Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.33-Jacob y Esaú,los hijos gemelos de Isaac,presentan un contraste sorprendente tanto en su vida como en su carácter.Esta desigualdad fue predicha por el ángel de Dios antes de que naciesen.’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 33-

LOS ÁNGELES EN LA ERA PATRIARCAL-parte 4-

EL CASAMIENTO DE ISAAC

Para Abrahán, elegir esposa para su hijo era asunto de suma importancia y anhelaba que se casara con quien no lo apartase de Dios.  Isaac, confiando en la sabiduría y el cariño de su padre, se conformaba con dejarle a él la solución del asunto creyendo que Dios le guiaría en la elección. Los pensamientos del patriarca se dirigieron hacia los parientes de su padre que estaban en Mesopotamia.

Abrahán confió este importante asunto a su servidor más anciano de su casa, hombre piadoso y experimentado, de sano juicio, que le había dado fiel y largo servicio. “Jehová, Dios de los cielos,-le dijo- que me tomó de la casa de mi padre…enviará  su ángel delante de ti”.  (Gen.24:7)

El mensajero se puso en camino sin demora…Al llegar a Harán, “la ciudad de Nacor”, se detuvo fuera de las murallas, cerca del pozo donde al atardecer iban las mujeres de la ciudad a sacar agua…Acordándose de las palabras de Abrahán referentes a que Dios enviaría su ángel con él, rogó a Dios con fervor para pedirle que le dirigiera en forma positiva. En la familia de su amo estaba acostumbrado a ver de continuo manifestaciones de amabilidad y hospitalidad, y rogó ahora que un acto de cortesía le señalase la doncella que Dios había elegido.

Apenas hubo formulado su oración, le fue otorgada la respuesta. Entre las mujeres que se habían reunido cerca del pozo, había una cuyos modales corteses llamaron su atención.  En el momento en que ella dejaba el pozo, el forastero fue a su encuentro y le pidió un poco de agua del cántaro que llevaba al hombro.  

Le fue concedido amablemente lo que pedía, y se le ofreció sacar agua también para los camellos, un servicio que hasta las hijas de los príncipes solían prestar para atender a los ganados de sus padres.  Esa era la señal deseada.

Abrahán vivía en Beerseba, e Isaac después de apacentar el ganado en los campos vecinos, había  vuelto a la tienda de su padre, para esperar la llegada del mensajero de Harán.  “Y había salido Isaac a meditar al campo, a la hora de la tarde…Entonces el criado contó a Isaac todo lo que había hecho. Y la trajo Isaac a la tienda de su madre Sara, y tomó a Rebeca por mujer”. (Gen.24:63-67)

JACOB Y ESAÚ-parte 1-

Jacob y Esaú, los hijos gemelos de Isaac, presentan un contraste sorprendente tanto en su vida como en su carácter. Esta desigualdad fue predicha por el ángel de Dios antes de que naciesen.  Cuando él contestó la oración de Rebeca, le anunció que tendría dos hijos y le reveló su historia futura, diciéndole que cada uno sería jefe de una nación poderosa, pero que uno de ellos sería más grande que el otro, y que el menor tendría preeminencia.

Isaac…indicó claramente que Esaú, por ser el mayor, tenía derecho a la primogenitura.  Pero Esaú no amaba la devoción, ni tenía inclinación hacia la vida religiosa…Rebeca recordaba las palabras del ángel y, con percepción más clara que la de su esposo, comprendía el carácter de sus hijos. 

Estaba convencida de que Jacob estaba destinado a heredar la promesa divina.  Repitió a Isaac las palabras del ángel; pero los afectos del padre se concentraban en su hijo mayor, y se mantuvo firme en su propósito. (PP-175-176)

Jacob había oído a su madre referirse a la indicación divina de que él recibiría la primogenitura, y desde entonces tuvo un deseo indecible de alcanzar los privilegios que esta confería. No era la riqueza del padre lo que ansiaba; el objeto de sus anhelos era la primogenitura espiritual.

Cuando Esaú, al volver un día de la caza, cansado y desfallecido, le pidió a Jacob la comida que estaba preparando, este último…aprovechó la oportunidad y ofreció saciar el hambre de su hermano a cambio de la primogenitura.”He aquí yo me voy a morir; –exclamó el temerario y desenfrenado cazador- ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura?” (Gen.25:32). Y por un plato de lentejas se deshizo de su primogenitura…

Continúa en parte 34

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: