Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.30-LOS QUE QUIERAN participar de la gloria de Cristo deben tomar parte en su ministerio,y ayudar a los que perecen en sus pecados.’ Category

EL LLAMADO DE DIOS AL SERVICIO-parte 30-

EL DESPERTAR-parte 11-

ANIMO PARA LOS PRINCIPIANTES EN EL SERVICIO CRISTIANO-parte 3-

LA APROBACION del Maestro no se da por la grandeza de la obra realizada, o porque se hayan logrado muchas cosas, sino por la fidelidad en la cosas aún pequeñas. No son los grandes resultados que obtenemos, sino los motivos que nos inducen a obrar, lo que pesa ante Dios. El premia la bondad y la fidelidad más que la magnitud del trabajo realizado. (Testimonies)

No descuidemos las obras pequeñas esperando una obra más importante. Puede ser que seamos capaces de cumplir con éxito una obra limitada mientras que fracasaríamos completamente en una obra más grande, cayendo además en el desaliento. Hagamos lo que nos venga a mano. Ya seamos ricos o pobres, grandes o pequeños, Dios llama a servirle activamente. Al hacer voluntariamente lo que nos venga a mano, nuestros talentos y aptitudes se desarrollarán para la obra. Y es al descuidar las oportunidades diarias como nos volvemos inútiles. Por esta causa hay en el huerto del Señor tantos árboles que no llevan fruto. (Joyas de los Testimonios)

El Señor desea que usemos cada don que poseemos; y si lo hacemos, tendremos mayores dones para usar. El no nos otorga de una manera sobrenatural las cualidades de que carecemos; pero mientras usamos lo que tenemos, El obrará con nosotros para aumentar y fortalecer toda facultad. En todo sacrificio ferviente y sincero que hagamos en el servicio del Maestro, nuestras facultades se acrecentarán. (Lecciones Prácticas del Gran Maestro).

El corazón de Cristo se regocija a la vista de aquellos que son pobres en todo sentido de la palabra; se regocija por la vista de los maltratados que son mansos; por los que aparentemente no están satisfechos y tienen hambre de justicia, por la incapacidad de muchos en cuanto a empezar. El da, por así decirlo, la bienvenida al propio estado de cosas que desalentaría, a muchos predicadores. (Obreros Evangélicos)

No necesitamos ir a tierras de paganos, ni aún dejar el pequeño círculo del hogar, si es ahí adonde el deber nos llama a trabajar por Cristo. Podemos hacer ésto en el seno del hogar, en la iglesia, entre aquellos con quienes nos asociamos y con quienes negociamos. (El Camino a Cristo)

La vida en la tierra es el comienzo de la vida en el cielo; la educación en la tierra es una iniciación en los principios del cielo; la obra de la vida aquí es una preparación para la obra de la vida allá. Lo que somos ahora en carácter y servicio santo es el símbolo seguro de lo que seremos. (La Educación)

Nadie piense que podría vivir una vida de egoísmo, y entonces, habiendo servido a su propio interés, entrar en el gozo de su Señor. No podría participar en el gozo del amor desinteresado. No estaría preparado para los atrios celestiales. No podría apreciar la atmósfera pura del amor que compenetra el cielo. (Lecciones Prácticas del Gran Maestro).

El Salvador nos invita a realizar esfuerzos pacientes y perseverantes a favor de millones de almas esparcidas en todo país, que perecen en sus pecados, como náufragos en una playa desierta. Los que quieran participar de la gloria de Cristo deben también tomar parte en su ministerio y ayudar a los débiles, a los miserables y desanimados. (Joyas de los Testimonios)

-Continúa en parte 12-

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: