Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.17-Cuando Dios deja al hombre librado a su propio rumbo,es para éste la hora más tenebrosa de su vida. Pero el Señor ayudará a los que se levanten en defensa de su verdad.’ Category

FE Y OBRAS–parte 17-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

LA VERDADERA NORMA DE SANTIDAD

SI ALGUNA VEZ HUBO UN TIEMPO, ES AHORA

Si alguna vez hubo un tiempo cuando necesitamos fe y esclarecimiento espiritual, es ahora.  Los que están velando en oración y escudriñando las Escrituras diariamente con un ferviente deseo de conocer y hacer la voluntad de Dios, no serán desviados por ninguno de los engaños de Satanás.  Solo ellos discernirán el pretexto que hombres arteros adoptan para seducir y entrampar. Se dedica tanto tiempo y atención al mundo, al vestido, a la comida y a la bebida, que no se deja tiempo para la oración  y el estudio de las Escrituras.

Queremos la verdad en cada punto, y debemos buscarla como a tesoros escondidos. Por doquier se nos presentan atrayentes fábulas, y los hombres escogen creer en el error antes que en la verdad, porque la aceptación de la verdad entraña una cruz.  El yo debe ser negado; el yo debe ser crucificado. 

Por eso,  Satanás les presenta un camino más fácil invalidando la Ley de Dios.  Cuando Dios deja al hombre librado a su propio rumbo, es para éste la hora más tenebrosa de su vida.  Porque dejar que una criatura obstinada y desobediente tome su propio sendero, que siga la inclinación de su propia mente y acumule las oscuras nubes del juicio de Dios a su alrededor, es algo terrible.

Pero Satanás tiene sus agentes que son demasiado orgullosos para arrepentirse y que están constantemente en acción para echar por tierra y hollar la causa de Jehová.  ¡Qué día de aflicción y desesperación, cuando tengan que hacer frente a su obra con toda su carga de consecuencias! Almas que podrían haber sido salvadas para Jesucristo, se habrán perdido por sus enseñanzas e influencia.

Cristo murió por ellos, para que pudieran tener vida. Abrió delante de ellos el camino por el cual podrían, mediante los méritos de Jesús, guardar la Ley de Dios.  Dice Cristo: “Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar” (Apoc.3:8). Cuán arduamente tratan los hombres de cerrar esa puerta; pero no pueden.  El testimonio de Juan es “Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo”  (Apoc.11:19).

Debajo del propiciatorio, delante del arca, estaban las dos tablas de piedra que contenían la Ley de Jehová.  Los fieles de Dios veían la luz que emanaba de la Ley, para ser dada al mundo. Y ahora la intensa actividad de Satanás tiene el propósito de cerrar esa puerta de luz; pero Jesús dice que nadie puede cerrarla. Los hombres se apartarán de la luz, la atacarán y despreciarán, pero aún resplandece con rayos claros y nítidos para animar y bendecir a todos los que la contemplan.

Los hijos de Dios tendrán un fiera lucha con el adversario de las almas, y se volverá extremadamente encarnizada a medida que nos acercamos a la culminación del conflicto.  Pero el Señor ayudará  a los que se levanten en defensa de su verdad.  (Elena White)

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: