Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.22-EL ESPIRITU NOS VISITA.’ Category

 

RECIBIREIS PODER-Persona, Presencia y  Obra del Espíritu  Santo-parte 22-

EL ESPIRITU NOS VISITA

En El también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de nuestra salvación, y habiendo creído en él, fuistes sellados con el Espíritu Santo de la promesa” (Efesios 1:13).

Mediante la profunda acción del Espíritu de Dios los creyentes habrán de encarar los más fieros asaltos del enemigo, quien los presionará con tentaciones destinadas a neutralizar la obra del Espíritu de Dios. Su propósito es impedir que las importantes verdades presentadas por el Espíritu Santo purifiquen y santifiquen a los que recibieron la luz celestial, y para que Cristo no pueda ser glorificado en ellos.

La oportunidad de contar con una mayor luz celestial, no es apreciada como sagrada, ni se le permite actuar, y ésto producirá oscuridad espiritual. Además, si el creyente no valora las impresiones hechas por el Espíritu de Dios, desaparecerá de la mente el terreno santo que ocupaba.

Los que estén dispuestos a realizar avances en su conocimiento espiritual, deben permanecer junto a la fuente de Dios para beber una y otra vez del pozo de la salvación que les ha sido abierto gratuitamente. Nunca deben abandonar este manantial que refresca, para que su corazón, pletórico de gratitud y amor, sea un exponenete de la bondad y de la compasión de Dios. Continuamente deben beber del líquido vital.

Más os he dicho, que aunque me habéis visto, no creéis” (Juan 6:36). En el caso de muchos, esto se ha cumplido literalmente. A pesar de que el Señor les ha dado a conocer la verdad, les ha mostrado su carácter misericordioso y los ha iluminado, se vuelven incrédulos y no les importa todas esas manifestaciones de compasión y amor.

Percibieron la profunda obra del Espíritu de Dios; sin embargo cuando fueron objeto de la tentaciones insidiosas de Satanás, que generalmente ataca después de un período de reavivamiento, no resistieron la prueba hasta la muerte. Por no compartir la luz que recibieron, pudiendo haber estado en terreno ventajoso, fueron aplastados por el enemigo. Deberían haber obrado y procedido en armonía con las sagradas revelaciones del Espíritu Santo, pero, al no hacerlo, sufrieron gran pérdida.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: