Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.76– Bajo el título de estimulantes se clasifica una gran variedad de sustancias que aunque empleadas como alimento y bebida, irritan el estómago, envenenan la sangre y excitan los nervios.’ Category

LA FUENTE DE CURACION-parte 76-

ESTIMULANTES Y NARCÓTICOS -parte 1-

Bajo el título de estimulantes se clasifica una gran variedad de sustancias que aunque empleadas como alimento y bebida, irritan el estómago, envenenan la sangre y excitan los nervios.  Su consumo es un mal positivo. El uso de estimulantes lleva siempre al exceso, y es un agente activo para provocar la degeneración y el decaimiento físico.

LOS CONDIMENTOS

En esta época de apresuramiento cuanto menos excitante sea el alimento, mejor.  Los condimentos son perjudiciales de por si.  La mostaza, la pimienta, las especias, los encurtidos y otras cosas por el estilo, irritan el estómago y enardecen y contaminan la sangre.  La inflamación del estómago del borracho se representa muchas veces gráficamente para ilustrar el efecto de las bebidas alcohólicas.  El consumo de condimentos irritantes produce una inflamación parecida.  El organismo siente una necesidad insaciable de algo más estimulante.

EL TE Y EL CAFÉ

El té estimula y hasta cierto punto embriaga.  Parecida resulta también la acción del café y de muchas otras bebidas populares.  El primer efecto es agradable.  Se excitan los nervios del estómago, y esta excitación se trasmite al cerebro, que, a su vez acelera la actividad del corazón, y da al organismo entero cierta energía pasajera.  No se hace caso del cansancio; la fuerza parece haber aumentado, la inteligencia se despierta y la imaginación se Aviva.

En consecuencia, muchos se figuran que el té o el café les hacen mucho bien.  Pero es un error.  El té y el café no nutren el organismo.  Su efecto se produce antes de la digestión y la asimilación, y lo que parece ser fuerza, no es más que excitación nerviosa.  Pasada la acción del estimulante, la fuerza artificial declina y deja en su lugar un estado correspondiente de languidez y debilidad.

El consumo continuo de estos excitantes de los nervios provoca dolor de cabeza, insomnio, palpitaciones del corazón, indigestión, temblores y muchos otros males; porque esos excitantes consumen las fuerzas vitales.  Los nervios cansados necesitan reposo y tranquilidad en vez de estimulo y recargo de trabajo.  La naturaleza necesita tiempo para recuperar las agotadas energías. 

Cuando sus fuerzas son aguijoneadas por el uso de estimulantes uno puede realizar mayor tarea; pero cuando el organismo queda debilitado por aquel uso constante se hace más difícil despertar las energías hasta el punto deseado.  Es cada vez más difícil dominar la demanda de estimulantes hasta que la voluntad queda vencida y parece que no hay poder para negarse a satisfacer un deseo tan ardiente y antinatural, que pide estimulantes cada vez más fuertes, hasta que la naturaleza, exhausta, no puede responder a su acción.

EL HÁBITO DEL TABACO-parte 1-

El tabaco es un veneno lento, insidioso, pero de los más nocivos.  En cualquier forma en que se haga uso de él, mina la constitución; es tanto más peligroso cuanto sus efectos son lentos y apenas perceptibles al principio.  Excita y después paraliza los nervios.  Debilita y anubla el cerebro.  A menudo afecta los nervios más poderosamente que las bebidas alcohólicas.  Es un veneno  más sutil, y es difícil eliminar sus efectos del organismo.  Su uso despierta sed de bebidas fuertes, y en muchos casos echa los cimientos del hábito de beber alcohol.

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: