Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.27-Al mirar televisión,los niños comprometen su lóbulo frontal.Pero al mirar comerciales de“comida basura o chatarra se les anima a consumir combustible perjudicial para el cerebro”.’ Category

AMPARO Y FORTALEZA –parte 27-

LOBULO FRONTAL-parte 4-

EFECTOS DEL HIPNOTISMO SOBRE EL CEREBRO

La hipnosis o el hipnotismo fue diseñado de manera que pase por alto el lóbulo frontal llevando a la persona a un estado de trance.  Durante este estado hipnótico, los individuos pueden recibir todo tipo de información, y pueden registrar mentalmente las tareas que el hipnotizador le ordena que lleven a cabo. Nada de esta información es filtrada o procesada por el lóbulo frontal (de la persona en trance) de acuerdo a su sentido de valores personales o morales; y su mismo poder de razonamiento está siendo obviado y eludido.

Si se midiesen las ondas cerebrales con un EEG (electroencefalograma) durante este proceso, podríamos ver que la persona hipnotizada pierde las ondas betas de su cerebro.  La actividad de las ondas betas indica que la persona está pensando coherentemente lo cual requiere la actividad dinámica del lóbulo frontal.

En estado hipnótico, sin embargo, operan las ondas alfas, durante lo cual uno no puede analizar concienzudamente la información que se recibe. Las ondas alfas son ondas cerebrales de frecuencia más baja.  Bajo un trance hipnótico, la persona registrará cualquier información o sugerencia sin la interpretación o la filtración directa del lóbulo frontal.

EL HIPNOTIZADOR CASERO

Usted puede no darse cuenta, pero, el seno de su propio hogar, podría contar con algo que lo pone a usted y a cualquier otro miembro de su familia (especialmente a los niños) bajo un tipo de trance hipnótico.

Luego de tan sólo 2 minutos de mirar televisión, las ondas cerebrales del televidente están, casi en su mayoría en el patrón alfa.  Esto significa que mientras estaban mirando la televisión, la persona “no estaba reaccionando, ni orientada; no enfocada, estaba ida, fuera de sí”.

El Dr. Herbert Krugman, un investigador de las ondas cerebrales ha dicho: “La televisión es un medio de comunicación que transmite sin mayores esfuerzos, una tremenda cantidad de información que no se la tiene en cuenta a la hora de mirarla”.

Otro investigador y escritor influyente sobre este asunto, el Dr. Erik Peper una vez dijo: “El horror de la televisión es que la información entra, pero no reaccionamos a ella.  Ingresa directamente al banco de nuestra memoria y posiblemente reaccionemos más tarde, pero el caso es que no sabremos por qué estamos reaccionando.  Cuando miramos televisión, nos auto entrenamos a no reaccionar, luego usted hará cosas sin saber que las está haciendo o de donde vienen”.

En otras palabras, puede ser que los niños no salgan afuera y maten a alguien luego de haber visto un asesinato en la televisión. Sin embargo, todos estos actos violentos fueron registrados fidedignamente en el banco de la mente y así se incrementa la posibilidad de un comportamiento violento más adelante.

Otro grave problema de la televisión es su influencia debilitante del poder cerebral. Una de las mayores preocupaciones en los círculos académicos es la marcada decadencia y el gran desinterés por la lectura, por parte de los estudiantes que miran mucha televisión.

Los niños que pasan varias horas al día frente al televisor, por lo general tienden a ser malos lectores.  El resultado ha sido una declinación constante en la habilidad promedio de lectura entre los jóvenes a partir de la aparición de la televisión.

La televisión también incentiva a tener hábitos de estilo de vida pobres.  Si observamos unos pocos programas infantiles en la televisión notaremos que continuamente están promoviendo alimentos altamente azucarados y con alto contenido graso.  Grandes secciones de los supermercados están saturados con esta clase de “alimentos basura” promocionados por la televisión, no porque sean lo mejor para nosotros, sino porque se  venden muy bien.

Al mirar televisión, los niños ya están comprometiendo su lóbulo frontal.  Pero al mirar  comerciales de “comida basura o chatarra” se les anima a que consuman “combustibles perjudicial para el cerebro” lo cual lleva a un deterioro mayor del lóbulo frontal.

Estas influencias negativas y dañinas sobre los niños están demostrando ser un factor preponderante en la obesidad infantil. Ya son muchos los estudios que han revelado que mirar televisión y la obesidad infantil están directamente relacionados: cuanto más televisión vea un niño, tanto más obeso tenderá a ser.

Mirar la televisión no requiere ninguna actividad física de parte del televidente, no obstante, en término promedio, está ocupando 26 horas por semana para la mayoría de los niños.  Durante el tiempo pasado frente al televisor, el ritmo metabólico o metabolismo de niños entre 8 a 12 años de edad está significativamente más bajo que cuando estos niños están inactivos o en reposo total. 

Un metabolismo más bajo, combinado con las meriendas ricas en azúcar y grasas saturadas, ingeridas durante estas horas colocan a los niños bajo un alto riesgo de obesidad.  Por cierto, en la mayoría de los países desarrollados e inclusive de varios de los que están en desarrollo, actualmente, la obesidad infantil afecta a 1 de 4 niños.

LA TELEVISION, JUEGOS ELECTRONICOS E INTERNET REFUERZAN LAS CUALIDADES NEGATIVAS DE LOS NIÑOS

Continúa en parte 5

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: