Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.39-Si comemos abundantemente en la noche, no quemamos las calorías. Estas producen grasa, que pasa a las paredes de vasos sanguíneos, corazón y cerebro…’ Category

 

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 39-

COMO BALANCEAR UN MENU-parte 3-

Un desayuno compuesto mayormente de hidratos de carbono refinados (como un pan dulce y una taza de café con azúcar, o bien una rebanada de pan blanco con dulce y un vaso de jugo de naranja) produce un aumento rápido de azúcar en la sangre.  En realidad ese asunto es tan rápido que el páncreas debe enviar a la sangre una provisión adicional de insulina.  La insulina actúa de inmediato para neutralizar la cantidad adicional de azúcar, con lo que el nivel de azúcar en la sangre baja dramáticamente.

A la mitad de la mañana la persona se siente con tanta hambre que vuelve a tomar otra taza de café con azúcar y un par de galletitas.  Con eso el nivel de azúcar en la sangre vuelve a elevarse, y el páncreas nuevamente envía insulina para neutralizarlo.  A la hora del almuerzo, la persona se siente cansada, débil y susceptible a los accidentes.  Hasta puede dolerle la cabeza. Debido a que se siente tan mal, nuevamente come un buñuelo dulce, y otra taza de café con azúcar y finalmente se fuma un cigarrillo.  En esa forma prepara el escenario de su organismo para que se repita lo mismo que le sucedió a la mañana.

A eso de la mitad de la tarde, la persona vuelve a sentirse mal, por lo que se toma otra taza de café o bien un a coca-cola.  Cuando regresa a su casa después del trabajo, se siente muy cansada y de mal humor.  Este sistema de alimentación, que ha sido adoptado por millones de personas, tiene varios peligros.

Debido a que el cerebro depende exclusivamente de la glucosa para funcionar, cualquier cosa que baje el contenido de azúcar en la sangre por debajo del nivel normal, afecta el funcionamiento de las células cerebrales.

Este régimen también recarga el páncreas, por lo que puede iniciar la enfermedad conocida como diabetes.

Si comemos abundantemente en la noche, justamente antes de acostarnos, no quemamos las calorías producidas.  Estas producen grasa, parte de la cual pasa a las paredes de los vasos sanguíneos, especialmente en el corazón y en el cerebro; eso los debilita y con el tiempo hace correr el riesgo de un ataque al corazón o de una apoplejía.

Una comida excesiva en la noche recarga el sistema digestivo y produce un sueño intranquilo.  También hace que parte de la sangre que debiera estar en la cabeza pase al estómago, con lo cual la persona no puede pensar muy claramente ni razonar en la forma debida. Tal vez esta sea la razón por la cual muchos psicólogos instan a la gente a no realizar decisiones importantes en la noche. 

Continúa en la parte 40

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: