Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.74-Las tinieblas que cubrían la tierra a la hora de la crucifixión,escondían compañías enteras de agentes celestiales,y la tierra se sacudía ante la marcha de los ejércitos del cielo.IMPERD.’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 74-

LOS ÁNGELES DURANTE LA PASIÓN Y MUERTE DE CRISTO-parte 5-

LA CRUCIFICCION DE CRISTO-parte 1-

El Hijo de Dios fue entregado al pueblo para ser crucificado. Cargaron sobre El la pesada cruz…pero Jesús se desvaneció por la carga.  Entonces encontraron…un hombre que, aunque no había profesado abiertamente su fe en Cristo, no obstante creía en El.  Cargaron sobre él la cruz, y él la llevó hasta su destino fatal.  Compañías de ángeles estaban formadas en el aire sobre el lugar. (SG)

¿Quiénes presenciaron esta escena? El universo celestial, Dios el Padre, Satanás y sus ángeles. (BE & ST)

Ángeles celestiales…escuchaban las mofas y burlas. Gozosamente hubieran roto filas para acercarse al Hijo de Dios en su humillación y angustia corporal, pero no se les permitió. (MR)

“A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar”, era la burla lanzada sobre Cristo durante la agonía de su muerte en la cruz.  En cualquier momento podría haberse salvado a sí mismo y descendido de la cruz.  Pero si lo hubiera hecho, el mundo hubiese quedado bajo el control del gran apóstata.  Los ángeles se admiraban de que Jesús no sellase con la muerte los labios de sus escarnecedores.  (The Youth Instructor)

Entre aquellos que se burlaban de Cristo mientras pendía de la cruz, se encontraban Satanás y sus ángeles personificados. Satanás era el que llenaba sus bocas de maldiciones viles; él inspiraba sus burlas. (MR)

Los principados y las potestades de las tinieblas estaban reunidos alrededor de la cruz.  El gran apóstata sin manifestarse abiertamente, dirigía a su hueste que, a su vez, se ligaba con seres humanos en su lucha contra Dios. (ST)

Cristo luchó con el poder de Satanás, quien declaraba que tenía a Cristo en su poder, que era superior en fuerza al Hijo de Dios, que el Padre había negado a su Hijo y que ya no gozaba del favor de Dios más que el mismo.

Cristo no cedió en el menor grado al enemigo que lo torturaba, ni aún en su más acerba angustia.  Rodeaban al Hijo de Dios legiones de ángeles malos, mientras que a  los santos ángeles se les ordenaba que no rompiesen filas ni se empeñasen en lucha contra el enemigo que le tentaba y vilipendiaba. 

A los ángeles celestiales no se les permitió ayudar al angustiado espíritu del Hijo de Dios.  Fue en aquella terrible hora de tinieblas, en que el rostro de su Padre se ocultó mientras le rodeaban legiones de malos ángeles y los pecados del mundo estaban sobre El, cuando sus labios profirieron estas palabras: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado” (Mateo 27:46).  (JT 231-232)

Las tinieblas que cubrían la tierra a la hora de la crucifixión, escondían compañías enteras de agentes celestiales, y la tierra se sacudía ante la marcha de los ejércitos del cielo.  Las rocas se partían, y por tres horas la tierra se cubrió de una oscuridad impenetrable.  La naturaleza, con su oscuro manto, quería esconder los sufrimientos del Hijo de Dios. (MR)

Continúa en parte 75

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: