Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.16-YO CREO EN EL MENSAJE DE LOS TRES ÁNGELES DE APOCALIPSIS-Hay dos cosechas maduras en Apocalipsis 14: de los justos, y de los impíos.’ Category

ESPERANZA EN LA PALABRA-JESÚS LA UNICA ESPERANZA-parte 16-

YO CREO EN EL MENSAJE DE LOS TRES ÁNGELES DE APOCALIPSIS-parte 1-

El triunfo final de Cristo y su iglesia es el gran climax del drama de la redención. En Apocalipsis 14 este climax de la historia está descrito como la majestuosa venida del Hijo del Hombre para segar la mies de la tierra.  Este cuadro simbólico establece claramente el juicio final, que es una parte esencial de la fe bíblica.

En esta escena de la mies hay dos cosechas – una del grano, y la otra de la uva -. Ambas cosechas se representan completamente maduras, es decir, que ambas están listas para la siege. El crecimiento y la maduración final se pueden aplicar a la vida humana.  Las cualidades humanas, tanto buenas como malas, finalmente maduras.  Cada uno cosecha al final lo que ha sembrado. Lo que hace con la vida, la vida, a su vez, lo hará con él.

“Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; más el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna” (Gálatas 6:8)

Toda vida humana está creciendo lentamente y madurando para la cosecha final. Aunque no se da una interpretación especifica del significado de la cosecha de granos (Apocalipsis 14:14-16) que se da en Apocalipsis 14, es evidente que representa la reunión de los justos en el reino de Dios. 

En la parábola de Jesús acerca del tiempo de la cosecha se dice que el trigo representa a “los hijos del reino”, y la cosecha es “el fin del mundo” (Mateo 13:37-42).

Después de la destrucción de la cizaña, que representa a los impíos y “a los hijos del maligno”, los justos brillan como el sol en el reino de su Padre.  Así que en Apocalipsis 14 se concluye que la cosecha de grano representa el juntar a los justos.

Cuando llegaba la cosecha, en el idioma del clima de Palestina, ésto significaba que las lluvias tempranas (u otoño) y la tardía (o primavera) habían caído y habían hecho su trabajo en el desarrollo de la cosecha. Una vez que el grano está maduro, no hay más demora.

“Y cuando el fruto está maduro, en seguida se mete la hoz, porque la siega ha llegado” (Marcos 4:29).

No hay duda sobre el significado de la segunda cosecha de Apocalipsis 14.  Representa la cosecha de la uva (Apocalipsis 14:17-20). También está completamente madura, pero madura para la destrucción. Los racimos de uvas se recogen y se echan en “el gran lagar de la ira de Dios”.

La figura proviene de la costumbre de pisar a las uvas en el lagar con los pies descalzos. Quizá no hay un cuadro más terrible en toda la Biblia que el de Dios pisando el lagar en Isaías 63. Se plantea la pregunta:

“¿Quién es este que viene de Edom, de Bosra con vestidos rojos? ¿éste hermoso en su vestido, que marcha en la grandeza de su poder? Yo, el que hablo en justicia, grande para salvar” (Isaías 63:1).

Dios mismo responde:

“He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie había conmigo; los pisé con mi ira, y los hollé con mi furor; y su sangre salpicó mis vestidos, y manché todas mis ropas” (Isaías 63:3).

Hay, pues, dos cosechas separadas representadas en Apocalipsis 14 –una de los justos, y la otra de los impíos-. Ambas están completamente maduras. ¿Qué es lo que las ha madurado y las ha preparado para la cosecha –una madura para el reino de Dios, la otra madura para la destrucción?

Ya se ha hecho mención de la caída de las lluvias tempranas y tardías.  Además, antes de la cosecha, hay un mensaje especial de Dios para preparar a los hombres para la cosecha.

Continúa en parte 17

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: