Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.03-Dios les entrega la dádiva de la vida,no para que ellos la empleen en adquirir riquezas,sino para que aprovechen sus más elevadas facultades haciendo la obra que El encomendó a la humanidad.’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 110-

LA FELICIDAD. Dios les entrega la dádiva de la vida, no para que ellos simplemente la empleen en adquirir riquezas, sino para que aprovechen sus más elevadas facultades haciendo la obra que El encomendó a la humanidad. -parte 3-

LA APLICACIÓN DE LA REGLA DE ORO PRODUCE FELICIDAD:  El Señor enseñó este principio (La Regla de Oro) para que la humanidad fuera feliz y no desdichada; pues la felicidad no puede llegar por ningún otro camino fuera de éste. 

“Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos” (Mat.7:12)

Dios desea que los seres humanos vivan la vida superior.  El les entrega la dádiva de la vida, no para que ellos simplemente la empleen en adquirir riquezas, sino para que aprovechen sus más elevadas facultades haciendo la obra que El encomendó a la humanidad: la obra de buscar, descubrir y aliviar las necesidades de sus semejantes. 

El hombre no debe laborar egoístamente en su propio interés, sino en interés de todos los que lo rodean; debe beneficiar a los demás con su influencia y buenas acciones. Este propósito divino se cumple en la vida de Cristo.

LA FELICIDAD RESULTA DE OBRAR: No importa cuál sea nuestra posición, o cuán limitadas sean nuestras capacidades, tenemos que hacer una obra para el Maestro.  Nuestras gracias se desarrollan y maduran mediante el ejercicio.  Con la verdad de Dios ardiendo en el alma no podemos estar ociosos.  La felicidad que experimentamos al obrar, compensará aún en esta vida todo el esfuerzo realizado. 

Únicamente aquéllos que han experimentado la felicidad que resulta del esfuerzo de la negación del yo en el servicio de Cristo, pueden hablar de ésto con comprensión.  En realidad, es un gozo tan puro y profundo que el lenguaje humano no puede expresar.

NUESTRA FELICIDAD ES LA FELICIDAD DE LOS DEMÁS: Cristo hace de su iglesia un hermoso templo para Dios.

”Donde están dos o tres congregados en mi nombre allí estoy en medio de ellos” (Mat.18:20)

Su iglesia es la corte de la vida santa, llena de diversos dones, y dotada del Espíritu Santo. El cielo asigna deberes apropiados a cada miembro de la iglesia de la tierra, y todos deben encontrar su felicidad en la felicidad de aquéllos a quienes ayudan  y bendicen.

BENEFICIA TODO EL ORGANISMO:  Si el espíritu se siente libre y feliz, debido a la buena conciencia y a la satisfacción que se experimenta al hacer felices a los demás, se crea un sentimiento de alegría que se reflejará en todo el organismo, con lo que mejorará la circulación de la sangre y se tonificará el cuerpo. 

La bendición de Dios es un poder sanador, y los que son pródigos en beneficiar a los demás, recibirán esta maravillosa bendición en el corazón y la vida.  Los que siguen el camino de la sabiduría y la santidad no tendrán que deplorar horas malgastadas, ni se verán atormentados con sentimientos sombríos y de horror, como a algunos les ocurre, a menos que se entreguen a diversiones vanas e inútiles.

LA FELICIDAD AL ALCANCE DE LA MANO: El mundo está lleno de gente insatisfecha que pasa por alto la felicidad y las bendiciones que están al alcance de la mano, y continuamente trata de lograr una felicidad y una satisfacción que están fuera de sus posibilidades.  Están permanentemente tensas por algún bien esperado y lejano, mayor que el que poseen ahora, y se encuentran siempre en un estado de desilusión. 

Albergan incredulidad e ingratitud al pasar por alto las bendiciones que están en su propia senda.  No le dan la bienvenida a las bendiciones comunes, de todos los días, tal como los hijos de Israel no le daban la bienvenida al maná. (Elena White)

Continúa en parte 111

 

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: