Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.36- Hay una estrecha relación entre el cerebro y el estómago, y cuando éste enferma se substrae fuerza nerviosa del cerebro para auxiliar a los órganos digestivos debilitados.’ Category

LA FUENTE DE CURACION-parte 36-

LA ALIMENTACION Y LA SALUD-parte 3-

COMO NO SE DEBE COMER-parte 1-

En muchos casos, la sensación de debilidad que da ganas de comer proviene del excesivo recargo de los órganos digestivos durante el día.  Estos, después de haber digerido una comida, necesitan descanso.  Entre las comidas deben mediar cuando menos cinco horas, y la mayoría de las personas que quieran hacer la prueba verán que dos comidas al día dan mejor resultado que tres.

Las comidas no deben ingerirse muy calientes ni muy frías.  Si la comida esta fría, la fuerza vital del estómago se distrae en parte para calentarlos antes que pueda digerirlos.  Por el mismo motivo las bebidas frías son perjudiciales, al par que el consumo de bebidas calientes resulta debilitante.  En realidad, cuanto más líquido se toma en las comidas, más difícil es la digestión, pues el líquido debe quedar absorbido antes de que pueda empezar la digestión. Evítese el uso de mucha sal y  especias, consúmase mucha fruta, y desaparecerá en gran parte la irritación que incita a beber mucho en las comidas.

Conviene comer despacio y masticar perfectamente, para que la saliva se mezcle debidamente con el alimento y los jugos digestivos entren en acción.

Otro mal grave es el de comer a deshoras, como por ejemplo después de un ejercicio violento y excesivo, o cuando se siente uno extenuado o acalorado.  Inmediatamente después de haber comido, el organismo gasta un gran caudal de energía nerviosa; y cuando la mente o el cuerpo están muy recargados inmediatamente antes o después de la comida, la digestión queda entorpecida.  Cuando se siente uno agitado, inquieto o apurado, es mejor no comer antes de haber obtenido descanso o sosiego.

Hay una estrecha relación entre el cerebro y el estómago, y cuando éste enferma se substrae fuerza nerviosa del cerebro para auxiliar a los órganos digestivos debilitados.  Si esto sucede con demasiada frecuencia, se congestiona el cerebro.  Cuando la actividad cerebral es continua y escasea el ejercicio físico, aun la comida sencilla debe tomarse con moderación.  Al sentarse a la mesa, deséchense los cuidados, las preocupaciones y todo apuro, para comer despacio y alegremente, con el corazón lleno de agradecimiento a Dios por todos sus beneficios.

Muchos de los que han descartado de su alimentación las carnes y demás manjares perjudiciales, piensan que, por ser sus alimentos sencillos y sanos, pueden ceder al apetito sin moderación alguna, y comen con exceso.  Es un error.  Los órganos digestivos no deben recargarse con una cantidad o calidad de alimento cuya asimilación abrume al organismo.

A veces el resultado del exceso en el comer se deja sentir en el acto.  En otros casos no se nota dolor alguno; pero los órganos digestivos pierden su poder vital y la fuerza física resulta minada en su fundamento.

El exceso de comida recarga el organismo, y crea condiciones morbosas y febriles.  Hace afluir al estómago una cantidad excesiva de sangre, lo que muy luego enfría las extremidades.  Impone también un pesado recargo a los órganos digestivos y cuando estos han cumplido su tarea, se experimenta decaimiento y languidez.  Los que se exceden así continuamente en el comer llaman hambre a esta sensación; pero en realidad no es más que el debilitamiento de los órganos digestivos.  A veces se experimenta embotamiento del cerebro, con aversión para todo trabajo mental o físico.

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: