Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.17–“Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego…’ Category

AMPARO Y FORTALEZA-parte17-

¿QUE ESPERANZA HAY PARA  NUESTROS SERES QUERIDOS QUE HAN MUERTO?-parte 3-

COMO PUEDEN VOLVER A VIVIR LOS SERES HUMANOS-parte 2-

Piense en ésto: ¿En qué condición se encontraba Lázaro durante los cuatro días que estuvo muerto? Lázaro no dijo nada de haber estado en un cielo de inmensa dicha o en un infierno de tormento, y de haberlo  experimentado lo habría dicho. No, Lázaro estuvo completamente inconsciente en la muerte y hubiera continuado en esa condición hasta “la resurrección en el último día” si Jesús no lo hubiese devuelto a la vida entonces.

Es cierto que esos milagros de Jesús solo tuvieron un beneficio temporal, ya que las personas a quienes resucitó volvieron a morir. Sin embargo, El probó hace más de 2.000 años que, con el poder de Dios, ¡los muertos verdaderamente pueden volver a vivir! De modo que mediante sus milagros Jesús demostró en pequeña escala lo que sucederá en la Tierra bajo el Reino de Dios.

CUANDO MUERE UN SER QUERIDO

Cuando el enemigo muerte ataca, aunque usted tenga la esperanza de la resurrección, puede experimentar enorme pesar.  Abrahán tenía fe en que su esposa volvería a vivir, sin embargo leemos que “Abrahán  vino a hacer duelo por Sara, y a llorarla” (Génesis 23:2). ¿Y cómo reaccionó Jesús? Cuando Lázaro murió, El “llorando se estremeció en espíritu y se conmovió” (Juan 11:33-35). De  modo que el llorar cuando muere un ser querido no es una señal de debilidad.

La muerte de un hijo es una experiencia sumamente penosa, especialmente para la madre.  Por eso la Biblia reconoce el amargo pesar que puede experimentar una madre.  (2 Reyes 4:27). Por supuesto, lo mismo es cierto con respecto al padre. “Entonces el rey  (David) se turbó, y subió a la sala de la puerta, y lloró; y yendo, decía así: ¡Hijo mío Absalón, hijo mío, hijo mío Absalón! ¡Quién me diera que muriera yo en lugar de ti, Absalón, hijo mío, hijo mío! (2 Samuel 18:33).

Sin embargo, si usted tiene confianza en la resurrección, su pesar podrá ser superado.  La Biblia dice que no se apesadumbrará.

“Tampoco queremos hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos ésto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” (1 Tesalonicenses 4: 13-18).

Al contrario, usted se acercará a Dios en oración, y la Biblia le promete:  

“Echa  sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo” (Salmo 55:22).

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: