Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.48-Todo lo que tenga la apariencia de placeres,empequeñece la mente,y la lleva a rechazar el alimento espiritual que se le presenta.Se educa la mente para anhelar placeres.IMPORTANTE’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 48-

 

PROBLEMAS DE LOS JOVENES. Todo lo que tenga  la apariencia de placeres,empequeñece la mente,y la lleva a rechazar el alimento espiritual que se le presenta.Se educa la mente para anhelar placeres así como el ebrio anhela el alcohol.–parte 7-

LOS MALES DE LA INACCION FISICA Y EL EXCESO DE ACTIVIDAD MENTAL: Todo el cuerpo ha sido creado para la acción, y a menos que se mantengan sanas las facultades físicas mediante el ejercicio activo, las facultades mentales no podrán ser empleadas por mucho tiempo al máximo de su capacidad. 

La inacción física que parece casi inevitable, junto con otras condiciones malsanas, especialmente para los de condición débil, hacen el cimiento para enfermedades crónicas.  El cerebro, el más delicado de los órganos físicos, origen de la energía nerviosa de todo el organismo, sufre el daño mayor.  Obligado a realizar una actividad excesiva, y en condiciones malsanas, se debilita, y con frecuencia los malos resultados son permanentes.

RECREACION VERSUS DIVERSION: Hay una diferencia entre recreación y diversión. La recreación, cuando responde a su nombre, recreación, tiende a fortalecer y reparar.  Apartándonos de nuestros cuidados y ocupaciones comunes, provee un refrigerio para la mente y el cuerpo, y de ese modo nos permite volver con nuevo vigor al trabajo serio de la vida. 

Por otra parte, se busca la diversión para experimentar placer, y con frecuencia se lleva al exceso; absorbe las energías requeridas para el trabajo útil, y resulta de ese modo un obstáculo para el verdadero éxito de la vida.

EL REMOLINO DE EXCITACIÓN: Las ciudades de hoy están llegando rápidamente a ser como Sodoma y Gomorra.  Los feriados son numerosos; el remolino de la excitación y del placer aleja a miles de los deberes serios de la vida.  Los deportes excitantes, el cine, las carreras de caballos, los juegos de azar, el consumo de alcohol, las fiestas estimulan todas las pasiones a la actividad. 

Los jóvenes son barridos por la corriente popular.  Los que aprenden a amar los entretenimientos como un fin en sí mismos, abren las puertas a un torrente de tentaciones. Son llevados de una forma de disipación a otra, hasta que pierden tanto el deseo como la capacidad para una vida de utilidad. 

Sus aspiraciones religiosas se enfrían; su vida espiritual se oscurece. Todas las facultades más nobles del alma, todo lo que liga al hombre con el mundo espiritual, se degrada. Dios nos ordena a ser cuidadosos.

”Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1Cor.10:12)

EL PLACER INDISCRIMINADO EMPEQUEÑECE LA MENTE: Del mismo modo que el comer apresuradamente es perjudicial para la salud física, el tragar ávidamente todo lo que tenga  la apariencia de placeres, empequeñece la mente, y la lleva a rechazar el alimento espiritual que se le presenta. 

Se educa la mente para anhelar placeres así como el ebrio anhela el alcohol. Parece imposible resistir la tentación.  El pensamiento sobrio es disgustante porque la presentación no es satisfactoria.  No hay nada placentero en la idea de leer y estudiar las palabras de vida eterna.

LA COMPLACENCIA DEL APETITO PERJUDICA LA SALUD DEL CUERPO Y DEL ALMA: Podemos practicar malos hábitos en secreto, pero no están ocultos para Dios y los ángeles. Con todas las oportunidades que Dios nos ha dado, tenemos un deber para con los demás.  Habrá errores y equivocaciones que no sólo serán perjudiciales para nosotros mismos sino que ayudarán a fijar prácticas equivocadas en otros. 

Hay hábitos de apetitos que al complacerlos perjudicamos la salud del cuerpo así como la del alma. Los hábitos de intemperancia, según ciertos hábitos y costumbres perjudican la salud por la complacencia del apetito.  El cerebro se ha nublado, y nunca tendremos pensamientos claros y puros hasta que nuestros hábitos y prácticas estén de acuerdo con las leyes de Dios en la naturaleza. 

Cuando las tentaciones nos rodeen y no podamos controlarlas, entonces podemos reclamar la promesa de Dios:

Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filip.4:13)

Hay fuerza para todos en Dios.  Jesús, nuestro precioso Salvador nos llama ahora a tomar una posición firme sobre la plataforma de la verdad eterna.

ACARICIEMOS UNA AMBICIÓN JUSTA: Amemos lo correcto porque es correcto, y analicemos nuestros sentimientos, nuestras impresiones, a la luz de la Palabra de Dios.  La ambición mal dirigida nos llevará a la aflicción tan ciertamente como se ceda a ella.

Acariciemos una ambición que produzca gloria a Dios porque está santificada por el Espíritu Santo.

(Elena White)

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: