Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.43-Antiguamente,cuando Dios enviaba a sus ángeles para ministrar o comunicarse con los seres humanos,éstos tomaban conciencia de haber visto ángeles se llenaban de temor reverente y…’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 43-

LOS ÁNGELES DESDE EL TIEMPO DE LOS JUECES HASTA EL PRIMER REINADO-parte 1-

CRISTO COMO “ÁNGEL DEL SEÑOR”

En el tiempo antiguo, cuando Dios enviaba a sus ángeles para ministrar o comunicarse con los seres humanos, cuando éstos tomaban conciencia de haber visto ángeles y hablado con ellos, se llenaban de temor reverente y pensaban que habrían de morir.  Tenían un concepto exaltado del poder y de la majestad de Dios, que al estar en contacto directo con uno de aquellos que había estado en la divina presencia, creían que serían destruidos. (Jueces 6:22-23; 13:21-22; Josué 5:13-15).  (SG)

Después de la muerte de Josué y de los ancianos que estaban asociados con él, el pueblo comenzó gradualmente a volver a la idolatría.

El Señor no permitió que los pecados de su pueblo quedaran sin reproches.  Aún había fieles adoradores en Israel; y muchos otros, por hábito o por tradición, asistían al culto a Dios en el tabernáculo.  Una gran multitud estaba reunida en ocasión de una fiesta religiosa cuando un ángel de Dios, que había aparecido en Gilgal, se manifestó en medio de la congregación reunida en Silo.

Este ángel, el mismo que apareció a Josué antes de la toma de Jericó, no era otro personaje sino el Hijo de Dios.  Les mostró que El no había quebrantado sus promesas, sino que ellos habían violado el pacto solemne.  “Cuando el ángel de Jehová habló estas palabras a todos los hijos de Israel, el pueblo alzó  su voz y lloró…y ofrecieron allí sacrificios a Jehová” (Jueces 2:4-5). Sin embargo su arrepentimiento no tuvo resultados permanentes. (ST)

GEDEON

Era Gedeón, hijo de Joás, de la tribu de Manasés.  La rama a la cual pertenecía esta familia no desempeñaba ningún cargo destacado, pero la casa de Joás se distinguía por su valor e integridad. A Gedeón llamó, pues, el Señor para libertar a su pueblo. Estaba entonces ocupado en trillar su trigo…Mientras Gedeón trabajaba en secreto y en silencio, pensaba con tristeza en las condiciones de Israel, y consideraba como se podría hacer para sacudir el yugo del opresor sobre su pueblo.

De repente “el ángel de Jehová se le apareció” y le dirigió estas palabras: “Jehová está contigo, varón esforzado”.  (Jueces 6:12) (PP-589)

El ángel había velado la divina gloria de su presencia; pero no era otro sino Cristo, el Hijo de Dios.  Cuando un profeta o un ángel comunicaban un mensaje divino sus palabras eran: “El Señor dice”. Pero el Personaje que habló con Gedeón se declara: “Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo”.  (Jueces 6:16)

Deseando mostrar un honor especial a su ilustre visitante, y habiendo éste asegurado que esperaría su regreso, Gedeón se apresuró a regresar a su tienda. De sus escasas provisiones, preparó un cabrito y panes sin levadura, y los presentó ante él.

Cuando el regalo fue presentado, el ángel dijo: “Toma la carne y los panes sin levadura, y ponlos sobre esta peña, y vierte el caldo” (Jueces 6:20).  Gedeón lo hizo así, y entonces el Señor le dio la señal que él deseaba.  Con el báculo que tenía en su mano, el ángel tocó la carne y los panes sin levadura.  El fuego que subió de la peña consumió la comida, porque fue aceptada más como un sacrificio que como una muestra de hospitalidad. El que la consumió era Dios y no hombre.  Después de esta muestra de su divino carácter, el ángel desapareció.

Gedeón exclamó: “Ah, Señor Jehová, que he visto al ángel de Jehová cara a cara”.  Entonces misericordiosamente el Señor apareció por segunda vez a Gedeón y le dijo: “Paz a ti; no tengas temor, no morirás”. Estas preciosas palabras fueron dichas por el mismo compasivo Salvador que dijo a sus discípulos sobre el mar tormentoso: “¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!” (Mat.14:27). Era Aquél que también apareció a los afligidos discípulos en el aposento alto y les dirigió las mismas palabras que dirigiera a Gedeón: “Paz a vosotros”. (Luc.24:36). (ST)

SANSÓN

Continúa en parte 44

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: