Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.45-“Esta es la verdadera santificación…que nuestros hábitos en el comer, beber, vestir sean tales que aseguren la preservación de la salud física, mental y moral…’ Category

 

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 45-

UN LLAMADO DE DIOS PARA SU PUEBLO EN ESTOS ULTIMOS DÍAS-parte 1-

“Si después de habérseles dado tanta luz, el pueblo de Dios continúa fomentando sus malas costumbres y sigue complaciendo sus apetitos en oposición a la reforma, sufrirá las consecuencias inevitables de la transgresión.  Dios no salvará milagrosamente de las consecuencias de sus faltas a aquellos que están resueltos a satisfacer a toda costa su apetito pervertido.  Les advirtió: “En dolor seréis sepultados” (Isaías 50:11).

Los presuntuosos que dicen “El Señor me ha sanado: no tengo necesidad de restringir mi alimentación; puedo comer y beber según me plazca”, necesitarán muy pronto, en su cuerpo y en su alma el poder sanador de Dios. El hecho de que el Señor nos haya curado misericordiosamente no es una razón para pensar que podemos seguir las prácticas del mundo. 

Obedezcamos a la orden que Cristo daba después de sus curaciones: “Vete y no peques más” (Juan 8:11).  El apetito no debe ser nuestro dios”. (Consejos sobre el Régimen Alimenticio pág.28)

“Los que gratifiquen su apetito, y entonces sufran por su intemperancia, pueden estar seguros de que Dios no intervendrá para salvar la salud y la vida que se puso en peligro en forma tan temeraria. La causa ha producido su efecto. Muchos como último recurso, siguen la instrucción de la Palabra de Dios, y solicitan las oraciones de la iglesia para la restauración de la salud. 

Dios no ve conveniente contestar oraciones ofrecidas a favor de tales personas, porque El sabe que si su salud fuera restablecida, ellos la sacrificarían de nuevo sobre el altar de un apetito malsano”.

“A fin de estar listos para la traslación, los hijos de Dios deben conocerse a sí mismos.  Deben tener una comprensión de su propia estructura física. Siempre deben tener el apetito en sujeción a los órganos morales e intelectuales.  El cuerpo debe ser el siervo de la mente, y no la mente del cuerpo”.  (CRA. pág.72, 29, 36)

“¿Violaremos la Santa Ley de Dios siguiendo prácticas egoístas? ¿Rebajaremos nuestras mentes y abusaremos de nuestras facultades con una forma equivocada de comer? ¿Viviremos una vida tan diferente de la de Cristo que el Salvador se avergonzará de llamarnos hermanos? El pide una reforma decidida. Cuando rompamos con toda complacencia destructora de la salud, tendremos una percepción más clara de lo que constituye la verdadera santidad.  Un cambio poderoso se verá en nuestra experiencia religiosa”.   (CRA.pag.38)

“El Espíritu de Dios no puede venir en nuestra ayuda, y asistirnos en el perfeccionamiento de un carácter cristiano, mientras estamos satisfaciendo nuestro apetito en perjuicio de nuestra salud, y mientras el orgullo de la vida nos domina”.

“Todos los que participan de la naturaleza divina escaparán de la corrupción que está en el mundo por la concupiscencia.  Es imposible que los que satisfacen el apetito obtengan la perfección cristiana”.

“Esta es la verdadera santificación.  No es meramente una teoría, una emoción, o una forma de palabras, sino un principio vivo y activo que entra en la vida cotidiana, Requiere que nuestros hábitos en el comer, beber, vestir sean tales que aseguren la preservación de la salud física, mental y moral, para que podamos presentar al Señor nuestros cuerpos, no como una ofrenda corrompida por los malos hábitos, sino como “sacrificio vivo, santo, agradable a Dios” (Rom.12:1).      (CRA.pag. 67) 

Continúa en parte 46

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: