Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.04-La creación pertenece a Dios. El Señor podría, abandonando al hombre, detener su aliento al instante. Todo lo que el hombre es y todo lo que tiene pertenece a Dios. El mundo entero es de Dios.’ Category

FE Y OBRAS –parte 4-

“SIN FE ES IMPOSIBLE AGRADAR A DIOS”(Heb.11:6)-“LA FE SIN OBRAS ES MUERTA” (Sant.2:20)

SE PIERDE EL FAVOR DE DIOS-parte 2-

El hombre quebrantó la Ley de Dios, y por medio del Redentor se hicieron promesas nuevas y frescas sobre una base diferente.  Todas las bendiciones deben venir a través de un Mediador. 

Ahora cada miembro de la familia humana está enteramente en las manos de Cristo, y todo lo que poseemos en esta vida presente –ya sea dinero, casas, tierras, capacidad de razonar, fortaleza física, o facultades intelectuales-, y toda la bendiciones de la vida futura, han sido colocados en nuestra posesión como tesoros de Dios para que sean fielmente empleados en beneficio del hombre. 

Cada don tiene el sello de la cruz y lleva la imagen y el sobrescrito de Jesucristo.  Todas las cosas provienen de Dios. Desde los beneficios más insignificantes hasta la mayor bendición, todo fluye por un único Canal: la mediación sobrehumana asperjada con la sangre cuyo valor supera todo cálculo porque era la vida de Dios en su Hijo.

Ahora bien, ninguna alma puede darle a Dios algo que ya no sea de El.  Recuerden ésto: “Todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos” (1 Cron.29:14).  Esto debe ser presentado delante de la gente dondequiera que vamos: que nosotros no poseemos nada, ni podemos ofrecer cosa alguna de valor, de obras, de fe, que no hayamos recibido primeramente de Dios y sobre lo cual El puede en cualquier momento poner su mano y decir: “Esto es mío –dádivas, bendiciones y dotes que yo te confíe, no para enriquecerte, sino para que la uses sabiamente en beneficio del mundo”.

TODO ES DE DIOS

La creación pertenece a Dios.  El Señor podría, abandonando al hombre, detener su aliento al instante.  Todo lo que el hombre es y todo lo que tiene pertenece a Dios.  El mundo entero es de Dios.  Las casas que el hombre posee, sus conocimientos personales, todo lo que es valioso o brillante, es dotación de Dios. Todo es obsequio suyo, que ha de serle devuelto ayudando a cultivar el corazón humano. 

Las ofrendas más espléndidas pueden ser colocadas sobre el altar de Dios, y los hombres alabarán, exaltarán y cantarán al Dador por su liberalidad. ¿En qué?  “Todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos” (1Cron.29:14). Ninguna obra del hombre puede hacerlo acreedor del amor perdonador de Dios, pero cuando el amor de Dios penetra en el alma lo llevará a hacer las cosas que Dios siempre requirió y que él debería efectuar con placer.  Habrá hecho tan sólo lo que siempre fue su deber.

Los ángeles de Dios en el cielo, que nunca han caído, cumplen la voluntad del Señor continuamente.  Respecto de todo lo que hacen en sus afanosas diligencias de misericordia por este mundo, protegiendo, guiando y cuidando por siglos a la obra de la creación de Dios –tanto a los justos como a los injustos-, pueden en verdad decir: “Todo es tuyo.  De lo recibido de tu mano te damos”

¡Si el ojo humano pudiera vislumbrar el servicio de los ángeles! ¡Si la imaginación pudiera captar y explayarse en el servicio abundante y glorioso de los ángeles de Dios, y en los conflictos que sostienen a favor de los hombres a fin de protegerlos, guiarlos, ganarlos y liberarlos de las trampas de Satanás! ¡Cuán diferentes serían las conductas y el sentimiento religioso!  (Elena White)

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: