Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.26-¿Si el azúcar es un carbohidrato y los carbohidratos son el combustible preferido del lóbulo frontal, entonces por qué una dieta alta en azúcar deteriora las funciones cerebrales?’ Category

AMPARO Y FORTALEZA –parte 26-

LOBULO FRONTAL-parte 3-

EFECTOS DE LA DIETA Y LA NUTRICION

Estudios de investigación han demostrado que los niños que fueron amamantados por sus madres, tienen una ventaja mental que persiste por varios años y probablemente por toda la vida.  Entre las ventajas que se notan está el contenido graso de la leche materna. Se reconoce, en los círculos de investigación científica, que las fórmulas infantiles tradicionales para el consumo humano proveen muy por debajo la cantidad de grasas omega 3 cuando se las compara con la leche materna. 

Utilizar suplementos nutricionales o dietéticos no suplirá la falta de las grasas omega 3.  También parece ser necesaria un tipo especial de grasa en los adultos para el aprendizaje en corto plazo. El Dr. Bernell Baldwin sugiere una explicación del por qué la clase de grasas saturadas que usualmente se hallan en los productos de origen animal tienden a dificultar la comunicación nerviosa a nivel celular. 

Su hipótesis es que  las membranas donde se desarrolla la comunicación (llamada sinopsia) se vuelven más rígidas por una dieta rica en grasas saturadas mientras que las grasas polisaturadas provenientes de vegetales, semillas y nueces propician el desarrollo de membranas más flexibles y blandas en las cuales se promueve una comunicación cerebral más eficiente.

LECCIONES DE LOS CARBOHIDRATOS

Otras partes de nuestro cuerpo pueden utilizar para obtener energía las grasas, proteínas y/o carbohidratos, pero no es así con el cerebro. El cerebro utiliza la glucosa casi exclusivamente, un carbohidrato simple, como su fuente de energía.  Aparentemente, como resultado del rápido metabolismo cerebral, depende de una provisión, minuto a minuto, de este simple carbohidrato.  Esto se comprende mejor cuando uno entiende que el cerebro tiene un ritmo metabólico de 7.5 veces más rápido que el promedio de cualquier otro tejido en el cuerpo.

Aunque apenas llega a significar un 2% de la masa total de nuestro cuerpo, el cerebro lleva a cabo el 15% del metabolismo total. Sin embargo no cuenta con mucho espacio para almacenar nutrientes.  Solamente una provisión de dos minutos de glucosa está disponible para alimentar sus células y ésto es en forma de glucógeno (la manera en que se reserva el azúcar). Por lo tanto, para que funcione de la mejor manera el lóbulo frontal necesita una provisión de sangre que mantenga un adecuado y constante nivel de glucosa.

La mejor fuente de carbohidratos para la mente está en las frutas, vegetales y en los granos integrales.  Debe notarse que todos los productos animales, tales como la carne y los lácteos, están destituidos de carbohidratos.  Por esta razón y en beneficio de nuestra salud mental deberíamos tanto como nos sea posible, no ingerir productos de origen animal.

Años atrás, cuando los científicos descubrieron por primera vez que el cerebro funcionaba mejor con el “combustible de carbohidratos”, algunas personas comenzaron a referirse a los caramelos o dulces como “comida o combustible cerebral”.  Eventualmente, se comprendió que el azúcar refinado o productos como los dulces y barras de chocolate tenían sobre el cerebro un efecto contrario. De hecho, hoy se sabe que grandes cantidades de azúcar en la dieta, deterioran y deprimen las funciones del lóbulo frontal en niños de edad escolar. Los niños con muy poco azúcar en su dieta demuestran una atención superior y más prolongada, y sus respuestas son muchos más exactas.

Algunos han preguntado: ¿Si el azúcar es un carbohidrato y los carbohidratos son el combustible preferido del lóbulo frontal, entonces por qué una dieta alta en azúcar deteriora las funciones cerebrales? Nuestros cuerpos fueron creados para comer alimentos tales como las frutas y los granos en forma natural, de una manera integral y sin estar refinados.  Estos alimentos naturales ayudan a nuestro cuerpo para que pueda mantener el azúcar de nuestra sangre a un nivel equilibrado y constante. 

Pero cuando bebidas o alimentos refinados y azucarados entran al sistema digestivo, el nivel de azúcar en la sangre se eleva rápida y drásticamente, y el cuerpo reacciona como si estuviera siendo expuesto a una gran cantidad de alimentos naturales. En respuesta, el páncreas produce grandes cantidades de insulina.  No obstante, el rápido aumento del azúcar en la sangre es engañoso. 

A diferencia de los alimentos vegetales en su estado natural, los alimentos ricos en azúcar refinada tienden a ser absorbidos rápidamente.  En consecuencia el rápido aumento de azúcar en la sangre es de corta duración.  Con la insulina aún presente y sin más azúcar proveniente del tracto digestivo, el azúcar en la sangre puede caer notablemente.

Si el nivel de azúcar en la sangre de una persona cae lo suficientemente bajo; las funciones cerebrales del lóbulo frontal pueden sufrir por la falta de combustible adecuado.  Para prevenir esta rápida y perjudicial subida y bajada del nivel de azúcar en la sangre deberíamos cada día empezar con un desayuno de buena calidad, el cual incluya una selección balanceada de nutrientes provenientes de frutas, cereales, semillas y granos integrales.

EFECTOS DEL HIPNOTISMO SOBRE EL CEREBRO

Continúa en parte 4

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: