Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘1.02-No deberia permitirsele a nadie que controlara la mente de otra persona.’ Category

MENTE, CARÁCTER Y PERSONALIDAD-parte 89-

CONTROL DE UNA MENTE SOBRE OTRA. No debería permitírsele a nadie que controlara la mente de otra persona. La cura mental es uno de los más grandes engaños que puede practicarse con alguien.-parte 2–       

LA MENTE QUE SE SOMETE A OTRA QUEDARA DAÑADA PARA SIEMPRE: No debería permitírsele a nadie que controlara la mente de otra persona, con la idea de que eso le proporcionará un gran beneficio. La cura mental es uno de los más grandes engaños que puede practicarse con alguien. Se puede sentir un alivio temporal, pero la mente de la persona dominada nunca más será tan fuerte ni tan digna de confianza.

Podemos ser tan débiles como la mujer que tocó el borde del manto de Jesús; pero si aprovechamos la oportunidad que Dios nos ha dado de acudir a El con fe, responderá tan rápidamente como lo hizo cuando se produjo ese toque de fe. No es la voluntad de Dios que un ser humano someta su mente a la de otro. Cristo resucitado, que está sentado ahora en el trono a la diestra del Padre, es el poderoso sanador.

Miren a El para recibir poder curativo. Solo por medio de El pueden los pecadores acudir a Dios así como están. Jamás podrán lograrlo por medio de la mente de otro hombre. El ser humano jamás debe interponerse entre los agentes celestiales y los que sufren.

MIREMOS A DIOS, NO A LOS HOMBRES: Podemos ocuparnos en algo mejor que en dominar la humanidad por la humanidad. El que creó la mente del hombre sabe lo que esta mente necesita. Dios es el único que puede sanar. Aquéllos cuyas mentes y cuerpos están enfermos han de ver en Cristo al restaurador.

Porque yo vivo, vosotros también viviréis” (Juan 14:19)

Esta es la vida que debemos ofrecer a los enfermos, diciéndoles que si creen en Cristo como el restaurador, si cooperan con El, obedeciendo las leyes de la salud y procurando perfeccionar la santidad en el temor de El, les impartirá su vida. Al presentarles así a Cristo, les comunicamos un poder, una fuerza valiosa procedente de lo alto. Esta es la verdadera ciencia de curar el cuerpo y el alma.

FUERZA Y DETERMINACION EN CONTRAPOSICION CON UNA MENTE DOMINADA: La disciplina de un ser humano que ha llegado a la edad del desarrollo de la inteligencia debería ser distinta de la que se aplica para domar a un animal. A éste solo se le enseña sumisión a su amo.

Para él, el amo es mente, criterio y voluntad. Este método, empleado a veces en la educación de los niños, hace de ellos solo autómatas. La mente, la voluntad y la conciencia están bajo el dominio de otro.

No es el propósito de Dios que se sojuzgue así ninguna mente. Los que debilitan o destruyen la individualidad de otras personas, emprenden una tarea que sólo puede dar malos resultados. Mientras están sujetos a la autoridad, los niños pueden parecer soldados bien disciplinados. Pero cuando cesa ese dominio exterior, se descubre que el carácter carece de fuerza y firmeza.

No habiendo aprendido jamás a gobernarse, el joven no reconoce otra sujeción fuera de la impuesta por sus padres. Desaparecida ésta, no sabe como usar su libertad, y a menudo se entrega a excesos que dan como resultado la ruina. (Elena White)

Continúa en parte 90

 

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: