del hombre se cumple a un precio infinito para el Cielo; el sacrificio hecho corresponde a las más amplias exigencias de la Ley de Dios quebrantada. Jesús abrió el camino que lleva al trono del Padre, y por su mediación pueden ser presentados ante Dios los deseos sinceros de todos los que a El se allegan por fe.

“El que encubre sus pecados no prosperará; más el que los confiesa y se aparta, alcanzará misericordia” (Prov.28:13). Si los que esconden y disculpan sus faltas pudiesen ver que Satanás se alegra de ello, y los usa para desafiar a Cristo y sus ángeles, se apresurarían a confesar sus pecados y a renunciar a ellos.  De los defectos de carácter se vale Satanás para intentar dominar la mente, y sabe muy bien que si se conservan estos defectos, lo logrará.  De ahí que trate constantemente de engañar a los discípulos de Cristo con su fatal sofisma de que les es imposible vencer. Pero Jesús aboga en su favor con sus manos heridas, con su cuerpo quebrantado, y declara a todos los que quieran seguirlo “Bástate mi gracia” (2 Corintios 12:9).  “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas, porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo 11:29, 30). Nadie considere, pues, sus defectos como incurables.  Dios concederá fe y gracia para vencerlos.

”Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filip.4:13).

ESTAMOS VIVIENDO EN EL GRAN DÍA DE LA EXPIACIÓN

-Continúa en parte 30-

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: