Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.12-Los ángeles reconocieron la supremacía de Cristo,y postrándose ante El, le rindieron amor y adoración.Lucifer se postró con ellos,pero su corazón libraba un extraño y feroz conflicto.’ Category

LA VERDAD ACERCA DE LOS ANGELES-RESPUESTAS FIRMEMENTE BASADAS EN LA PALABRA DE DIOS—parte 12-

EL ORIGEN DEL MAL-parte 2-

DIOS COMUNICA EL VERDADERO LUGAR DE CRISTO

 

Antes de que la gran controversia principiase, debía presentarse claramente a todos la voluntad de Aquel cuya sabiduría y bondad eran la fuente de todo su regocijo.

El Rey del universo convocó a las huestes celestiales a comparecer ante El, a fin de que en su presencia  El pudiese manifestar cual era el verdadero lugar que ocupaba el Hijo y manifestar cuál era la relación que El tenía con todos los seres creados. Ante los habitantes del cielo reunidos, el Rey declaró que ninguno excepto Cristo, el Hijo unigénito de Dios, podía penetrar en la plenitud de sus designios y que a Este le daba encomendada la ejecución de los grandes propósitos de su voluntad. (Patriarcas y Profetas-pág.14-15).

El gran Creador convocó a las huestes celestiales para conferir honra especial a su Hijo en presencia de todos los ángeles.  Este estaba sentado en el trono con el Padre, con la multitud celestial de santos ángeles reunida a su alrededor.  Entonces el Padre hizo saber que había ordenado que Cristo, su Hijo, fuera igual a El; de modo que doquiera estuviese su Hijo, estaría El mismo también. La palabra del Hijo debería obedecerse tan prontamente como la del Padre. Este había sido investido de la autoridad de comandar las huestes angélicas. Debía obrar especialmente en unión con El en el proyecto de la creación de la tierra.

Lucifer estaba envidioso y tenia celos de Jesucristo.  No obstante, cuando todos los ángeles se inclinaron ante El para reconocer su supremacía, gran autoridad y derecho de gobernar, se inclinó con ellos, pero su corazón estaba lleno de envidia y odio. Cristo formaba parte del consejo especial de Dios para considerar sus planes, mientras Lucifer los desconocía. No comprendía, ni se le permitía conocer los propósitos de Dios.  En cambio Cristo era reconocido como Soberano del cielo, con poder y autoridad iguales a los de Dios. 

Lucifer creyó que él era el favorito del cielo entre los ángeles.  Había sido sumamente exaltado, pero aspiraba llegar a la altura de Dios mismo. Se glorificaba en su propia exaltación. Sabía que los ángeles lo honraban.  Tenía una misión especial que cumplir.  Había estado cerca del gran Creador y los persistentes rayos de la gloriosa luz que rodeaban al Dios eterno habían resplandecido especialmente sobre él. Pensó en como los ángeles habían obedecido sus órdenes con placentera celeridad. ¿No eran sus vestiduras brillantes y hermosas? ¿Por qué había que honrar a Cristo más que a él?

Los ángeles reconocieron gozosamente la supremacía de Cristo, y postrándose ante El, le rindieron su amor y adoración.  Lucifer se postró con ellos, pero en su corazón se libraba un extraño y feroz conflicto.  La verdad, la justicia y la lealtad luchaban contra los celos y la envidia.  La influencia de los santos ángeles pareció por algún tiempo arrastrarlo con ellos. Pero luego se llenó del orgullo de su propia gloria.  Volvió su deseo de supremacía, y nuevamente dio cabida a su envidia hacia Cristo.

LUCIFER COMIENZA SU CAMPAÑA CONTRA CRISTO

Continúa en parte 13

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: