Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.62-Tan pronto como sus ojos se acostumbraron a la gloriosa presencia de un ángel, he aquí que todo el valle fue iluminado con la gloria de ángeles que llenó las planicies de Belén.’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 62-

LOS ÁNGELES DURANTE LA ENCARNACIÓN Y LA NIÑEZ DE CRISTO-parte 3-

ANTES DEL NACIMIENTO DE CRISTO-parte 2-

Los ángeles pasaron por alto la escuela de los profetas y los palacios de los reyes, y aparecieron ante humildes pastores que cuidaban su rebaño durante la noche en las planicies de Belén.  Primero apareció solo un ángel revestido de toda la gloria del cielo; y tan sorprendidos y aterrorizados quedaron los pastores, que apenas podían mirar con inenarrable asombro la maravillosa aparición. 

Pero el ángel del Señor se acercó a ellos y les dijo: “No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.  Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre” (Luc.2:10-12).

Tan pronto como sus ojos se acostumbraron a la gloriosa presencia de un ángel, he aquí que todo el valle fue iluminado con la maravillosa gloria de una multitud de ángeles que llenó las planicies de Belén.  El ángel había aquietado el temor de los pastores, antes de abrir sus ojos para que presenciaran la multitud de la hueste angelical alabando a Dios y diciendo: “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!”

Después que la gloriosa presencia desaparece, y los ángeles regresan al cielo, los pastores, llenos de gozo, se apresuran a compartir las buenas nuevas y buscar al Salvador.  Encuentran al niño Redentor, tal como los ángeles lo habían anunciado: envuelto en pañales, y acostado en los angostos límites de un pesebre. (RH)

Satanás vio las planicies de Belén iluminadas con la brillante gloria de una multitud de ángeles celestiales.  Escuchó su coro: “¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!”

El príncipe de las tinieblas vio a los pastores que llenos de temor contemplaban el valle iluminado, y temblaban ante la exhibición de excelsa gloria que penetraba sus sentidos. Y él, jefe de la rebelión, también tembló al escuchar la declaración del ángel: “No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor”…

Satanás sabia que este coro de mensajeros celestiales que proclamaba con gran gozo el advenimiento del Salvador a un mundo caído, no presagiaba nada bueno para él.  Oscuros presentimientos llenaron su mente al pensar en la influencia que este advenimiento tendría sobre su reino. (RH)

LOS MAGOS-parte 1-

No fue sólo sobre los collados de Judea, ni entre los humildes pastores, donde los ángeles encontraron a quienes velaban esperando la venida del Mesías. En tierra de paganos había también quienes le esperaban; eran sabios, ricos y nobles filósofos del oriente.  Observadores de la naturaleza, los magos habían visto a Dios en sus obras.

Por las escrituras hebraicas tenían conocimiento de la estrella que debía proceder de Jacob, y con ardiente deseo esperaban la venida de Aquel que sería no sólo “la consolación de Israel”, sino una “luz para revelación a los gentiles” y “salvación hasta lo último de la tierra” (Luc.2:25, 32; Hechos 13:47)

Los sabios…habían estudiado las profecías y sabían que el tiempo para el advenimiento del Mesías había llegado. Esperaban ansiosamente alguna señal de este gran evento, a fin de estar entre los primeros en dar la bienvenida al niño rey, y adorarlo. 

Estos sabios habían visto la luminosidad que rodeó la presencia de los mensajeros celestiales que anunciaron el advenimiento de Cristo a los pastores de Israel, y posteriormente detectaron la brillante estrella que apareció y se mantuvo en el firmamento.  La apariencia y dimensión de esta brillante estrella que los sabios no habían visto antes, atrajo su atención y la consideraron la señal esperada.  Entonces, el Espíritu de Dios los condujo en su búsqueda del visitante celestial a este mundo caído. (1Redemption Series 16)

Continúa en parte 63

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: