Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.58-¿QUE DEBO HACER PARA VIVIR DE VERDAD?-Desde la misma creación, el deseo de Dios es que sus hijos vivan abundantemente en este mundo y eternamente en el mundo venidero.’ Category

 

ESPERANZA EN LA PALABRA-JESÚS LA UNICA ESPERANZA-parte 58-

¿QUE DEBO HACER PARA VIVIR DE VERDAD?-parte 1-

CAMBIE SU VIDA CON LA PODEROSA AYUDA DE DIOS

EN CADA SER HUMANO EXISTE EL DESEO PROFUNDO DE VIVIR.  Pero muchas veces, el brillo de este deseo es opacado por los golpes, los chascos y las heridas de la vida. El plan de Dios, querido lector, es que tú vivas una vida plena.

¿Qué significa ésto? Desde la misma creación, el deseo de Dios es que sus hijos vivan abundantemente en este mundo y eternamente en el mundo venidero.  Sólo hay una manera de vivir una vida abundante aquí y ahora y tener la esperanza de la vida eterna: nacer de nuevo.  Recibir esa chispa de la creación que origina una nueva existencia, con esperanza, paz y eternidad.  Este milagro se inicia con un encuentro, que te llevará a tomar la decisión más importante de tu vida. La siguiente historia de la Biblia nos explica ésto.

En HECHOS 16:26-33 leemos de un soldado romano cuya vida cambió cierta noche cuando hubo un terremoto en la misma prisión en la que trabajaba.  Las celdas de los prisioneros se abrieron, y el sismo lo despertó a la realidad de que él estaba en peligro: si se escapaba tan sólo un prisionero bajo su custodia, debía pagarlo con su vida. Cuando el carcelero vio que las celdas se abrieron ylas cadenas de todos se soltaron”, pensó en suicidarse.  Hasta que una voz lo detuvo…

Hay muchas personas a las que le va muy bien hasta que las alcanza un terremoto en la vida: un cáncer, la muerte de un ser amado, un divorcio. Estos sismos humanos han hecho que muchos no puedan remover los pesados escombros de sus vidas y terminen perdiendo el apetito por existir.  Sin ilusiones ni sueños.  Deseando suicidarse.  Pero Dios, en su misericordia, no nos abandona. Nos envía luz desde el cielo. Cuando el soldado romano estaba a punto de quitarse la vida, el apóstol Pablo, un hombre de Dios, clamó a gran voz, diciendo: “No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí” (vers. 28).

¿Te has dado cuenta  de que Dios ha puesto muchas veces en tu camino a personas como Pablo con el solo propósito de que vivas? Esa noche el soldado tuvo un encuentro con Dios, cayó a los pies del apóstol, le pidió que le mostrara el camino para vivir de verdad y que debía hacer para ser salvo. La respuesta no fue complicada.  Tenía que ver con una decisión. La parte del soldado era la más fácil y la de Dios la más difícil.  Lo que el hombre tenía que hacer era creer en el Señor Jesucristo, y Dios le daría una vida abundante en este mundo y la vida eterna en el mundo venidero.

Continúa en parte 59

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: