Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.26-El juicio y el acto de borrar los pecados deben realizarse antes del Segundo Advenimiento.“Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios” (Sal.51:17).’ Category

CRISTO EN SU SANTUARIO-parte 26-

EL MINISTERIO FINAL DE CRISTO EN EL SANTUARIO CELESTIAL-parte 4-

LA ESCENA DEL JUICIO

Todo el más profundo interés manifestado entre los hombres por los fallos de los tribunales terrenales no representa sino débilmente el interés manifestado en los atrios celestiales cuando los nombres inscriptos en el libro de la vida desfilan ante el Juez de toda la tierra.  El divino Intercesor aboga a favor de todos los que han vencido por la fe en su sangre, para que se les perdonen sus transgresiones, a fin de que sean restablecidos en su morada edénica y coronados con El coherederos del “señorío primero” (Miquea 4:8). Con sus esfuerzos para engañar y tentar a nuestra raza, Satanás había pensado frustrar el plan que Dios tenía al crear al hombre, pero Cristo pide ahora que este plan sea llevado a cabo como si el hombre no hubiera caído jamás.  Pide para su pueblo no sólo el perdón y la justificación, plenos y completos, sino además participación en su gloria y en un asiento en su trono.

Mientras Jesús intercede por los súbditos de su gracia, Satanás los acusa ante Dios como transgresores.  El gran seductor procuró arrastrarlos al escepticismo, hacerles perder la confianza en Dios, separarse de su amor y transgredir su Ley.  Ahora él señala la historia de sus vidas, los defectos de carácter, la falta de semejanza a Cristo, lo que deshonró a su Redentor, todos los pecados que los indujo a cometer, y a causa de éstos los reclama como súbditos.

Jesús no disculpa sus pecados, pero muestra su arrepentimiento y su fe y, al reclamar el perdón para ellos, levanta sus manos heridas ante el Padre y los santos ángeles diciendo: Los conozco por sus nombres. Los he grabado en las palmas de mis manos. “Los sacrificios de Dios son el espíritu  quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios” (Sal.51:17). Y al acusador de su pueblo le dice: “Jehová te reprenda, oh Satanás; Jehová que ha escogido a Jerusalén, te reprenda. ¿No es éste un tizón arrebatado del incendio?” (Zac.3:2).  Cristo revestirá a sus fieles con su propia justicia, para presentarlos a su Padre como “una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni otra cosa semejante” (Efe.5:27).  Sus nombres están inscriptos en el libro de la vida, y de estas personas escogidas está escrito: “Andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas” (Apoc.3:4).

Así  se cumplirá de un modo completo la promesa del nuevo pacto: “Perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado”. “En aquellos días y en aquel tiempo, dice Jehová, la maldad de Israel será buscada, y no aparecerá; y los pecados de Judá, y no se hallarán”. “En aquel día el renuevo de Jehová será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel.  Y acontecerá que el que quedare en Sión, y el que fuere dejado en Jerusalén, será llamado santo; todos los que en Jerusalén estén registrados entre los vivientes” (Jeremías 31:34; 50:20;  Isaías 4:2, 3).

La obra del juicio investigador y el acto de borrar los pecados deben realizarse antes del segundo advenimiento del Señor.  En vista de que los muertos han de ser juzgados según las cosas escritas en los libros, es imposible que los pecados de los hombres sean borrados antes del fin del juicio en que sus vidas han de ser examinadas.  Pero el apóstol Pedro dice: terminantemente que los pecados de los creyentes serán borrados “para que vengan de la presencia del Señor, tiempos de refrigerio y él envíe a Jesucristo” (Hechos 3:19, 20).  Cuando el juicio investigador haya concluido, Cristo vendrá con su recompensa para dar a cada uno según hayan sido sus obras.

LAS ESCENAS FINALES DEL SERVICIO REAL

-Continúa en parte 27-

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: