Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.00-LA FELICIDAD. ¿Qué produce la verdadera felicidad?’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 112-

 

LA FELICIDAD. A medida que andamos con Jesús en esta vida podemos estar llenos de su amor. Podemos recibir aquí todo lo que la naturaleza humana puede soportar. Pero ¿qué es ésto comparado con lo que nos espera más allá? -parte 5-

ALGUNOS NO SERIAN FELICES EN EL CIELO: ¿Acaso podrían aquellos que han pasado su vida en rebelión contra Dios ser transportados de pronto al cielo y contemplar el alto y santo estado de perfección que allí se ve, donde toda alma rebosa de amor y todo semblante irradia alegría, la música arrobadora se eleva en acordes melodiosos en honor a Dios y al Cordero, y brotan raudales de luz del rostro del Aquél que está sentado en el trono e  inundan a los redimidos?

¿Podrían acaso aquellos cuyos corazones están llenos de odio hacia Dios, a la verdad y a la santidad alternar con los ejércitos celestiales y unirse a sus cantos de alabanza? ¿Podrían soportar la gloria de Dios y el Cordero? Años de prueba les fueron concedidos para que pudiesen formar caracteres para el cielo; pero nunca se acostumbraron a amar lo que es puro; nunca aprendieron el lenguaje del cielo, y ya es demasiado tarde.

Una vida de rebelión contra Dios los ha inhabilitado para el cielo.  La pureza, la santidad y la paz que reinan allí serían para ellos un tormento; la gloria de Dios, un fuego consumidor.  Ansiarían huir de aquel santo lugar.

Desearían que la destrucción los cubriese de la faz de Aquél que murió para redimirlos. La suerte de los malos queda determinada por la propia elección de ellos. Su exclusión del cielo es un acto de propia voluntad y un acto de justicia y misericordia por parte de Dios.

SU VIDA PUEDE SER GOZOSA: Tengamos todos confianza en Dios. Avancemos a través de las sombras que Satanás arroja sobre nuestra senda, y aferrémonos del brazo de Jesús, el poderoso. Dejemos nuestro caso en sus manos. Presentemos nuestra petición al Señor. Pongamos nuestra confianza en El y pidamos la bendición que El considere mejor para nuestra utilidad presente y futura y para nuestro eterno bien. Los que hacen ésto disfrutan de una vida gozosa.

¡Creamos! “Regocijaos en el Señor siempre.  Otra vez os digo: ¡Regocijaos! (Fil.4:4)

COMO PROYECTAR LA FELICIDAD HACIA LA ETERNIDAD: A medida que entramos por Jesús en el descanso, empezamos aquí a disfrutar del cielo.  Respondemos a su invitación:“Venid aprended de mi”, y al venir así comenzamos la vida eterna.  El cielo consiste en acercarse incesantemente a Dios por Cristo. 

Cuanto más tiempo estemos en el cielo de la felicidad, tanto más de la gloria se abrirá ante nosotros; y cuanto más conozcamos a Dios, tanto más intensa será nuestra felicidad. A medida que andamos con Jesús en esta vida podemos estar llenos de su amor, satisfechos con su presencia. Podemos recibir aquí todo lo que la naturaleza humana puede soportar.

Pero ¿qué es ésto comparado con lo que nos espera más allá?  Allí:

“están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo: y el que está sentado en el trono tenderá su pabellón sobre ellos. No tendrán más hambre, ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni ningún otro calor. Porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes vivas de aguas: y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos”  (Apoc.7:15-17).

(Elena White)

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 111-

 

 

LA FELICIDAD. Salud, vida y felicidad son el resultado de la obediencia. Dios mantendrá en buenas condiciones el organismo humano y restaurará las facultades morales, mentales y físicas. parte 4-

LA DIVERSION EXCITA, PERO LUEGO DEPRIME: Los que siguen el camino de la sabiduría y la santidad no tendrán que deplorar horas malgastadas, ni se verán atormentados con sentimientos sombríos, como a algunos les ocurre, a menos que se entreguen a diversiones vanas e inútiles.

PROCUREMOS LA SALUD Y UNA LARGA VIDA: El valor, la esperanza, la fe, la simpatía y el amor fomentan la salud y alargan la vida.  Un espíritu satisfecho y alegre es como salud para el cuerpo y fuerza para el alma. Una persona cuyo espíritu sereno está satisfecho en Dios, se encuentra en el sendero de la salud.

El corazón alegre es una buena medicina” (Prov.17:22)

RESULTADOS DE LA OBEDIENCIA A LAS LEYES FISICAS: Salud, vida y felicidad son el resultado de la obediencia a las leyes físicas que gobiernan nuestro cuerpo.  Si nuestra voluntad y nuestro proceder están de acuerdo con la voluntad y el proceder de Dios, si hacemos lo que agrada a nuestro Creador.

El mantendrá en buenas condiciones el organismo humano y restaurará las facultades morales, mentales y físicas a fin de poder obrar mediante nosotros para su gloria. Su poder restaurador constantemente se manifiesta en nuestro cuerpo. Si cooperamos con El en esa obra, los resultados seguros son salud y felicidad, paz y utilidad.

EN PROCURA DE NUESTROS DERECHOS: Aquéllos a quienes amamos pueden hablar y obrar con descuido y herirnos profundamente.  Tal puede no haber sido su intención, pero Satanás magnifica sus palabras y actos ante la mente y así arroja un dardo para atravesarnos.  Nos erguimos para resistir a la persona que pensamos nos hirió, y al hacerlo estimulamos las tentaciones de Satanás. 

En vez de pedir a Dios fuerza para resistir a Satanás, permitimos que nuestra felicidad quede empañada tratando de defender lo que llamamos “nuestros derechos”.  Así concedemos una doble ventaja a Satanás. Obramos de acuerdo a nuestro sentimientos agraviados, y Satanás nos emplea como agentes suyos para herir y angustiar a aquéllos que no se proponían perjudicarnos.

DIOS ELIMINA LOS OBSTACULOS QUE SE OPONEN A LA FELICIDAD: Dios procura nuestra verdadera felicidad.  Si hay alguna cosa que se interpone en el camino hacia ésta, Dios quiere que sea quitada.  El frustrará nuestros propósitos y chasqueará nuestras expectativas, y a través del chasco y de las dificultades, hará que nos conozcamos tal como somos.

El pecado es la causa de todos nuestros males.  Si queremos tener verdadera paz y felicidad debemos suprimir el pecado. (Elena White)

Continúa en parte 112

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 108-

 

 

LA FELICIDAD- La acción armoniosa y saludable de todas las facultades del cuerpo y la mente, produce felicidad; mientras más elevadas y refinadas sean las facultades, más pura y sin mezcla será la felicidad.  parte 1-

ACCIÓN ARMONIOSA DE TODAS LAS FACULTADES: La acción armoniosa y saludable de todas las facultades del cuerpo y la mente, produce felicidad; mientras más elevadas y refinadas sean las facultades, más pura y sin mezcla será la felicidad.

RELACIÓN ENTRE LA FELICIDAD Y LA SALUD: Tan íntima es la relación que existe entre la salud y la felicidad, que no podemos disfrutar de esta última sin disponer de la anterior. Se necesita un conocimiento práctico de la vida humana para poder glorificar a Dios por medio de nuestros cuerpos.  Por lo tanto, es de mayor importancia que entre los estudios seleccionados para los niños, la fisiología ocupe el primer lugar.

¡Cuán pocos conocen algo acerca de la estructura y el funcionamiento de sus propios cuerpos y de las leyes de la naturaleza! Muchos están a la deriva al carecer de conocimiento, como un barco en medio del mar, sin brújula ni ancla; y lo que es peor, no tienen interés en aprender a conservar sus cuerpos en condición saludable y así prevenir la enfermedad.

LEY DE LA ACCIÓN Y LA REACCION: Nuestra felicidad nos la proporcionara nuestro trabajo desinteresado, impulsado por el amor divino, porque en el plan de salvación, Dios ha señalado la ley de la acción y la reacción.

HACER EL BIEN ESTIMULA LOS NERVIOS: Cada rayo de luz que derramemos sobre los demás se reflejará sobre nuestros propios corazones.  Toda palabra amable y de simpatía dirigida al apesadumbrado, todo acto que tenga por fin aliviar al oprimido, y todo don cuyo propósito sea suplir las necesidades de nuestros semejantes, dado o hecho para gloria de Dios, resultará en bendición para el dador. 

Los que obren de este modo estarán obedeciendo la ley del cielo y recibirán la aprobación de Dios.  El placer de hacer el bien a los demás fluye a través de los nervios, acelera la circulación de la sangre, y produce salud mental y física.

CADA PERSONA ES LA FUENTE DE SU PROPIA FELICIDAD: La vida que se vive en Cristo es una vida llena de reposo.  La inquietud, el descontento y la agitación revelan la ausencia del Salvador.  Si hacemos entrar a Jesús en nuestras vidas, éstas se llenarán de obras buenas y nobles para el Maestro.

Nos olvidaremos de servirnos a nosotros mismos, y viviremos siempre más cerca del amado Salvador; nuestro carácter se volverá semejante al de Cristo, y cuantos nos rodean conocerán que estamos con Jesús y hemos aprendido de El.

Cada uno posee en sí mismo la fuente de su propia felicidad o desgracia.  Si quiere, puede elevarse por encima del más bajo sentimentalismo que constituye la experiencia de muchos; pero mientras esté henchido en sí mismo, nada puede hacer el Señor por él. Satanás nos presentará proyectos ambiciosos para deslumbrar nuestros sentidos, pero debemos recordar siempre el

“premio de la soberana vocación de Dios en Cristo Jesús” (Fil.3:14)

Llenemos  esta vida con todas las buenas obras que nos sea posible hacer.

“Y los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad” (Dan.12:3)

(Elena White)

 

 Continúa en parte 109

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 110-

LA FELICIDAD. Dios les entrega la dádiva de la vida, no para que ellos simplemente la empleen en adquirir riquezas, sino para que aprovechen sus más elevadas facultades haciendo la obra que El encomendó a la humanidad. -parte 3-

LA APLICACIÓN DE LA REGLA DE ORO PRODUCE FELICIDAD:  El Señor enseñó este principio (La Regla de Oro) para que la humanidad fuera feliz y no desdichada; pues la felicidad no puede llegar por ningún otro camino fuera de éste. 

“Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos” (Mat.7:12)

Dios desea que los seres humanos vivan la vida superior.  El les entrega la dádiva de la vida, no para que ellos simplemente la empleen en adquirir riquezas, sino para que aprovechen sus más elevadas facultades haciendo la obra que El encomendó a la humanidad: la obra de buscar, descubrir y aliviar las necesidades de sus semejantes. 

El hombre no debe laborar egoístamente en su propio interés, sino en interés de todos los que lo rodean; debe beneficiar a los demás con su influencia y buenas acciones. Este propósito divino se cumple en la vida de Cristo.

LA FELICIDAD RESULTA DE OBRAR: No importa cuál sea nuestra posición, o cuán limitadas sean nuestras capacidades, tenemos que hacer una obra para el Maestro.  Nuestras gracias se desarrollan y maduran mediante el ejercicio.  Con la verdad de Dios ardiendo en el alma no podemos estar ociosos.  La felicidad que experimentamos al obrar, compensará aún en esta vida todo el esfuerzo realizado. 

Únicamente aquéllos que han experimentado la felicidad que resulta del esfuerzo de la negación del yo en el servicio de Cristo, pueden hablar de ésto con comprensión.  En realidad, es un gozo tan puro y profundo que el lenguaje humano no puede expresar.

NUESTRA FELICIDAD ES LA FELICIDAD DE LOS DEMÁS: Cristo hace de su iglesia un hermoso templo para Dios.

”Donde están dos o tres congregados en mi nombre allí estoy en medio de ellos” (Mat.18:20)

Su iglesia es la corte de la vida santa, llena de diversos dones, y dotada del Espíritu Santo. El cielo asigna deberes apropiados a cada miembro de la iglesia de la tierra, y todos deben encontrar su felicidad en la felicidad de aquéllos a quienes ayudan  y bendicen.

BENEFICIA TODO EL ORGANISMO:  Si el espíritu se siente libre y feliz, debido a la buena conciencia y a la satisfacción que se experimenta al hacer felices a los demás, se crea un sentimiento de alegría que se reflejará en todo el organismo, con lo que mejorará la circulación de la sangre y se tonificará el cuerpo. 

La bendición de Dios es un poder sanador, y los que son pródigos en beneficiar a los demás, recibirán esta maravillosa bendición en el corazón y la vida.  Los que siguen el camino de la sabiduría y la santidad no tendrán que deplorar horas malgastadas, ni se verán atormentados con sentimientos sombríos y de horror, como a algunos les ocurre, a menos que se entreguen a diversiones vanas e inútiles.

LA FELICIDAD AL ALCANCE DE LA MANO: El mundo está lleno de gente insatisfecha que pasa por alto la felicidad y las bendiciones que están al alcance de la mano, y continuamente trata de lograr una felicidad y una satisfacción que están fuera de sus posibilidades.  Están permanentemente tensas por algún bien esperado y lejano, mayor que el que poseen ahora, y se encuentran siempre en un estado de desilusión. 

Albergan incredulidad e ingratitud al pasar por alto las bendiciones que están en su propia senda.  No le dan la bienvenida a las bendiciones comunes, de todos los días, tal como los hijos de Israel no le daban la bienvenida al maná. (Elena White)

Continúa en parte 111

 

 

Read Full Post »

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 109-

 

LA FELICIDAD. Los impulsos más fuertes del hombre son procurar su propia felicidad. La Biblia reconoce este deseo y nos muestra que todo el cielo se unirá a los esfuerzos que el hombre haga por conseguir la dicha.  parte 2-

EL IMPULSO MAS FUERTE DEL HOMBRE: La Biblia presenta ante nuestra vista las inescrutables riquezas y los tesoros inmortales de los cielos. Los impulsos más fuertes del hombre lo arrastran a  tratar de procurar su propia felicidad.  La Biblia reconoce este deseo y nos muestra que todo el cielo se unirá a los esfuerzos que el hombre haga por conseguir la dicha.

Además, revela la condición según la cual se da la paz de Cristo a los hombres.  Describe un hogar de dicha y resplandor sempiternos, donde no habrá lágrimas ni necesidades.

LOS CRISTIANOS DISFRUTAN DE VERDADERA FELICIDAD: Si hay alguien que continuamente debe estar agradecido, es el seguidor de Cristo.  Si hay alguien que disfruta de un verdadero gozo aún en esta vida, es el fiel cristiano.  Deberíamos ser la gente más feliz de la tierra.

UN AMIGO QUE NUNCA FALLA: Este es Jesús, la vida de toda gracia, la vida de toda promesa, la vida de todo rito y la vida de toda bendición. Jesús es la sustancia, la gloria, la fragancia y la vida misma.

“El que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Juan 8:12)

Por lo tanto, el camino real que se ha dado a los redimidos para que anden por el no constituye tinieblas desanimadoras. Si no fuera por Jesús, nuestro peregrinaje verdaderamente sería solitario y doloroso.  El dice:

”No os dejaré huérfanos” (Juan 14:18)

Por lo tanto reunamos todas las preciosas promesas.  Repitámoslas durante el día y meditemos en ellas durante la noche, y estemos gozosos.

LA FELICIDAD NO ES PARA LOS QUE QUIEREN HACER SU VOLUNTAD: Jesús quiere que seamos felices, pero no podemos serlo si seguimos nuestro propio camino, y los impulsos de nuestro corazón…  Nuestras nociones, nuestras peculiaridades, son enteramente humanas, y no debe dejarse que predominen sobre nosotros. 

El yo debe ser crucificado, no una vez u otra sino diariamente, y lo físico, mental y espiritual debe subordinarse a la voluntad de Dios.  La gloria de Dios, la perfección del carácter cristiano, debe ser el blanco y el propósito de nuestra vida.

Los seguidores de Cristo, deben imitarlo en su disposición…El lema es como Cristo, no como nuestro padre o nuestra madre, sino como Jesucristo, ocultos en Cristo, vestidos de la justicia de Cristo, imbuidos con el espíritu de Cristo.

LA FELICIDAD EGOISTA ES DESEQUILIBRADA: La felicidad buscada por motivos egoístas, fuera de la senda del deber, es desequilibrada, espasmódica y transitoria; pasa y deja el alma vacía y triste; más en el servicio de Dios hay gozo y satisfacción; no se abandona al cristiano en caminos inciertos; no se lo abandona a pesares vanos y contratiempos.  Si no tenemos los placeres de esta vida, podemos aún gozarnos mirando la vida venidera.

EL CORAZÓN QUE ESTA EN PAZ CON DIOS: En la raíz de la ruina de muchos hogares se encuentra la pasión por la ostentación.  Hombres y mujeres calculan y hacen planes para conseguir recursos con el fin de parecer más ricos que sus vecinos; pero aunque puedan triunfar en su lucha desesperada, no son verdaderamente felices.  La verdadera felicidad brota de un corazón en paz con Dios.

EL AMOR PRODUCE FELICIDAD: Desde el punto de vista mundano, el dinero es poder; pero desde el punto de vista cristiano, el amor es poder.  Las fortalezas intelectual y espiritual están implícitas en este principio.  El amor puro es especialmente eficaz para hacer el bien, y no puede hacer otra cosa sino el bien.

Previene la discordia y la miseria y produce verdadera felicidad. La riqueza es a menudo una influencia que corrompe y destruye; la fuerza es capaz de herir, pero las propiedades del amor puro son la verdad y la bondad. (Elena White)

Continúa en parte 110

 

 

Read Full Post »