Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.02-EL SISTEMA DE AIRE ACONDICIONADO DE NUESTRO CUERPO- El aire que va a entrar a los pulmones debe ser purificado, humedecido y entibiado.’ Category

BUENA SALUD-conocimientos que le otorgarán una herramienta práctica y positiva para el resto de su vida-parte 2-

NUESTRO CUERPO MARAVILLOSO

 

EL SISTEMA DE AIRE ACONDICIONADO DE NUESTRO CUERPO

El aire que va a entrar a los pulmones necesita primero ser purificado, además debe ser humedecido y entibiado; de los contrario la tráquea muy pronto estaría irritada y se resecaría.

Es lo que pasa cuando uno respira por la boca durante largo tiempo; por ejemplo, cuando duerme. Usted puede comprobar por sí mismo los efectos de la respiración bucal inhalando varias veces en forma profunda por la boca.

Respirar por la boca no es recomendable pues, generalmente, el aire es muy seco o muy frío, seca las mucosas de la garganta y puede producir bronquitis crónica.

Pero hay otras razones que sugieren la conveniencia de respirar a través de la nariz. El aire que nos rodea contiene cantidades variables de humo, polvo y millones de gérmenes.

Todo esto debe ser filtrado antes que llegue a los pulmones; de lo contrario corremos serios riesgos de infecciones pulmonares tales como la neumonía. Algún método de filtrado es absolutamente necesario para proteger las delicadas estructuras del pulmón.

Para resolver estos problemas poseemos un eficiente sistema de aire acondicionado que comienza en la nariz. Los pasajes profundos de las fosas nasales humedecen y entibian el aire, y lo llevan al grado exacto de humedad y temperatura que requieren los pulmones.

Se ha calculado que más de un litro de agua se agrega por este mecanismo al aire que respiramos cada 24 horas.

Los ojos proveen parte del líquido usado para este propósito. Después de humedecer el globo ocular, el líquido lacrimal pasa a través de un conducto desde el ángulo interno del ojo a la nariz, donde ayuda a humedecer el aire que respiramos. De este modo aún las lágrimas son aprovechadas.

No importa cuán seca sea la atmósfera que nos rodea, cuando el aire llega a la tráquea, su humedad relativa alcanza al 90%, y ésta es aproximadamente la humedad del aire en un día lluvioso.

AIRE INHALADO Y AIRE EXHALADO

Se puede comprender fácilmente que si se produce alguna obstrucción en la nariz, esta importante función de humedecer el aire no podrá realizarse. A fin de eliminar esta causa potencial de problemas, todas las vías respiratorias han sido revestidas de un tipo especial de membrana mucosa.

Este suave tejido contiene miles de cilias, proyecciones en forma de vellosidades microscópicas animadas de un movimiento destinado a expulsar cualquier partícula extraña.

Además muchas pequeñas glándulas están ocupadas segregando una cubierta mucosa, que no permanece estacionaria sino que, como si fuera una escalera mecánica, se va moviendo rítmicamente hacia la parte posterior de la garganta, a una velocidad de casi un centímetro por minuto.

Esta alfombra móvil es producida y renovada continuamente por las glándulas de la membrana nasal. En efecto, cada 15 a 20 minutos toda la alfombra mucosa de las fosas nasales se renueva completamente.

Mientras esta cubierta mucosa se mantenga en movimiento, prácticamente no es posible que la nariz o la garganta se infecten. Cualquier germen que se asiente sobre esta alfombra móvil es arrastrado con ella tan rápidamente que no tiene tiempo de causar daño.

Esta es una de las razones por las cuales algunas personas pueden estar rodeadas de infecciones y no contraen ninguna enfermedad seria. Sus mecanismos de defensa son buenos.

Al respirar, cuando el aire llega a los pulmones, rápidamente llena los alvéolos pulmonares. Las paredes de estos pequeños alvéolos están literalmente cubiertas de capilares, que son los más pequeños de todos los vasos sanguíneos.

El oxígeno del aire inhalado pasa de inmediato a través de las finísimas paredes de estos capilares y entra en los glóbulos rojos, y cambia su color azul púrpura al rojo brillante.

El fenómeno opuesto ocurre cuando los glóbulos rojos, después de viajar por el torrente sanguíneo, llegan a los capilares existentes en los tejidos de todo el cuerpo. Allí liberan el oxígeno que las células usarán en sus combustiones y se cargan de anhídrido carbónico.

EL SISTEMA DE TRANSPORTES

Continúa en parte 3

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: