Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.40-Las enseñanzas y restricciones de la Palabra de Dios no agradan al corazón orgulloso, lleno de pecado; y los que no quieren obedecer sus mandamientos, fácilmente dudan de su autoridad.’ Category

EL CAMINO A CRISTO -EL PRINCIPE DEL CIELO- parte 41-

¿QUE DEBE HACERSE CON LA DUDA?

¿QUE DEBE HACERSE CON LA DUDA?–parte 4-

Cuando los hombres no procuran estar en armonía con Dios en obras y palabras, por instruidos que sean, están expuestos a errar  en su modo de entender las Santas Escrituras y no es seguro confiar en sus explicaciones.  Los que escudriñan las Escrituras para buscar contradicciones, no  tienen penetración espiritual. Con vista perturbada encontrarán muchas razones para dudar y no creer en cosas realmente claras y sencillas.

Pero, disfráceselo como se quiera, el amor al pecado  es casi siempre la causa real de la duda y el escepticismo.  Las enseñanzas y restricciones de la Palabra de Dios no agradan al corazón orgulloso, lleno de pecado; y los que no quieren obedecer sus mandamientos, fácilmente dudan de su autoridad.  Para llegar al conocimiento de la verdad, debemos tener un deseo sincero de conocer la verdad y buena voluntad en el corazón para obedecerla.  Todos los que estudien la Biblia con este espíritu, encontrarán en abundancia pruebas de que es la Palabra de Dios y pueden obtener un conocimiento de sus verdades que los hará sabios para la salvación.

En vez de discutir y cavilar tocante a aquéllo que no entendemos, aprovechemos la luz que ya brilla sobre nosotros y recibiremos mayor luz.  Mediante la gracia de Cristo, cumplamos todos los deberes que hayamos llegado a entender y seremos capaces de entender y cumplir aquéllos de los cuales todavía dudamos.

Hay una prueba que está al alcance de todos, del más educado y del más ignorante, la prueba de la experiencia. Dios nos invita a probar por nosotros mismos la realidad de su Palabra, la verdad de sus promesas.  El nos dice: “Gustad y ved que Jehová es bueno” (Sal.34:8). En vez de depender de las palabras de otro, tenemos que probar por nosotros mismos. Y cuando seamos atraídos a Jesús y nos regocijemos en la plenitud de su amor, nuestras dudas y tinieblas desaparecerán ante la luz de su presencia.

Pablo dice que Dios “nos ha libertado de la potestad de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino del Hijo de su amor.” (Colos.1:13).  Y todo aquél que ha pasado de muerte a vida “El que recibe su testimonio, éste atestigua que Dios es veraz”. (Juan 3:33). Podemos tener en nosotros mismos el testimonio de que la Biblia es verdadera y de que Cristo es el Hijo de Dios. Sabemos que no estamos siguiendo fábulas astutamente imaginadas.

Cuando el pueblo de Dios crece en la gracia, obtiene constantemente un conocimiento más claro de su Palabra.  Contempla nueva luz y belleza en sus sagradas verdades.  Esto es lo que ha sucedido en la historia de la iglesia en todas las edades y continuará sucediendo hasta el fin. “Más la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va aumentando en resplandor hasta que el día es perfecto”  (Prov.4:18). Por medio de la fe podemos mirar lo futuro y confiar en las promesas de Dios respecto al desarrollo de la inteligencia, a la unión de las facultades humanas con las divinas y al contacto directo de todas las potencias del alma con la Fuente de Luz. Podemos regocijarnos de que todas las cosas que nos han confundido en las providencias de Dios serán entonces aclaradas; las cosas difíciles de entender serán entonces reveladas; y donde nuestro entendimiento finito veía solamente confusión y desorden, veremos la más perfecta y hermosa armonía. 

“Porque ahora vemos oscuramente, como por medio de un espejo, más entonces, veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré como fui  conocido.”  (1Cor.13:12).  

(Elena White)

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: