Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.00-COMO ACONSEJAR.’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 167-

  PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte  4-

COMO ACONSEJAR. Se encuentra entre nosotros el gran Consejero de los siglos, invitándonos a poner su confianza en El.  ¿Nos apartaremos de El para buscar a vacilantes seres humanos que dependen totalmente de Dios, igual que nosotros? -parte 2-

EL INTELECTO HUMANO NO ES OMNIPOTENTE: Un claro concepto de lo que es Dios y de lo que quiere que seamos, hará que tengamos una humilde opinión de nosotros mismos.

Los que estudien rectamente la Sagrada Palabra descubrirán que  el intelecto humano no es omnipotente; que sin la ayuda que sólo Dios puede dar, la fortaleza y la sabiduría humanas no son sino debilidad e ignorancia.

MANIFESTEMOS LA GRACIA DE CRISTO: Dios quiere que todo individuo mire menos a lo finito, que dependa menos de los hombres.  Tenemos consejeros que dan evidencia de que no conocen la gracia de Cristo y no entienden la verdad como es en Jesús.

Los colaboradores de Dios tienen una opinión humilde de sí mismos.  No son jactanciosos, no tienen suficiencia propia, no se ensalzan a sí mismos.

Son longánimes, bondadosos, llenos de misericordia y buenos frutos.  La ambición humana ocupa una posición subordinada en ellos.  La justicia de Cristo los precede, y la gloria del Señor es su retaguardia.

LA FUENTE DE AGUA VIVA: El que trate de aplacar su sed en las fuente de este mundo, bebe tan solo para tener sed otra vez.  Por todas partes, hay hombres que no están satisfechos. 

Anhelan algo que supla la necesidad del alma.  Un solo Ser puede satisfacer esta necesidad y dar al mundo lo que necesita: Cristo.  La gracia divina, que El solo puede impartir, es como agua viva que purifica, refrigera y vigoriza al alma.

COMPRENDAMOS EL PUNTO DE VISTA DEL MUNDO: Un juicio iluminado nos obliga a reconocer que las cosas celestiales son superiores a las de la tierra, y sin embargo el depravado corazón del hombre lo induce a darle prioridad a las cosas de este mundo.

A las verdades de la Sagrada Escritura les son mezcladas las opiniones de  los grandes hombres y las teorías de la falsamente llamada ciencia.

EL GRAN CONSEJERO: Acudamos a Dios con todas nuestras necesidades.  No vayamos a otro con nuestras pruebas y tentaciones; sólo Dios puede ayudarnos.  Si cumplimos las condiciones implícitas en las promesas del Señor, éstas se cumplirán en ustedes.

Si nuestras mentes están fijas en el Altísimo, no pasaremos del éxtasis al valle del desaliento cuando sobrevengan las pruebas y tentaciones.  No hablaremos con los demás acerca de dudas y sombras, porque tendremos un ancla segura y firme para el alma.

Cuando hablamos acerca del desánimo y tinieblas, Satanás escucha con regocijo infernal, porque le agrada saber que nos ha sometido a su servidumbre. 

No puede leer nuestros pensamientos, pero puede ver nuestras acciones y oír nuestras palabras; y gracias a su amplio conocimiento de la familia humana, puede adaptar sus tentaciones para sacar provecha de las debilidades de nuestros caracteres. 

Y cuán a menudo le permitimos que descubra el secreto de cómo lograr la victoria sobre nosotros. ¡Oh, si pudiéramos controlar nuestras palabras y nuestros actos!

Cuán fuertes llegaríamos a ser si nuestras palabras fueran de tal naturaleza que no nos avergonzáramos de ellas cuando veamos su registro en el día del juicio.  Cuán diferente serán en el día de Dios de los que nos parecían cuando las pronunciamos.

Se encuentra entre nosotros el gran Consejero de los siglos, invitándonos a poner su confianza en El. ¿Nos apartaremos de El para buscar a vacilantes seres humanos que dependen totalmente de Dios, igual que nosotros?  (Elena White)

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 166-

 PSICOLOGIA PRÁCTICA-parte 3-

COMO ACONSEJAR. No podemos ejercer una influencia transformadora sobre otros hasta que nuestro propio corazón haya sido humillado, refinado y enternecido por la gracia de Cristo. -parte 1-

SE NECESITAN CONSEJEROS: Ojalá que haya hombres sabios y considerados, hombres bien equilibrados, que sean consejeros seguros, que comprendan la naturaleza humana y que sepan como dirigir y aconsejar en el temor de Dios.

UN OIDO QUE PUEDA ESCUCHAR CON SIMPATÍA: Se necesitan pastores que, bajo la dirección del Príncipe de los pastores, busquen a los perdidos y extraviados.  Esto significa soportar molestias físicas y sacrificar la comodidad. 

Significa tierna solicitud, compasión y tolerancia divinas para con los que yerran. Significa tener un oído que pueda escuchar con simpatía lamentables relatos de yerros, degradación, desesperación y miseria.

SE NECESITA CONSEJO: Los que carecen de experiencia necesitan ser conducidos por el sabio consejo cuando pasan por tribulaciones o los asalta la tentación; pero se les debe enseñar que el logro de las cosas espirituales les costará un esfuerzo constante y bien orientado.

  “Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente, y sin reproche, y le será dada” (Sant.1:5)  

Estas palabras deben ser presentadas con el espíritu del Maestro, que fue quien las dio, porque son de más valor que el oro, la plata o las piedras preciosas.

La condición es que en el día de la perplejidad acudan con FE, no dudando, en procura de dirección.  A todo sincero buscador de la bendición se le hace esta promesa:“Tendrán respuestas llenas de gracia. Recibirán”.

Lo que Dios ha dicho nunca deja de cumplirse.  Cuando se presente en oración peticiones ante el trono de Dios, quien lo haga ciertamente recibirá fortaleza y gracia, porque el Señor lo ha prometido.

Y sin embargo muchos se ven debilitados porque no creen que Dios hará las cosas exactamente como lo ha dicho.

DIOS HA DADO REGLAS: Dios ha dado reglas para nuestro gobierno. No se debe permitir que los niños se aparten de la senda segura trazada en la Palabra de Dios, para ir por los caminos peligrosos que existen por doquiera. 

Hay que refrenar los malos deseos y reprimir sus malas inclinaciones bondadosamente pero con firmeza, perseverancia y oración.

FACTORES QUE CONDICIONAN AL ACONSEJAMIENTO EFICAZ: Cuando tratemos de aconsejar o amonestar a cualquier alma en cuya experiencia haya sobrevenido una crisis, nuestras palabras tendrán únicamente el peso de la influencia que hayamos ganado con nuestro propio ejemplo y espíritu. 

Debemos ser buenos antes que podamos obrar el bien. No podemos ejercer una influencia transformadora sobre otros hasta que nuestro propio corazón haya sido humillado, refinado y enternecido por la gracia de Cristo. 

Cuando se efectué el cambio en nosotros, nos resultará natural vivir para beneficiar a otros, así como es natural para el rosal producir sus flores.

EL ADIESTRAMIENTO Y LA EXPERIENCIA PREPARARON A MOISÉS PARA QUE FUERA UN CONSEJERO COMPASIVO: El ser humano se habría evitado ese largo periodo de trabajo y oscuridad, por considerarlo como una gran pérdida de tiempo.

Pero la Sabiduría infinita determinó que el que había de ser el caudillo de su pueblo pasara cuarenta años haciendo el humilde trabajo de pastor. 

Así desarrolló hábitos de atento cuidado, olvido de sí mismo y tierna solicitud por su rebaño, que lo prepararon para ser el compasivo y paciente pastor de Israel.  Ninguna ventaja que la educación o la cultura humanas pudiesen otorgar, podría haber sustituido a esta experiencia.

Elena White

Continúa en parte 167

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: