Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.11-DUEÑOS DE TODO–DUEÑOS DE NADA.El hombre recibió la tierra en posesión;sólo Dios,tenía el derecho de propiedad,y de reglamentar la mayordomía.’ Category

ESPERANZA EN LA PALABRA-JESÚS LA UNICA ESPERANZA-parte 11-

DUEÑOS DE TODO – DUEÑOS DE NADA-parte 1-

AUNQUE LOS HOMBRES PENSEMOS Y ACTUEMOS COMO DUEÑOS DE TODO, EN REALIDAD NO SOMOS DUEÑOS DE NADA. TODO PERTENECE A DIOS.

PROPIEDAD Y MAYORDOMÍA

Dios nos ama, y El suple nuestras necesidades, y tiene derecho de propiedad sobre lo que somos y tenemos.  El apóstol Pablo escribió:

EL DIOS QUE HIZO EL MUNDO Y TODAS LAS COSAS QUE EN EL HAY, SIENDO SEÑOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA…EL ES QUIEN DA A TODOS VIDA Y ALIENTO Y TODAS LAS COSAS” (HECHOS 17:24, 25).

El apóstol reconoce que Dios es el Creador y el Sustentador, el Dueño y el Señor de la tierra. Aunque los hombres pensemos y actuemos como dueños de todo, en realidad no somos dueños de nada. Todo pertenece a Dios.  Pero El es generoso. No hizo los mundos porque le hicieran falta, sino porque desea compartir con sus criaturas su vida, su amor, su felicidad y su riqueza.

Dios creó en la tierra dos clases de seres: racionales e irracionales.  Los racionales, Adán y Eva, fueron hechos a su imagen.

“…DIJO DIOS: HAGAMOS AL HOMBRE A NUESTRA IMAGEN, CONFORME A NUESTRA SEMEJANZA…” (GÉNESIS 1:26)

Pero aunque Adán y Eva se parecían a Dios, no eran dueños del mundo, ni siquiera de sí mismos. Adán y Eva fueron designados mayordomos del Creador.  Recibieron la tierra para administrarla, pero debían dar cuenta de su mayordomía.

“Y LOS BENDIJO DIOS Y LES DIJO: FRUCTIFICAD Y MULTIPLICAOS; LLENAD LA TIERRA, Y SOJUZGADLA, Y SEÑOREAD EN LOS PECES DEL MAR, EN LAS AVES DE LOS CIELOS, Y EN TODAS LAS BESTIAS QUE SE MUEVEN SOBRE LA TIERRA” (GÉNESIS 1:28).  “SE REQUIERE DE LOS ADMINISTRADORES, QUE CADA UNO SEA HALLADO FIEL” (1 CORINTIOS 4:1, 2)

LA RESTRICCIÓN

El hombre había recibido la tierra en posesión; sólo Dios, el dueño, tenía el derecho de propiedad, y el de reglamentar la mayordomía.  Dios le aplicó una restricción a la regencia de Adán.  Era una señal de autoridad y una prueba de lealtad.  Puso en el huerto del Edén un árbol, y le dijo a Adán su mayordomo:

“…DE TODO ÁRBOL DEL HUERTO PODRÁS COMER; MAS DEL ÁRBOL DE LA CIENCIA DEL BIEN Y EL MAL NO COMERÁS; PORQUE EL DÍA QUE DE EL COMIERES, CIERTAMENTE MORIRÁS” (GÉNESIS 2:16, 17).

Adán, un ser libre, podía decidir respetar el derecho y la soberanía de Dios y vivir para siempre, o pasar sobre la restricción y atraer sobre sí la desgracia.  Mientras Adán se mantuviera alejado de aquel árbol todo marcharía bien. Pero el día que se atreviera a usurpar el derecho del Dueño de la tierra, perdería la posibilidad de vivir para siempre.

PANDORA Y EVA

Los griegos, quienes no tenían la revelación divina, explicaban este asunto de la mayordomía por medio del mito de Pandora: Epimeteo había recibido en custodia una caja enviada por los dioses, la cual no debía abrir.  Pero su esposa Pandora ansiaba saber lo que había en el interior.  Por un tiempo, Pandora se mantuvo alejada de la caja, pero cada vez se acercaba más, hasta que cedió a la tentación y abrió la caja. 

En ese instante, salieron y se esparcieron por el mundo todos los males. Pandora había violado la restricción de su mayordomía.  Eva hizo lo mismo.  Comió del fruto prohibido y lo compartió con Adán.  Entonces, todos los males que trae el pecado en su estela sobrevinieron sobre la tierra.  Adán y Eva murieron, y la misma suerte alcanzó a su descendencia.

Continúa en parte 12

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: