Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.50-Pero Elías no estaba solo. La más poderosa hueste de ángeles lo rodea; ángeles que exceden en fortaleza han venido del cielo para proteger al fiel y justo profeta.’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 50-

LOS ÁNGELES DESDE EL TIEMPO DE DAVID HASTA EL CAUTIVERIO BABILÓNICO-parte 2-

SALOMÓN

El aprecio del pueblo se tornó hacia Salomón así como había ocurrido con David, y le obedecían en todo.  Un ángel fue enviado para instruir a Salomón.  En  la noche, Salomón soñó que Dios conversaba con él:

“Y le dijo Dios: Pide lo que quieras que yo te dé.  Y Salomón dijo: Tú hiciste gran misericordia a tu siervo David mi padre, porque él anduvo delante de ti en verdad, en justicia, y con rectitud de corazón para contigo; y tú le has reservado ésta tu gran misericordia, en que le diste hijo que se sentase en su trono, como sucede en este día…Da, pues, a tu siervo corazón entendido para juzgar a tu pueblo, y para discernir entre lo bueno y lo malo; porque ¿quién podrá gobernar éste tu pueblo tan grande?” (1 Rey. 3:5-9).  (SG)

Además de los querubines que estaban situados sobre la cubierta del arca, Salomón mandó hacer otros dos ángeles de mayores dimensiones, que fueron colocados a cada extremo del arca, para representar a los ángeles celestiales que siempre protegían la Ley de Dios.  Es imposible describir la belleza y esplendor de ese tabernáculo.  Allí, como en el santuario del desierto, el arca fue tenida en solemne reverencia, y colocada bajo las alas de los querubines que  permanecían sobre el piso. (SP)

ELÍAS-parte 1-

Elías se presentó ante Acab para denunciar su apostasía y la de Israel, e informarle acerca de los juicios de Dios.  Dios entonces dirigió al profeta a un lugar seguro en las montañas, en las cercanías del arroyo de Querit, para apartarlo del poder de Jezabel. Allí honró al profeta enviándole comida de mañana y de tarde mediante un ángel del cielo.  Cuando el arroyo se secó, le envió a la viuda de Sarepta, y en la casa de ésta realizó un milagro cada día para mantener alimentados al profeta y a la familia de la viuda.

Frente al rey Acab y a los falsos profetas, y rodeado por las huestes congregadas de Israel, estaba Elías de pie, el único que se había presentado para vindicar el nombre de Jehová.  Aquel a quien todo el reino culpaba de su desgracia se encontraba ahora delante de ellos, aparentemente indefenso en la presencia del monarca de Israel, de los profetas de Baal, los hombres de guerra y los millares que le rodeaban.  Pero Elías no estaba solo.  Sobre él y en derredor de él estaban las huestes del cielo que lo protegían, ángeles excelsos en fortaleza. (Profetas y Reyes-107)

A plena luz del día, y rodeado por miles –hombres de guerra, profetas de Baal y el mismo monarca de Israel- permanece el indefenso Elías, aparentemente solo; pero no lo está.  La más poderosa hueste de ángeles lo rodea; ángeles que exceden en fortaleza han venido del cielo para proteger al fiel y justo profeta.  Con voz firme y decidida pregunta: “¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros  entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él.  Y el pueblo no respondió palabra” (1 Rey. 18:21).

En el Carmelo, mientras Israel dudaba y vacilaba, la voz de Elías rompió nuevamente el silencio:

“Solo yo he quedado profeta de Jehová; más de los profetas de Baal hay cuatrocientos cincuenta hombres. Dénsenos, pues, dos bueyes, y escojan ellos uno, y córtenlo en pedazos, y pónganlo sobre leña, pero no pongan fuego debajo; y yo prepararé el otro buey, y lo pondré sobre leña, y ningún fuego pondré debajo.  Invocad luego vosotros el  nombre de vuestros dioses, y yo invocaré el nombre de Jehová; y el Dios que respondiere por medio de fuego, ése sea Dios” (1 Rey.18:22-24).

Continúa en parte 51

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: