Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.03-Nuestra mente pertenece al Señor y nuestros talentos tambien.’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 90-

CONTROL DE UNA MENTE SOBRE OTRA. Nuestra mente pertenece al Señor, y nuestros talentos también. Nadie tiene derecho de controlar la mente de otra persona, ni prescribirle cuál es su deber. –parte 3-

LA CONCIENCIA Y LA INDIVIDUALIDAD NO DEBEN SER MANIPULADAS: En asuntos de conciencia, el alma debe ser dejada libre. Ninguno debe dominar otra mente, juzgar por otro, o prescribirle su deber. Dios da a cada alma libertad para pensar y seguir sus propias convicciones.

“De manera que cada uno de nosotros dará a Dios razón de si” (Rom.14:12)

Ninguno tiene el derecho de fundir su propia individualidad en la de otro. En los asuntos donde hay principios en juego “cada uno esté asegurado en su ánimo” (Rom.14:5). En el reino de Cristo no hay opresión señoril ni imposición de costumbres.

Los ángeles del cielo no vienen a la tierra para mandar y exigir homenaje, sino como mensajeros de misericordia, para cooperar con los hombres en la elevación de la humanidad. Las mentes de los hombres no deben ser manipuladas ni enjaezadas, ni dirigidas por manos humanas.

LA INDIVIDUALIDAD DEBE SER EJERCIDA: Dios permite que cada persona ejercite su individualidad. Ninguna mente humana debe sumergirse en otra mente humana. Si nosotros imitáramos el ejemplo de cualquier hombre, estaríamos poniendo nuestra confianza en un ser humano imperfecto, que es incapaz de comunicar una jota o una tilde de perfección a otro ser humano.

UNIDAD SIN DESCONOCER LA IDENTIDAD: Debemos unirnos ahora. Pero recordemos que la unidad cristiana no significa que la identidad de una persona debe quedar ocultada en la de otra, ni que la mente de alguien debe controlar la de otro.

Dios no le ha dado a nadie el poder que algunos mediante palabras y actos, pretenden reclamar. El Señor quiere que cada hombre sea libre y siga las indicaciones de su palabra.

LA LEALTAD A DIOS ES CONTRAPOSICION CON LA LEALTAD A LOS HOMBRES: Pertenecemos a Dios en alma, cuerpo y espíritu. Nuestra mente pertenece al Señor, y nuestros talentos también. Nadie tiene derecho de controlar la mente de otra persona, ni prescribirle cuál es su deber. Hay ciertos derechos que le corresponden a todo individuo que sirve al Altísimo.

Dios nos ha dado libertad de pensar, y es nuestra oportunidad seguir nuestras impresiones acerca del deber. Somos sólo seres humanos, y un ser humano no tiene jurisdicción sobre la conciencia de otro. Cada uno de nosotros tiene una individualidad y una identidad que no pueden ser sometidas a la de ningún otro ser humano. Como individuos somos obra de Dios.

LOS MINISTROS DEBEN CONDUCIR A SUS FELIGRESES A DIOS: Solo Dios debe ser el guía de la conciencia del hombre. La verdad ha de ser predicada doquiera se abra una puerta de oportunidad. Hay que explicar la Palabra de Dios a los que no conocen la verdad. Esta es la obra de los ministros de Dios. No deben enseñar a los hombres a que los miren a ellos, ni tratar de controlar las conciencias de los demás

“Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor. El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos” (Sant.1:5-8).

(Elena White)

Continúa en parte 91

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: