Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.21-Si el santuario terrenal era un modelo del celestial,la ley depositada en el arca en la tierra era exacta a la ley encerrada en el arca del cielo.’ Category

CRISTO EN SU SANTUARIO-parte 21-

NUESTRO SUMO SACERDOTE

EL SANTUARIO Y EL SÁBADO-parte 2-

En el corazón mismo del Decálogo se encuentra el cuarto mandamiento, tal cual fue proclamado originalmente: “Acuérdate del día de reposo para santificarlo.  Seis días trabajarás y harás toda tu obra; más el séptimo es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en el obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.” (Éxodo 20: 8-11)

El Espíritu de Dios obró en los corazones de esos cristianos que estudiaban su Palabra, y quedaron convencidos de que, sin saberlo, habían transgredido este precepto al despreciar el día de descanso del Creador. Empezaron a examinar las razones por las cuales se guardaba el primer día de la semana en lugar del día que Dios había santificado.  No pudieron encontrar en las Sagradas Escrituras prueba alguna de que el cuarto mandamiento hubiese sido cambiado; la bendición que desde un principio santificaba el séptimo día no había sido nunca revocada. Habían procurado honradamente conocer y hacer la voluntad de Dios; al reconocerse transgresores de la ley divina, sus corazones se llenaron de pena y para manifestar su lealtad a Dios guardaron su santo sábado.

Se hizo cuanto se pudo por conmover su fe.  Nadie podía dejar de ver que si el santuario terrenal era una figura o modelo del celestial, la Ley depositada en el arca en la tierra era exacto trasunto de la Ley encerrada en el arca del cielo; y que aceptar la verdad relativa al Santuario Celestial incluía el reconocimiento de las exigencias de la Ley de Dios y la obligación de guardar el sábado del cuarto mandamiento.  En esto estribaba el secreto de la oposición violenta y resuelta que se le hizo a la exposición armoniosa de las Escrituras que revelaban el servicio desempeñado por Cristo en el Santuario Celestial.

-Continúa en parte 22-

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: