Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.37-Nuestros cuerpos son la propiedad adquirida por Cristo, y no estamos en libertad de hacer con ellos como nos parezca. El hombre ha hecho ésto.’ Category

ALIMENTACION PARA EL PUEBLO DE DIOS –DIOS SIEMPRE NOS PROVEE-parte 37-

COMO BALANCEAR UN MENU-parte1-

“Es tan ciertamente un pecado violar las leyes de nuestro ser como lo es quebrantar las leyes de los 10 mandamientos. (Éxodo 20)

Hacer cualquiera de ambas cosas es quebrantar los principios de Dios.  Los que transgreden la ley de Dios en su organismo físico, tendrán la  inclinación a violar la Ley de Dios pronunciada desde el Sinaí”. (C.R.A. pág.18)

“Puesto que las leyes de la naturaleza son las leyes de Dios, sencillamente es nuestro deber dar a estas leyes un estudio cuidadoso. Debemos estudiar sus requerimientos con respecto a nuestros propios cuerpos, y conformarnos a ellos.  La ignorancia en estas cosas es pecado”.

“¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo?  ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cuál esta en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?  Porque habéis sido comprados por precio; y glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1Cor.6:15, 19, 20).

Nuestros cuerpos son la propiedad adquirida por Cristo, y no estamos en libertad de hacer con ellos como nos parezca. El hombre ha hecho ésto. Ha tratado su cuerpo como si las leyes que lo rigen no tuvieran ninguna penalidad.  Debido al apetito pervertido, sus órganos y facultades se han debilitado, se han enfermado y se han inutilizado.  Y estos resultados que Satanás ha producido con sus propias tentaciones, los usa para vituperar a Dios. 

El presenta a Dios el cuerpo humano que Cristo ha comprado como su propiedad y debido a que el hombre ha pecado contra su cuerpo, y ha corrompido sus costumbres, Dios resulta deshonrado.

Cuando los hombres y las mujeres se convierten a la verdad, respetan concienzudamente las leyes de la vida que Dios ha establecido en su ser, y así tratan de evitar la debilidad física, mental y moral. La obediencia a estas leyes ha de convertirse en un deber personal.  Nosotros mismos debemos sufrir los males producidos por la violación de la Ley.  Debemos dar cuenta a Dios por nuestros hábitos y prácticas. 

Por lo tanto, la pregunta que debemos hacernos no es: “¿Qué dirá el mundo?” sino “¿Cómo trataré yo, que pretendo ser un cristiano, la habitación que Dios me ha dado? ¿Trabajaré para lograr mi más alto bien temporal y espiritual al guardar mi cuerpo como templo para la morada del Espíritu Santo, o me abandonaré a las ideas y prácticas del mundo?”. (C.R.A. pág.19)

“Es costumbre y disposición de la sociedad que se ingiera un desayuno liviano.  Pero ésta NO es la mejor manera de tratar el estómago. 

A LA HORA DEL DESAYUNO, EL ESTOMAGO SE ENCUENTRA EN MEJOR CONDICIÓN PARA RECIBIR UNA MAYOR CANTIDAD DE ALIMENTO QUE EN LA SEGUNDA O TERCERA COMIDA DEL DÍA. ES ERRONEO EL HABITO DE COMER LIVIANAMENTE PARA EL DESAYUNO Y MAS ABUNDANTEMENTE PARA EL ALMUERZO. HÁGASE DEL DESAYUNO LA COMIDA MAS SUSTANCIAL DEL DÍA”. (C.R.A. pág.205)

Continúa en parte 38

 

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: