Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.55- En la sociedad llamada cristiana se gasta en joyas y en vestidos costosos lo que bastaría para dar de comer a todos los hambrientos y vestir a los desnudos.’ Category

 

 

LA FUENTE DE CURACION-parte 55-

EL VESTIDO- parte 1-

La Biblia nos enseña la modestia en el vestir.  “ASIMISMO, QUE ASISTAN LAS MUJERES EN TRAJE MODESTO, ADORNANDOSE CON SOBRIEDAD”.  (1ª. Tim.2:9)  Este pasaje prohíbe la ostentación en el vestir, todo medio a llamar la atención hacia la persona o despertar la admiración, queda excluido de la modesta indumentaria prescrita por la Palabra de Dios.

Nuestro modo de vestir debe ser de poco costo; no con “oro, o perlas, o vestidos costosos”.  (1a. Tim. 2:9)  El dinero es un depósito que Dios nos ha confiado.  No es nuestro para gastarlo en cosas que halaguen nuestro orgullo o ambición.  En manos de los hijos de Dios el dinero es alimento para los hambrientos y ropa para los desnudos.  Es defensa para los oprimidos, recurso de salud para los enfermos y un medio para predicar el Evangelio.  Se podría dar felicidad a muchos corazones mediante el prudente uso de los recursos que ahora se gastan para la ostentación.  Consideremos la vida de Cristo.  Estudiemos su carácter y compartamos su abnegación.

En la sociedad llamada cristiana se gasta en joyas y en vestidos costosos lo que bastaría para dar de comer a todos los hambrientos y vestir a los desnudos.  La moda y la ostentación absorben los recursos con que se podría consolar y aliviar a los pobres y enfermos.  Privan al mundo del Evangelio del amor de Cristo.  Las muchedumbres perecen por falta de enseñanza Cristiana.

A nuestras puertas y en el extranjero los paganos quedan sin educación y se pierden.  Frente al hecho de que Dios llenó la tierra con su liberalidad, hinchió sus depósitos con las comodidades de la vida y nos dio gratuitamente el conocimiento salvador de su verdad ¿qué disculpa alegaremos por permitir que asciendan al cielo los clamores del huérfano, de los enfermos y los que padecen, de los ignorantes y los perdidos? 

En el día de Dios, al estar cara a cara con Aquél que dio su vida por estos necesitados, ¿qué disculpa aducirán los que hoy malgastan tiempo y dinero en satisfacciones que Dios prohibió?  ¿No les dirá Cristo “TUVE HAMBRE, Y NO ME DISTEIS DE COMER; TUVE SED, Y NO ME DISTEIS DE BEBER; FUI…DESNUDO, Y NO ME CUBRISTEIS; ENFERMO, Y EN LA CARCEL, Y NO ME VISITASTEIS”?  (Mateo 25: 42,43)

Cristo nos previno contra el orgullo de la vida.  Cristo nos enseña cuál es la belleza que el cielo aprecia, la gracia modesta, la sencillez, la pureza, la corrección que harán nuestros atavíos agradables  a Dios.  El vestido más hermoso es el que  nos manda llevar como adorno del alma.  No hay atavío exterior que pueda compararse en valor y en belleza con aquél “espíritu agradable y pacífico” que en su opinión es “de gran estima”.  (1ª. Pedro 3:4)

Para quienes hacen de los principios del Salvador la guía de su vida, ¡cuan preciosas son sus promesas!

“Y POR EL VESTIDO, ¿POR QUÉ OS AFANAIS?…. Y SI LA HIERBA DEL CAMPO QUE HOY ES, Y MAÑANA ES HECHADA EN EL HORNO, DIOS LA VISTE ASÍ, ¿NO HARÁ MUCHO MAS A VOSOTROS?…NO OS AFANEIS PUES DICIENDO…..¿CON QUE NOS CUBRIREMOS?….QUE VUESTRO PADRE CELESTIAL SABE QUE TENÉIS NECESIDAD  DE TODAS ESTAS COSAS. 

MAS BUSCAD PRIMERAMENTE EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, Y TODAS ESTAS COSAS OS SERÁN   AÑADIDAS”.  (Mateo 6:28, 30-33)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: